RSS

”Es difícil olvidarte” (Chan+Kai fanfic) Capítulo 5 FINAL

22 Nov

1966850_851227358255004_7058713909237116523_n

Título: Es difícil olvidarte

Autora: Sensei

Fandom: EXO

Personajes: Chanyeol, Kai y Sehun

Nº de palabras: 5 435

Rating: PG/R

Resumen: Chanyeol es un estudiante universitario que pasa por una crisis familiar. Su madre quiere casarse por tercera vez y él se niega a ver un tercer divorcio. Todo cambia desde que conoce a Kai. Él le enseñará a divertirse, a disfrutar de la vida y desde entonces, Chanyeol no podrá evitar cuestionarse sus inclinaciones sexuales. Sin embargo, lo peor de todo no es que Kai lo atraiga, sino que es el hijo de Bobby, el novio de su madre, y por lo tanto, su futuro hermano.

Advertencias: yaoi, palabras malsonantes, sexo explicito, esas cosas :333

Nota: me inspiré en las canciones Tu vas me quitter (Soraya Hamas), Can you hear me baby  (Tommy Heavenly) y Can’t remember to forget you (Shakira feat Rihanna) + Wings (Birdy).

Capítulo 5: Nuestra primera fiesta

Aquellos comprimidos de amapola que Chanyeol había encontrado en la cocina de momento no estaban surtiendo demasiado efecto. Había visto a su madre tomar dos o incluso tres comprimidos en los desayunos, antes de ir a dormir o cuando se ponía muy nerviosa. Como ella afirmaba totalmente segura que realmente la ayudaban a tranquilizarse, Chanyeol los probó. Sin embargo, mientras estaba sentado en el sofá y con las piernas en constante movimiento, no paraba de pensar en lo engañoso que era aquel maldito remedio natural. Teniendo en cuenta que había intentado todo lo posible por relajarse (ducha caliente, ejercicio, respiración pausada, intento de autohipnotismo…) ya empezaba a pensar que más bien podía ser él quien fuera inmune a los comprimidos. O quizás a relajarse.

Songhee que estaba fregando el suelo, lo miraba de reojo de vez en cuando. Desde que Chanyeol se había levantado aquella mañana no había parado quieto, algo debía pasarle y como buena madre, decidió preguntarle.

— Chanyeol, hijo… ¿Te ocurre algo? Estás muy raro…

—Oh mamá, no… no es nada —mintió consciente de que tarde o temprano iba a tener que decirle que aquel día esperaban visita.

Mientras su madre seguía limpiando, Chanyeol miró su móvil y a ratos miraba la tele. Había dejado puesto un canal para niños donde echaban una serie de anime. Los ojos de Chanyeol viajaban del chat con Kai a las imágenes de los ninjas peleando. Chanyeol gruñó mosqueado.

—Este idiota sigue sin responder… Empezamos bien…—murmuró molesto para sí de ver que sus mensajes eran leídos pero no obtenían respuesta.

Al cabo de un cuarto de hora, la llegada de un mensaje sonó y Chanyeol agachó la cabeza al instante:

Spider_Kai: estoy en la puerta de tu casa.

Chanyeol palideció. No podía ser cierto…

Duck_Chan: en el portal?

Spider_Kai: no, en tu piso. Estoy en frente de la puerta. ¿Qué hago? ¿Llamo ya, no?

Duck_Chan: NOOOO!!!! ESPERA!!! >.<!!!

Spider_Kai: le has dicho a tu madre que yo venía, verdad? ¬¬’

Duck_Chan: no…estaba en ello…

Spider_Kai: joder Chan…

Duck_Chan: no te preocupes, lo tengo todo controlado. Voy a abrirte y que sea lo que Dios quiera…

Spider_Kai: no, lo que Dios quiera no… lo que tu madre quiera!

Duck_Chan: lo mismo es!

Chanyeol acababa de incorporarse y se dirigía hacia la entrada cuando su madre salía de la cocina. Se quedaron mirando, Chanyeol con cara de ardilla asustada y Songhee con sorpresa de verlo tan erguido y andando directo hacia la puerta.

—¿Vas a salir?

—No… iba a coger una cocacola del frigo… tengo sed…

—Hijo, estás haciendo unas mezclas muy raras… primero me coges varios comprimidos de amapolas, te bebes una tila y ahora, ¿una cocacola? No hay quien te entienda. Me parecía que estabas nervioso y querías relajarte. ¿Se puede saber qué te tiene tan inquieto?

¡VA A VENIR KAI Y SEGURAMENTE LO VAS A ECHAR A PATADAS Y A MI ME DARÁS LA REPRIMENDA DEL SIGLO PERO POR LO DEMÁS NADA ESPECIAL! —gritaba internamente el cerebro de Chanyeol, deseoso de decir la verdad pero que al final no afloró tan abrupta ni tampoco cierta—Nada, es solo que no me encuentro bien… anoche no dormí lo suficiente y tuve pesadillas…

Songhee se lo quedó mirando y luego suspiró cansada.

—Ahora se me ha apetecido algo fresquito y dulce. Además, hace calor…¿es que ahora no puedo tomar una cocacola?—Chanyeol protestó con tono infantil y alzando la voz.

—Haz lo que quieras… Esta juventud…Será el verano que con el calor la sangre altera. Bueno, me voy a vestir que tengo que salir a comprar.

Chanyeol alzó la mano para decir algo pero se quedó callado. Su madre le dio la espalda y desapareció por el pasillo de la casa. Acto seguido Chanyeol se propuso abrir con sumo cuidado la puerta principal. Sus alargados dedos accionaron el resorte y finalmente tiró de la puerta con mucho sigilo. Nada más Kai vio aparecer su asustada cara, Chanyeol ya le estaba haciendo gestos para que guardara máximo silencio. Era bastante jocoso verlo gesticular como un poseso, rojo y azul al mismo tiempo por el esfuerzo, el calor y los escalofríos. Kai abrió mucho los ojos y tuvo que aguantar la risa. Chanyeol suspiró y tiró de él, cerró la puerta y lo empujó hasta sentarlo en uno de los sofás del salón.

—¡Chanyeol! ¿ese ruido ha sido la puerta?—gritó su madre en la lejanía.

—¡No, he sido yo con la puerta del frigo!

—Ay madre mía…—se escuchaba a Songhee desde su cuarto hablando más para ella que con su hijo.

Kai emitió un bufido de risa y se tapó la boca instintivamente. Chanyeol le dedicó una mirada asesina y Kai se encogió de hombros y suspiró cansado.

—Chanchan… déjate de rollos y llama a tu madre por favor… tienes que ser valiente—susurró con tranquilidad Kai.

Chanyeol tapó su boca y acto seguido, tomó aire y miró hacia el pasillo. A continuación, dio unos pasos, se sentó junto a Kai y cogió su mano.

—Kai, es mejor que nos vayamos… no estoy preparado…

—¿En serio?

—Sí.

Kai no pudo replicar, Chanyeol tiró de él y lo arrastró fuera de la casa dando un portazo. Bajaron cinco pisos de escaleras corriendo y llegaron por fin a la calle donde Chanyeol continuó corriendo.

—¡Chanyeol! ¡¿quieres dejar de hacer el idiota?! ¡uuuuuf! —resopló cansado Kai que seguía siendo arrastrado de la mano y corriendo cuesta arriba.

Lo que ambos ignoraban es que desde el balcón del piso, su madre los veía correr juntos. Su rostro era de desaprobación y al mismo tiempo de tristeza.

*************************

—¿Mamá?

—¿Sí, hijo? ¿Qué quieres?

—Sí, perdona que antes me fuera sin avisar pero no me encontraba bien y al final unos amigos me avisaron por whatssap de quedar para jugar un nuevo videojuego. Seguramente nos quedaremos hasta bien tarde así que no me esperes despierta.

—Está bien. ¿Te has llevado las llaves?

—Ups… no…

—Bueno, entonces llamame antes de que vengas, por si me pillas que salgo para ir al médico.

—¿Estás bien?

—Sí, es solo una revisión. Nada del otro mundo.

—Oh… vale, pues eso haré. Buenas noches mamá, que descanses.

—Buenas noches, hijo.

Chanyeol cuando soltó el teléfono se sintió mejor. Aquella llamada significaba que su madre no estaba enfadada. Por más atención que prestase a sus palabras y tono, en ningún momento la había notado mal. Chanyeol suspiró aliviado y se tumbó en la cama junto a Kai que desde que salieron huyendo, llevaba puesta una mueca de disgusto en la cara.

—¿Podrías dejar de mirarme así?

—No tengo porqué mirarte de otra manera. Eres tú el que siempre se queja de todo ¿y ahora sales huyendo? No me digas que te ha bajado la regla otra vez…

—No vuelvas a decir eso… has cogido una muy fea manía de achacar mis cambios de humor a tener la regla y soy un hombre ¡¡¡maldita sea!!!

—Perdona Chanyeol, pero fuera coñas, eres una nenaza cuando te empeñas.

—¿Cuándo me empeño? ¡Fuiste tú el que se dio prisas de repente! ¡El que siempre anda con bromas! El infantil! Yo…

—¿Tú?

—Yo lo siento…

Kai relajó el rostro y tiró de los brazos de Chanyeol para tumbarlo encima de su cuerpo. De esta forma lo estrechó con cariño y acarició la espalda.

—Entiendo que te entren miedos cuando se trata de tu madre pero… ya sabes que ella no es tonta y por mucho que te moleste su forma de ser, es tu madre y se merece que la respetes y le hables con sinceridad. Ya sabes que las mentiras piadosas luego pueden hacer que el tiro te salga por la culata.

—¿Pero cómo se lo digo? ‘Mamá, soy gay y no puedo cambiarlo. Sí, soy igualito al hombre que destrozó tu corazón y estoy enamorado del que iba a ser mi hermano y sí, también culpable de que rompieras con Bobby’. —Chanyeol lo miró con ojos entrecerrados llenos de sarcasmo como sus palabras.

—Creo que deberías dejar de ver tantas series de comedias románticas… te afectan al cerebro y no eres capaz de ver la realidad tal como es…

—Vale, propónme entonces qué palabras decirle.

—‘Mamá, tenemos que hablar, es importante…’ y entonces le abres tu corazón y le cuentas todo aquello que sientes. Si no alzas la voz y tu lenguaje es respetuoso, ella debería dejarte hablar…

—¿Realmente ves a mi madre escuchándome?

—Sí, ella se preocupa y creo que esta mañana también lo estaba…

Chanyeol suspiró y recostó su mejilla sobre el pecho del otro que lo estrechó aún más entre sus brazos.

—Está bien, mañana cuando volvamos juntos, le contaré todo y tú me apoyarás, ¿verdad?

—Por supuesto, después de todo, yo soy tu Romeo y estoy enamorado de ti hasta las trancas.

—¿Quién es el que ve comedias románticas ahora?

—Perdona, yo leo novelas románticas… no es lo mismo.

—Jum… bueno, supongo que tienes razón…

—Como siempre—Kai sonriente acercó la cara para darle uno de sus típicos besos llenos de amor y ternura.

Entre mimos y palpitaciones aceleradas Chanyeol detuvo sus besos y miró de cerca a Kai. Sus ojos eran claros interrogantes:

—¿Quieres hacerlo? ¿o haces todo esto solo por calentarme?

—Bueno, al principio es por ver qué pasa…

—Pufff no me jodas jaja—Chanyeol cansado dejó caer el rostro sobre el pecho de Kai.

—Claro que te jodo, jaja mira como lo hago—tras decir aquello tiró de su cuerpo y lo tiró sobre el colchón para aplastarlo bajo su propio peso y empezar a quitarle la poca ropa que llevaba. Chanyeol no pudo evitar reírse por lo bajo y dejarse llevar por aquella agradable emoción de ser amado.

******************************************

Desde que Chanyeol había llamado al timbre de la puerta había pasado un buen rato. Los nervios lo empezaban a devorar de pensar que su madre no iba a abrirles por haber visto a través de la mirilla a Kai. Sin embargo, contra todo pronostico del más mayor de los dos, la cerradura sonó. Songhee estaba abriendo la puerta. Kai había sujetado a Chanyeol y ambos esperaron a que la puerta quedara abierta por completo. Al otro lado apareció su madre con un aspecto bastante indeciso y algo pálida. Chanyeol era otro tanto de lo mismo pero no podía aguantar más. Se hizo paso en silencio, seguido de Kai. Llegaron al salón y se sentaron. Su madre hizo lo mismo, con más cuidado y mucho sigilo. Los miró de reojo.

Aquel silencio de ultratumba que lentamente se instalaba entre ellos había que matarlo de alguna manera y por eso, Chanyeol empezó a toser. Una vez hubo recuperado el valor suficiente, comenzó a contar lo que tanto tiempo atrás había querido expresar:

—Mamá, tengo que decirte que no he sido sincero contigo en estos últimos meses. Ya puedo imaginarme lo que estarás pensando pero antes déjame que te explique yo a ti lo que ha ocurrido. Aunque me he guardado muchos secretos no por ello quiero dar a entender que me enorgullezca de ello. Todo lo contrario. No quiero volver a hacerlo porque tú significas mucho para mi.  —Chanyeol miró a su madre pero en seguida bajó la mirada con vergüenza—Después de lo que pasó en mi habitación aquel día yo… yo rompí toda relación con Kai y su padre porque me pediste que lo hiciera. Lo hice porque te aprecio y te respeto, pero no porque yo realmente quisiera. Aun así, lo hice consciente de que no quería verte sufrir y que quería ayudar a recuperarte. —Chanyeol se tomó una pausa. Su madre lo escuchaba sin mirarle. Continuó hablando mirando hacia la mesa— Mamá, lo siento, lo siento mucho porque aunque lo he intentado, me ha sido imposible. No he podido cumplir esa promesa y no puedo seguir de esta manera mintiéndote y engañándome a mi mismo. La verdad es que te quiero muchísimo pero también estoy enamorado de Kai. —hizo otra pausa. Su madre por fin lo miraba a los ojos y Chanyeol también—Tú ya lo sabes, él ha sido un gran amigo pero sobre todo ha sido una persona especial que me ha ayudado en numerosas ocasiones. Me ha hecho querer ser mejor persona y creo que tú también pudiste notar el cambio. No le quiero porque sea un hombre, de hecho, yo nunca pensé que me pudieran gustar los tíos… Mamá, le quiero porque me hace ser más feliz de lo que nunca he sido y no quiero que me odies por ser… gay. Sé cuánto has sufrido mamá y no te puedes imaginar lo mucho que me dolían estos sentimientos y al mismo tiempo tener que ocultarlos. Pero te guste o no, son reales y no puedo fingir o mentir durante más tiempo… No quiero…—la voz de Chanyeol se quebraba por momentos y las lágrimas hacían su desoladora aparición.

—Songhee—intervino Kai— lo que Chanyeol quiere decir es que aunque su sexualidad sea distinta, eso no significa que las cosas vayan a cambiar. Chanyeol seguirá siendo el mismo, tu hijo. La única diferencia es que yo quiero volver a ser parte de esta familia pero esta vez como su novio. Cuando pasó lo que pasó, yo también intenté apartarme. Incluso dejé mi trabajo en la universidad por tal de no molestar a Chanyeol con mi presencia pero… al final ninguno de los dos hemos podido evitarlo y aquí estamos de nuevo.

—Mamá, aunque me he comportado como un idiota por miedo, tu opinión es muy importante para mí, no sabes cuánto…—farfulló Chanyeol mientras empezaban a llenarsele los ojos de lágrimas.

Un profundo silencio que se mezclaba con los sollozos de Chanyeol se abrió entre ellos durante la espera de la respuesta de Songhee que había desviado la mirada. Finalmente la mujer tomó aire profundamente y con los ojos puestos en Chanyeol, tomó la palabra:

—Hijo, a todo lo que me acabas de decir solo puedo responder que… en realidad ya era consciente de que habías vuelto a salir con Kai. Me di cuenta desde el primer momento en que volviste a cambiar. Es cierto que has cambiado mucho, especialmente desde que conociste a Kai. No sabes lo feliz que me hizo verte de nuevo entusiasmado con el estudio, volviéndote más abierto y sociable, menos encerrado en tus comics y videojuegos. Me enorgullecía de verte madurar y también porque sonreías más a menudo. Eso me hacía sonreír a mí también. Pero luego ocurrió el incidente en tu cuarto y…bueno, después de varios fracasos la verdad es que no sé cómo tuve la osadía de arriesgarme con Bobby. Tú mismo desde el principio me lo decías y no te hice caso. Aún así, no me arrepiento de aquella decisión que tomé: el amor de Bobby me hizo feliz todo el tiempo que duró. Después todo parecían penas pero sobreviví y aquí estoy. Sin embargo, ¿a costa de qué? Me temo que de tu felicidad. Desde que rompiste el contacto con Kai pude notar que durante esos pocos meses empezaste a sonreír menos y tus salidas disminuyeron. Ante aquello, quise convencerme de que todo iba bien y sin embargo no era así. A pesar de que tu comportamiento parecía normal y te veía concentrado en tus estudios, habías cambiado y era por mi culpa. —Songhee se detuvo y alargó una mano para tocar la de su hijo—Chanyeol, siento que te he fallado como madre porque además de no haber sabido cuidarte ni ofrecerte una familia en condiciones, tampoco he sabido escucharte cuando querías decirme algo importante… por favor, perdóname…

—¡¡No mamá, te equivocas!! ¡Tú siempre has estado ahí, para lo bueno y lo malo y yo no puedo decir lo mismo de mí! Aunque ahora haya cambiado un poco, antes siempre me aislaba del mundo y quizás debería haber estado más cerca de ti y de esa manera, pudieras notar mejor mi apoyo… ¡yo soy quien debe pedirte perdón!

—Pero tú eres más joven Chanyeol… que te aislaras del mundo con 16, 17 e incluso con 20 años es comprensible. Lo mío no. Por eso te pido perdón, tanto a ti como a Kai, por comportarme tan mal y no querer escuchar antes lo que ahora me habéis revelado.

—Entonces, ¿aceptas nuestra relación? —preguntó Kai emocionado y con ojos muy abiertos.

—Se me hace raro pero, por un hijo una madre tiene que hacer muchos esfuerzos y este no puede ser diferente—Songhee sonrió débilmente. Chanyeol y Kai a su vez sonrieron ilusionados. El hijo se levantó para sentarse en el otro sofá donde estaba ella y le dio entonces un enorme abrazo. Kai los observó contento y se sorprendió al ver que Songhee alzaba una mano y la movía para llamar su atención. En seguida el joven se incorporó y muy animado se precipitó para unirse al abrazo familiar.

—Kai, ¿quieres quedarte a almorzar? —preguntó Songhee mientras se terminaba de secar los restos de lágrimas y se detenía a medio paso hacia la cocina.

—No sabes cuánto he echado de menos tus platos. — sonrió de oreja a oreja el nombrado.

Chanyeol soltó una risotada y su madre se rio también.

—Pues venga chicos, ayudadme a preparar la mesa, que en breve lo tendré todo listo.

—¡A sus órdenes! —alzaron la voz al unísono los muchachos.

**********************************************************************

Una historia que siempre había tenido sus altos y bajos y que parecía arrimarse más a un final triste sin embargo ahora se tornaba bien diferente de lo que Chanyeol había sido capaz de imaginar que iba a ser su vida y muy pronto pondría punto y final a su aventura universitaria. Tras haber terminado todas las asignaturas con notas geniales y un Trabajo de Fin de Grado deslumbrante, había llegado definitivamente la guinda del pastel: la fiesta de la graduación.

Pero no todo podía ser tan dulce como es estar enamorado de un chico guapísimo que te quiere con locura. Chanyeol tenía una razón para temer que el destino volviera a darle un revés en el momento menos oportuno. Era la última noche antes del gran día y mientras ensayaba con Kai y el resto del grupo una coreografía que habían estado pensando desde hacía mucho, tuvo la mala suerte de que hizo un extraño movimiento y se lastimó su tobillo.

Aunque había conseguido que Sehun desapareciera de los ensayos desde que Kai lo rechazase en los baños, Chanyeol ahora tenía la tremenda desgracia de verse lesionado e incapaz de bailar. Kai se preocupó mucho mientras lo ayudaba a sentarse y veía el estado del tobillo.

—Tranquilo, es un esguince de esos que hacen la puñeta pero que necesitan tiempo para curarse. No te preocupes, no me voy a morir… sólo… no podré bailar con todos vosotros mañana… —comentó Chanyeol arrugando el rostro por el dolor. Kai sostenía su tobillo y lo vendaba con cuidado y maestría ya que no era la primera vez que alguien se lastimaba, por no hablar de él mismo.

—Esto es una putada… y me jode que tengas que ser tú precisamente…este baile te hacía mucha ilusión…— hablaba casi para sí.

—Bueno, siempre puedo ser el camera-man…tranquilo, podemos actuar juntos en otra ocasión… de verdad estoy bien… ¡ay!

—Deja de decir tonterías, vamos a ir al médico para asegurarnos de que no es nada más y con suerte, quizás mañana estés mejor.

—¿Le vas a poner una vela a mi figura de Vegeta y Son Gohan?

Kai lo miró con escepticismo.

—Qué friki eres a veces…

—Ay ay…—Chanyeol a pesar de su buen humor tuvo que callarse y concentrarse en no apoyar el pie debido al dolor.

Tras visitar el hospital, volvieron a casa donde Songhee los recibió muy preocupada.

—Kai, ¿quieres quedarte a dormir? — preguntó la madre después de que estuvieran charlando un buen rato sobre cómo iban a ser los preparativos mañana, la gala y la fiesta posterior.

—Mamá, Kai necesita descansar bien y seguro que prefiere dormir en su casa donde tiene su traje y todas sus cosas… No lo agobies, yo estaré bien.

—No tengo problema en quedarme, así vigilo de que no hagas ninguna bobada de las tuyas… tengo vigilar que no te pones a jugar a tus maquinitas ni tampoco te comas las uñas. —ante aquello Chanyeol lo miró desdeñoso.

—Muy bien, pues no se hable más, voy a llamar al chino para pedir arroz tres delicias y alguna cosa más. Kai, llama a tu padre para que sepa que te quedas aquí y ya mañana con que salgas temprano no creo que pase nada. Total la ceremonia comienza a las 5 de la tarde, que menudas horitas pero bueno, lo importante es que os lo paséis bien y con suerte Chanyeol estará recuperado…

—Otra que tiene una fe que revienta iglesias…—masculló Chanyeol malhumorado. Kai por su parte sonrió triunfante.

Aquella noche mientras cenaban la deliciosa y barata comida china vieron una película los tres juntos y no tardaron en irse a dormir.

—Mañana después de la graduación te daré mi regalo. —comentó Kai muy ilusionado, mientras se subía los pantalones de uno de los pijamas de Chanyeol y se metía en la cama con el lesionado.

—¿Un regalo? ¿en serio me has comprado la cámara que te pedi? —los ojos de Chanyeol fulguraban como diamantes en la oscuridad.

—No te voy a decir nada, Chanchan.

—¡Toma ya! ¡Es la cámara! Wah… no tenías porqué comprar algo tan caro…—acercó Chanyeol el rostro para darle un beso.

—¡Que no es la cámara, coño! —alzó la voz Kai intentando sonar malhumorado mientras se arropaba a sí mismo.

—… ¿entonces? —Chanyeol abrió mucho los ojos sin comprender.

—Es… sorpresa. —sonrió ampliamente Kai achicando los ojos y enterrando el rostro en la almohada.

—No me gustan las sorpresas…

—Esta te va a gustar, anda y duérmete…—murmuró con voz amortiguada.

—anda dice…—le discutió estirado.

—¡que te duermas! —le insistió Kai alzando una mano con la que apretó la cara de Chanyeol contra la almohada mientras con la otra apagaba la luz de la mesita.

Mientras Chanyeol intentaba conciliar el sueño con unas cuantas almohadas para su pierna chula, observó a Kai a su lado, quien no tenía problemas para caer dormido. Lo abrazaba y respiraba lento haciendo un leve ruidito con la nariz. Chanyeol sonrió de pensar que aunque cada día suceden cosas malas, también pueden suceder cosas muy buenas. Estaba lesionado, pero al menos Kai se había quedado a cenar, habían visto una peli juntos y por ultimo, era incapaz de dejar de preocuparse por él. Chanyeol con el pecho colmado de cariño cerró los ojos y se acercó un poco más a Kai para oler su dulce respiración.

***********************************************************************

El día de la graduación había llegado. Chanyeol abrió los ojos cuando notó que alguien lo estaba besando. Al principio pensó que seguía soñando pero no. Alguien intentaba meterle la lengua mientras seguía dormido. El sorprendido joven abrió los ojos como un ratón que hacía mucho tiempo no veía la luz del sol y allí se encontró al despeinado Kai con medio cuerpo sobre él y sonriente como el gato de Cheshire.

Chanyeol se llevó una mano a la boca al caer en la cuenta de algo.

—¡¿Por qué me besas si la boca me tiene que saber a mil demonios?!

—No es para tanto…jeje—sonrió alegremente y volvió a besarlo.

Salieron a desayunar y dar los buenos días a Songhee.

—¿Cómo estás del tobillo, cariño?

—Parece que muevo mejor el pie…pero aun es temprano para cantar victoria. Quiero mi bol de cereales y unas cuantas tostadas con mermelada de arándanos…

—Vale vale… —la madre iba a levantarse cuando Kai se le adelantó y trajo todo lo que había pedido Chanyeol.

Sentados a la mesa discutieron un poco más qué es lo que harían hasta que llegase la hora de la graduación. Kai tenía que ir a por su ropa y a realizar el último ensayo con el grupo. Chanyeol llamaría a alguno de sus compañeros para ver si todo marchaba bien y Songhee sería la sombra de su hijo.

Kai se marchó y las horas en el reloj pasaron inevitables pero también llenas de novedades esta vez no tan agradables. Cuando Kai volvió a ver a Chanyeol, lo entendió perfectamente.

Songhee llevaba a su hijo sujeto del brazo. Tenía aspecto enfermizo. Pálido como una sábana y cansado.

—Al poco rato de que te fueras, se puso a vomitar. Quizás el desayuno no le cayó bien…—explicó Songhee intranquila.

—O quizás sean los nervios…ay…anda vente conmigo—Kai lo miró muy preocupado. Chanyeol se apoyó en él y juntos fueron a sentarse en las butacas de la primera fila en la sala de actos donde estaba a punto de comenzar los discursos. El evento se hizo algo pesado, sobre todo de ver a Chanyeol tan apagado, pero la entrega de diplomas finalmente llegó y sin ayuda de Kai, Chanyeol fue a por su título y sonrió ojeroso bajo mil flashes de cámaras junto al resto de sus compañeros graduados. Hacer aquello lo revivió bastante y cuando volvió junto a su madre y Kai los abrazó super contento y mucho más sonriente. Su madre sonreía emocionada y llorosa.

—Estoy muy orgullosa de ti, hijo mio—le dio un sonoro beso en la mejilla. Tras hacerse muchas fotos juntos lo siguiente que tocaba hacer era desplazarse hacia la zona donde estaba el escenario montado y les esperaba una mesa con bebidas y buffet. Era una lástima que Chanyeol no pudiera probar ninguno de los manjares servidos pero al menos se distrajo usando su nueva cámara que le había regalado su madre. No era la que el quería pero también le gustaba mucho. Grabó a sus amigos haciendo discursos estúpidos y por fin llegó el anhelado momento. Kai y el grupo de baile salieron a escena luciendo ropas negras llenas de palabras blancas, todas muy deportivas y muy diferentes a sus trajes de pingüino de antes.

Chanyeol sonriente y algo triste miró la pantalla de la cámara donde empezaban a bailar un remix de varias canciones a modo de intro. Kai de repente miró a otro lado cerca de Chanyeol y entonces, unos dedos aparecieron ante el objetivo de la cámara.

—Oye, déjame que haga yo eso y ve a disfrutar del baile con Kai—aquella era la voz de Bobby. Chanyeol se giró y se encontró con el sonriente padre de su novio.

—Pero…

—Anda y ve, este es tu momento… sé cuánto has ensayado con mi hijo y a él también le hace mucha ilusión. Yo diría que ahora pareces totalmente recuperado así que venga, tranquilito pero con buen ritmo, puedes hacerlo… ¡no temas, saldrá genial! —Bobby ya se había adueñado de la cámara y enfocaba hacia el escenario del cual Kai se había bajado dejando a los otros bailando algo extrañados. Chanyeol se giró al notar las manos de Kai tirar de su brazo. Songhee no estaba lejos y con gestos lo animaba a subir también. Chanyeol se rio sin fuerzas y siguió a Kai agarrados de la mano. Mientras pasaba entre la gente que aplaudía, vio de reojo a Sehun entre el público, su rostro era una gran mueca de envidia. Chanyeol sonrió triunfal.

Subidos en lo alto del escenario, Chanyeol se sintió algo abrumado pero con la buena música y la amada compañía de Kai, olvidó todos sus miedos y dolores y empezó a bailar y sorprender a todos con una faceta desconocida en él. Su madre aplaudía y la gente exclamaba alucinada. Sehun desapareció pero Chanyeol ya no lo miraba, solo tenía ojos para su madre que ahora estaba al lado de Bobby. Ambos se miraron y se sonrieron con timidez. Chanyeol seguía con la coreografía y sonrió de pensar que quizás su madre y Bobby podían ser todavía amigos.

Terminó la música y el público los vitoreó entre silbidos y aplausos. Entre el caos que siguió donde todos parecían dispersarse, Chanyeol no tuvo tiempo de hablar apenas con su madre ya que Kai de nuevo lo arrastraba en otra dirección diferente.

—Y ahora toca tu regalo de graduación.

—Oh… pero ahora mis compañeros de clase van a ir de fiesta… ¿No se suponía que íbamos con ellos? ey ey… ¿A dónde me llevas?

—A mi coche.

—¿Lo tienes en el coche? ¿Después de dármelo, vamos a la discoteca?

—Deja de preguntar y ponte esto. —Kai le tendió un antifaz. Chanyeol iba a dejar de ver lo que había a su alrededor. No le gustaba la idea pero confiaba totalmente en Kai y le hizo caso. Llegaron al coche y Kai empezó a conducir. Por alguna extraña razón Chanyeol podía notar que aquel coche no era el de siempre. Olía diferente y la textura del asiento era distinta también.

—Eh…Kai… ¿este no es tu coche, verdad?

—Cierto, no es mi coche pero no te hagas ilusiones. No te he comprado un coche.

—Jo…

—Lo que tengo creo que es mejor—Chanyeol sabía que por su voz estaba sonriendo.

Transcurrido un buen rato de conducción nocturna y de nervios para Chanyeol que impaciente quería saber qué diantres le había conseguido Kai, por fin el coche se detuvo. Fuera se podía oír el ruido de grillos. El graduado salió del coche ayudado por Kai y sintió el suave aire del campo. Con las cejas fruncidas siguió los pasos de Kai hasta que se detuvieron en un determinado punto.

—Ya te puedes quitar el antifaz.

Chanyeol hizo caso y pestañeó una vez liberó su rostro de la apretada máscara. Efectivamente como se imaginaba, descubrió que estaban en un campo abierto, lejos de la ciudad que quedaba a sus espaldas iluminada bajo la oscura envoltura de la noche. Se giró de nuevo y observó el coche. Se trataba de una ranchera tipo americana y había algo cubierto en la parte de detrás. Kai lo empujó para que se subiera y entre las prisas finalmente Chanyeol dio un traspié y cayó dentro de la parte trasera. Afortunadamente, un montón de cojines saltaron bajo su peso y descubrió que algunos de ellos estaban incluso firmados por su madre, Bobby y compañeros de clase. Kai se tiró a su lado y lo abrazó.

—¿Te gusta?

—Jajaja ¿a qué viene todo esto? —preguntó Chanyeol descubriendo que también había mantas calentitas.

—¿Queeeeé? ¿Aún no lo entiendes? A ver, si no recuerdo mal, alguien una vez me contó una fantasía erótica sobre hacer el amor al aire libre y no quiero señalar a esa persona—Kai lo miró con las cejas alzadas y la boca haciendo una mueca de incredulidad.

Chanyeol cayó en la cuenta.

—Aaaaaah…ahora me acuerdo…¿En serio todo esto es por mí? —empezó a sonreír de forma estúpida.

—Y lo mejor de todo está arriba, en el cielo, mira. —Kai alzó la mano y Chanyeol miró donde su dedo apuntaba. Allí en todo lo alto, las estrellas brillaban tintineantes.

—¡¡Waah!! Es precioso…pero al mismo tiempo me parece todo muy ñoño… ¿te has dejado las velas en casa con mi Vegeta y Son Gohan?

—Idiota…me dijiste que te hacía ilusión hacerlo bajo las estrellas, al aire libre y bueno, aquí me tienes… —sonrió pervertido—¿Necesita algo más el señor?

—No, contigo me basta… la verdad es que todo esto era innecesario porque ¿sabes que? Teniéndote a mi lado a veces pienso que has debido de caer del cielo. Algo tan perfecto y bello no puede ser humano…

—¿Quién es el ñoño ahora? —intentaba contener la risa Kai.

—Meh, cálla y bésame ya…—pidió con ojos entrecerrados.

—Como desees, Chanchan.

Abrazados bajo una cálida manta, empezaron a desnudarse mutuamente, Chanyeol a quejarse del tobillo y de que tenía hambre y Kai a reírse mientras sentía los dientes del otro en su hombro. Aquella noche, por mucho que el día hubiera traido contratiempos y enfermedades, finalmente sería una de las muchas noches interminables que vivirían aquellos dos idiotas enamorados.

Hay muchas razones para quejarse y llorar, pero al final del día, antes de cerrar los ojos e irnos a dormir, siempre deberíamos mirar a las estrellas y agradecer todo lo bueno que tenemos y nunca olvidar nuestros sueños, porque estos posiblemente, podamos cumplirlos algún día.

FIN

 

Saludos de la autora:

¡Holaaaaa! ¡Por fin he terminado el quinto cap! Se me ha hecho corto.. y a vosotras? No sé si quizás debería ofreceros un epilogo, pero lo cierto es que estoy contenta con mi reflexión final y todas las aventuras que he vivido junto a estos muchachos. Hay cosas que no sabéis y que me gustaría mostraros en este comentario: hay ciertas escenas o lugares que he metido en esta historia y están sacados de mis propios recuerdos. Me viene a la cabeza el tema de los comprimidos de amapola, eso es algo de mi madre, ella toma a menudo eso jeje. El guiño a las figuras de Dragon Ball Vegeta y Son Gohan es un guiño a una persona que ya no está en mi vida y solía bromear con su adoración a estos personajes, especialmente Vegeta (”mi Dios Vegeta”) jeje… y casas como la de Chanyeol, pues pensaba en mi casa, casa como la de Kai, pensaba en la casa de Pescaito (que porqué no, la he metido en muchos fanfics la decoración y distribución de habitaciones xd), el tema de universidad y graduación podría haberme extendido más porque es algo que yo misma he vivido recientemente, pero no quería resultar pesada así que lo he comentado por encima para ceñirme a otras escenas mas importantes en mi opinión.

Y habrá más detalles pero ahora no me acuerdo…bueno, me acuerdo que algunas frases de Kai y Chan han sido inspiradas en conversaciones mias con mi novio😄.

Con todo esto os quiero decir, que cuando leeis una de mis historias, estáis leyendo muuucho más allá de una narración cuyos protas son chicos guapísimos coreanos. Estáis leyendo quien soy, mis temores, mis alegrías y mis penas y también mis locuras. No todo, no soy una asesina si hablo de un asesinato ehh…

Y con esto y un bizcocho me despido porque me voy a dormir y mañana intentaré terminar el siguiente cap de Neverland ^^

PS: disculpad la tardanza, pero ahora mismo estoy viviendo un momento muy convulso en mi vida, hace poco me mudé, estoy buscando trabajo en Hong Kong, y de vez en cuando enfermo XDDD Pero os sigo queriendo y me sigue encantando publicar historias para vosotras queridas lectoras, así que con mucho cariño:

¡Hasta la próxima entrada!

Sensei :B

 
4 Comments

Posted by on 22/11/2014 in Es difícil olvidarte [EXO]

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

4 responses to “”Es difícil olvidarte” (Chan+Kai fanfic) Capítulo 5 FINAL

  1. tamytany

    30/11/2014 at 16:30

    Awww ha sido un final adorable pero lo que más risa me da es que este fic va de escenas con smut hardcore a conversaciones cursis en la cama en plan ‘que tal cariño?’ LMAO en fin, este fic ha sido genial y lo he seguido desde el principio. En los primeros capítulos me sentía un poco frustrada por todo el rollo de Chanchan de ‘soy gay, no soy gay…’😄 pero después todo se puso mejor.
    Me ha gustado que, dejando las bromas y tonterías a parte, hayas tratado un tema bastante serio que concierne la aceptación de una persona homosexual por su familia y amigos. Me ha parecido un elemento muy bueno del fic. Bueno, pues eso. Un gran trabajo y felicidades a la autora >.<
    *****
    PD: al final ChanChan se dio cuenta de que es bien ghei (gracias a dios XD) y se le fue la regla

     
    • Sensei

      30/11/2014 at 17:29

      HAHAHAHA! tienes razón, es un fic de contrastes… pero es que me encanta dejarme llevar por mis ocurrencias jijiji

      Hola hola! debería haber empezado así, pero ya lo dejo tal cual. ¿Qué tal? Yo después de leer tu coment solo puedo decir gracias y que me alegra muchísimo que te haya gustado y me felicites incluso. Sentía bastante presión porque llevaba tiempo sin actualizar y luego porque es una historia que ha enganchado a mucha gente, y varios me pedían de vez en cuando que desvelara el final o bien que no quedara en cinco capítulos únicamente. Creo que con un final así da pie a una segunda parte, pero es cierto que me gusta que las lectoras imaginen y se pongan a pensar en todas las posibilidades y que sueñen luego por la noche jaja

      Y acerca de la homosexualidad, es cierto que en todos mis fics me gusta ser crítica con algún aspecto: escribir por escribir para mi no tiene ningún sentido, lo que me gusta es escribir y contar una historia con una base y una finalidad. En esta ha tocado pues ser más positivo, arriesgarse más en la vida y sobre todo aceptarse a sí mismo. Yo soy de la opinión que todos somos igual de importantes y geniales sin importar nuestra sexualidad, eso realmente es algo personal que nadie tiene derecho a controlar ni a catalogar ni a rechazarte por A o por B. Somos seres humanos y ya sean gays, lesbianas, bisexuales o heteros serán igualmente imperfectos simplemente por ser humanos. Entonces no hay diferencia, la base es la misma y la privacidad debe respetarse. Hay familias muy cerradas que creen que el mundo se acaba cuando se enteran que su retoño/a ha salido gay, pero es que el mundo sigue girando y esa personita, su hijo, nieto, primo o hermano, podrá ser una persona maravillosa u horrible no por su sexualidad, sino por las acciones que haga en la vida con respecto a los demás.

      Yo lo digo, mi hijo me sale gay y me hace la madre más feliz del mundo. Personalmente siento atracción y ternura hacia los homosexuales porque suelen ser más sensibles a todo, pero vaya que esto es muy relativo, hay heteros muy sensibles o gays muy idiotas😄

      Sencillamente habría que hablar de personas Y PUNTO, que necesidad hay de llamar a uno por su sexualidad?

      En fin, yo de nuevo te agradezco tu osadía en comentar y en facilitarme tu opinión, de verdad me ayuda mucho saber lo que pensáis y sentís mientras leéis. Eso me ayuda a mejorar e inspirarme ^^

      ¡Y con este tocho me despido para comerme un bizcocho!~

      Ciaaaoooo~~~ cuidateeeee~~

      Sensei

       
      • tamytany

        01/12/2014 at 23:21

        Bueno creo que tampoco es un fic que complique y alargue las cosas más de lo debido. Perfectamente podías haber alargado todo el problemón a diez capítulos más y seria uno de esos fics que se hacen un poco pesados y aburridos que no llegan al maldito final, pero afortunadamente no lo has hecho xD. La idea de hacer una segunda parte suena genial y si lo heces ten por seguro que yo estaré aquí esperando para leerlo. En realidad me he convertido en una fan total de esta página aunque hay algunas historias que no pueda leer (lo que os pasó con los plagios y eso, vaya mierda:/ espero que se arregle pronto y pueda leer algo más de vuestras invenciones)

        Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que has dicho sobre la homosexualidad y la a aceptación en textaco de arriba (xD que le voy a hacer, a ti te gusta escribir y a mi leer). Me gusta que lo integraras en la historia y sobre todo que lo trataras de forma relista (ya sabemos cómo se idealizan las cosas a veces en los fics *cofcof*) y que lo desarrollaras de la forma que lo has hecho. No sé si tus personajes vivirán en Korea pero creo que las dos sabemos que este tipo de temáticas serían mucho más complicadas y duras si se tratara de ese país. Desgraciadamente, aunque en nuestra imaginación nos inventemos mil historias sobre nuestros artista favoritos, creo que sabemos las dificultades y prejuicios que conlleva ser homosexual en Korea. Si lo piensas bien no hay ni una artista de todos los artistas idols que se haya declarado oficialmente gay. Solo espero que dentro de poco tiempo, al igual que otros países, Korea se abra un poco a los grupos LGBT y que promulgue un poco más de aceptación. Espero que dentro de unos vente años como mucho, podamos apreciar el amor de igual manera sin fijarnos en el sexo de las dos personas que se aman, y solo compartamos su felicidad.

        Pero bueno, aun falta mucho para eso desgraciadamente: c.

        Bueno que al final yo también me he enrollado asdgfjhdgskdjgahd. Solo decir que han molado mucho los contrastes y como has pintado a Kai y Chanyeol en el fic. Chanchan se ve mucho más sumiso e inexperto, lo que por cierto me mató de risa xD. Kai un perver como siempre e.e, pero en la vida real seguro que le hablan de sexo y se pone rojito y se va corriendo para esconderse detrás de su Kyungsoo-hyung. xD

        Bueno pues eso, adios ~~~felicidad de nuevo por tu fic, escribes genial ffsdghasfjdgfasjh bye

         
  2. kim jongin

    20/12/2014 at 00:19

    emmm como decirte que lo amé otra vez ? estuvo fantástico no sabes como esperaba con ansias este capitulo simplemente hermoso !!!
    me alegra muchísimo saber que chan chan y kai terminan juntos *^*
    me encantaría que le hagas el epilogo o que escribas otro hermoso fic de esta pareja por que la amooooo y ti mas por escribir cosas tan bellas❤

    vale ahora sobre ti : espero que tengas buena salud cuidate mucho si ? y come bien ya veras que encontraras un buen trabajo las mejores vibras para ti y tu familia
    y ya que esta cerca navidad
    Feliz navidad :v pasala bien❤ cdt

     

¡Dinos qué te ha parecido!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: