RSS

Last Red Sun (CO-ED School + SuJu fanfic), prólogo

15 Apr

Título: Last Red Sun
Fandom: CO-ED School y Super Junior
Personajes: Especialmente es sobre las chicas de CO-ED School y los chicos de Super Junior. En este prologo aparecerán los siguientes:reegtfe chicas cats 

 

 

 

 

 

 

 

Nº de palabras: 3 222
Clasificación: PG-13
Resumen: Este es un capítulo de iniciación a la historia. Se empieza con el presente, Hyoyoung está en dentro de un escáner que va a leer sus recuerdos, por lo tanto el resto de capítulos constituyen el pasado que estamos conociendo a través de los recuerdos de Hyoyoung. Esta es una historia del espacio, es decir, ciencia ficción y además apocalíptica ya que la Tierra tuvo que ser abandonada pues el Sol está a punto de morir y una vez que esto sucede, la Tierra se destruirá. Por esta razón, la humanidad viaja en una gran nave por el espacio y entrena jóvenes que estén dispuesto a realizar misiones para encontrar un nuevo planeta habitable. Hyoyoung y el resto de miembros de COED School son estos jóvenes héroes. La última esperanza de la humanidad.
Advertencias: cierto lenguaje soez y promiscuidad en algunos personajes.
Nota: Me inspiré escuchando Too Late (CO-ED School) y Don’t Don (SuJu)

 

TÍTULO DEL PRESENTE PRÓLOGO:  

LA NAVE

 
♦♦♦♦♦PRESENTE♦♦♦♦♦hyoyoung

Desconocía el lugar, al menos en apariencia. Nunca había estado dentro de él con anterioridad pero si había oído hablar de sus funciones y de su potente efecto. Hyoyoung no podía moverse, su cuerpo estaba sujeto a un potente sedante pero su mente era consciente de todo, de cualquier ruido o movimiento, incluso de sí misma. Ello era imprescindible para la tarea que la máquina debía realizar. Hyoyoung se encontraba dentro de un lector de recuerdos.

A los pocos minutos de ser instalada en una cómoda posición dentro de aquella blanca habitación, de repente una cámara bajó flotando desde el techo. Era el llamado escáner, el que analizaría su mente en busca de sus recuerdos.

Todo sería analizado, nada se escaparía a su potente lente. Hyoyoung tuvo miedo, respiró como si fuera la última vez. Todos recuerdos se agolparon de repente en su cabeza, muchos que la atormentaban iban a ser descubiertos, no había forma de escapar. La verdad sobre lo que les ocurrió a ella y a sus amigas iba a descubrirse, todos sus secretos y sentimientos más íntimos iban a ser leídos y visionados como ella los había vivido. Hyoyoung cogió todo el coraje que tenía y no se reveló, ya estaba dispuesta, no tenía nada más que perder. Así permitió que el programa entrara en su mente y comenzara a leer desde el principio donde todo empezó.

hyo

♦♦♦♦♦

11 AÑOS ATRÁS

♦♦♦♦♦

Juegos. Todo aquello era un juego para ellos. Jugar a que vivían en la Tierra, rodeados de viejas y sucias casas, todo lleno de metal, de grasa; jugar a que eran jóvenes terrestres que vivían sin ley alguna era divertido, al menos para unos niños que siempre habían vivido dentro de una gran nave, encerrados entre muros de armazón casi indestructible cuyo exterior era la nada y el todo al mismo tiempo. Siempre rodeados de estrellas y gases, rodeados de oscuridad y luz, desde hacía muchísimos años los hombres tuvieron que huir de la Tierra. El final de una era se acercaba, con la cada vez más evidente vejez del sol, la señal de alarma fue general, y sólo una gigantesca nave partió con gentes de todo el mundo. Aquello fue colosal e impactante; ver que eran tantos y que había tan poco espacio para todos. De nuevo las diferencias saltaban a la vista y sumidos en el caos y la desdicha, entre gritos y  desesperación, sólo unas pocas familias fueron las afortunadas en poder huir de la catástrofe. El resto, quedaron abandonados en la desolada Tierra. Aquello pasó a formar parte de otra mancha de sangre en la historia de la humanidad. Otro nuevo sacrificio que había que llevar a cabo por el bien de unos cuantos…

Aquella  nave inició un viaje sin retorno y sin destino establecido. Vagaron por el espacio con la esperanza de encontrar un nuevo planeta pero nunca llegaba la hora de su descubrimiento. Ya todo había quedado atrás. Las nuevas generaciones volvían a vivir despreocupadas pero eso sí, no conocían el aire libre ni lo que es la lluvia, solo las usuales tormentas eléctricas del espacio y su grandiosidad; los planetas las miles de estrellas. Aun con tanta belleza e inmensidad, no conocían lo que era vivir libre sin ser vigilado.

Las últimas generaciones ansiaban tener lo que sus antepasados terminaron de disfrutar y por ello, durante varias generaciones, una serie de jóvenes habían sido preparados para la importante misión de encontrar un nuevo mundo donde vivir. Pero hasta que tuvieran permiso para emprender la travesía por su cuenta, antes había una larga preparación que debía ser realizada.

Desde niños eran preparados solo los mejores, y se les asignaba un papel en aquel pequeño mundo. Algunos serían mecánicos, otros científicos, otros soldados etc. Aquello era una especie de hormiguero, todos tenían sus funciones y acataban órdenes. Pero después de todo, seguían siendo niños, y con ello, querer jugar, era natural en ellos.

Un día Hyoyoung estaba jugando con Soomi a las muñecas, cerca de ellas estaba un grupo de niños de su edad. Hyoyoung se percató de las miradas que Taewoon le dedicaba y entonces se lo dijo a Soomi.

― ¡Jajajaja! eso es porque le gustas, es un niño y tú una niña muy mona. Seguro que quiere darte un beso y decirte lo guapa que eres; eso lo hacen todos―dijo en un tono muy maduro  Soomi que acababa de cumplir once años. Hyoyoung la miró perpleja.

―P-pero…yo soy muy pequeña para eso…y él es más mayor que yo. Yo solo tengo 7 años y él…él 10…―Hyoyoung a ratos siguió mirando a Taewoon pero este ya no la miraba, el joven de cabellos rubios estaba peleando de broma con uno de los otros niños. Soomi ante su respuesta hizo aspavientos quitándole importancia al asunto de la edad. En la cabecita de Hyoyoung apareció una duda entonces―Tú… ¿tú has besado a-algún chico ya, Soomi?―tanteó con tono de preocupación la niña.

― ¿Yo? claro, muchos chicos me piden que les bese, pero solo se lo he permitido a dos.―Soomi sonaba muy segura de sí misma, Hyoyoung realmente la envidiaba, eran tan distintas que sencillamente no sabía cómo podían ser amigas: ella era popular en todo, en clase con los demás niños. En aquel pequeño mundo que era la nave Hyoyoung se sentía diminuta a su lado―oye, y si… ¿por qué no vamos a jugar con los niños? ¡Seguro que nos reímos un rato!― propuso Soomi despertando a Hyoyoung de sus diminutos pensamientos.

―Oh pero… ¿no crees que ellos serán los que se rían de nosotras?―Hyoyoung como siempre, mostraba su lado más temeroso e indeciso.

―Tu tranquila Hyoyoung, conmigo no tienes nada que temer―Soomi le dio un beso en la mejilla y le sonrió con aquella sonrisa tan típica suya. Le cogió su pequeña mano y tiró de ella hacia el grupo de alborotados muchachos.

Para su sorpresa, una vez llegaron hasta ellos descubrieron que no todos eran niños, entre ellos había una chica, Chanmi, hermana de Taewoon, ambos hijos de un importante general. Todos los niños no tuvieron problemas para congeniar y muy abiertos los unos con los otros, permitieron que juntos crearan una historia y que unos fueran los buenos y otros los malos y que tenían que encontrar un nuevo mundo donde vivir y para ello tenían que pilotar una nave imaginaria con la cual tendrían que sortear muchos peligros. Desde aquel día, sus caminos no volvieron a separarse.

♦♦♦♦♦

3 MESES ANTES

♦♦♦♦♦

 

Hyoyoung acababa de terminar sus prácticas con su propia nave. Ahora ya podía pilotar naves reales y no una imaginaria o de juguete. Todo se había vuelto muy serio. Pero aunque todos habían crecido y estaban en el instituto, había cosas que no cambiaban. Soomi seguía siendo la popular de la clase y seguía siendo el foco de atención para los chicos y lo que más le dolía a Hyoyoung, era que el chico de sus sueños, Yoosung, siempre la siguiera a todas partes como una mosca obcecada. Soomi por su parte estaba encantada, pero ya no era la niña inocente que una vez pudo parecer, ahora era una mujer, y usaba todas sus armas de atracción a su antojo. Le gustaba controlar a los hombres con su potente atractivo y no pretendía dejar de hacerlo. Hyoyoung ya estaba harta y aquel mismo día iba a plantarle cara. La niña silenciosa se había acabado.

Bajó las escaleras decidida, con el pelo ondeando y cubriéndole los labios, en aquel sitio hacia mucha corriente, pero era un aire cálido, estaban en la zona de los motores, en las tripas de la nave, lo que constituía una especie de sótano inmenso.

Desde lejos pudo ver a Soomi que estaba transportando herramientas para uno de sus trabajos, detrás de ella aparecieron Taewoon y Yoosung deseoso por preguntarle si podían ayudarla. Taewoon finalmente tuvo que cargar con todo ya que Yoosung que era muy listo se las arregló para convencerlo para hacer tal cosa. Ahora Yoosung estaba frente a Soomi que le sonreía esperando algo. Taewoon con cierto disgusto se marchaba cargando las cajas mientras los otros dos quedaban a solas. Ahora era el momento de Yoosung para darle algo que había estado guardando durante bastante tiempo.

collar1

Con una sonrisa de lado sacó de uno de sus bolsillos un collar que le tendió a Soomi. Ésta abrió los labios sorprendida y rio afectada. Hyoyoung ya había llegado hasta donde ellos pero para intentar pasar desapercibida abrió una de las taquillas que tenía asignada para sus materiales. De esta manera escondida, los miró de reojo. Su semblante era de dolor mientras veía cómo Yoosung le ponía el collar en el cuello a Soomi y cada vez estaban más cerca el uno del otro. Soomi reía victoriosa, otro más había caído en sus redes. Se echaron en la pared y Soomi dejó que él pasara uno de sus brazos por sus hombros.

yoosung-mira-a-hyoyoung

De repente, Yoosung miró al frente y entonces se dio cuenta de que estaban siendo observados pues, no muy lejos de allí estaba Hyoyoung con el rostro lleno de dolor. Él desde hacía tiempo conocía sus sentimientos pero nunca le había dicho nada por respeto. Para Yoosung ella era una amiga y nada más y por esta razón, no quería hacerle daño. Su mirada le incomodaba, le atravesaba, lo tensaba tanto que no pudo mantenerle la mirada por mucho rato. Así que giró el rostro hacia otro lado y Soomi, al darse cuenta de su repentina incomodidad, entonces miró también y se encontró con la furiosa mirada de Hyoyoung. Soomi  también conocía el porqué de aquella expresión pero por su parte, no le importaba lo más mínimo. Ella era así y no iba a cambiar. Se disculpó un momento con Yoosung y se dirigió hacia Hyoyoung, esta hizo lo mismo. Las dos amigas se enfrentaban de una vez por todas.

―A ver Hyoyoung sé que seguro estás enfadada pero…―Soomi no pudo terminar la frase, sin remediar palabra Hyoyoung le arrancó el collar del cuello. Ahora Soomi era la que estaba enfadada de verdad.

Yoosung viendo la tormenta que se avecinaba corrió a pedir ayuda. No muy lejos de allí Chanmi estaba paseando junto a Noori, eran muy amigos, tenían mucho en común, y les encantaba charlar de lo que harían cuando llegasen al nuevo planeta que sería su nuevo hogar algún día.

Chanmi no solo tenía un interés amistoso: desde que era pequeña le gustaba Noori, siempre jugaron y se trataron en condiciones iguales y ahora que ella era una mujer y él un hombre, eso era un problema. Mientras que ella ahora estaba enamorada y atraída físicamente hacia él, por otra parte Chanmi temía que Noori solo la viera como una compañera.

Chanmi siempre que estaba cerca de él no paraba de pensar en este tipo de dudas y justo en aquel instante en que pensaba sobre ello, y que juntos entraban en uno de los invernaderos oyeron rápidos pasos a sus espaldas. Acababa de llegar Yoosung casi sin resuello. Parecía que algo no iba bien.

―Es Hyoyoung…creo que…se va…a pelear con Soomi― estaba recuperando el aire.

Chanmi y Noori se miraron sorprendidos y preocupados, corrieron tras Yoosung que les indicó el camino.

Cuando llegaron, fue entonces cuando verdaderamente pudieron comprobar que las palabras de Yoosung eran ciertas, Soomi estaba gritándole a Hyoyoung y esta hacía lo propio, mientras forcejeaban por el collar.

―Él me ha elegido a mí y por mucho coraje que te dé ¡es así! ¡¡¡Acéptalo niña!!!―el collar terminó dando de sí y partiéndose la cadena una vez más. Chanmi se interpuso y los chicos separaron a las chicas, Noori a Hyoyoung y Yoosung a Soomi.

―Chicas por favor… ¿pero qué creéis que estáis haciendo? ¿Qué pretendéis? ¿Desde cuándo sois tan pueriles?

―Esto no es cosas de niños, Chanmi, Yoosung…Yoosung me gusta…y aun así Soomi deja que la corteje… ¡¡ella es un mala amiga!! ¡¡¡Es una zorra!!!

¡¡ ¿cómo?!! ¡¡¡Atrévete a decirme eso a la cara maldita niñata!!! ¡¡¡Te voy a arrancar uno a uno cada mechón andrajoso que tienes en esa cabeza mal oliente!!!―Soomi forcejeaba por soltarse de las manos que la sujetaban de los brazos.

Chanmi no podía creer lo que estaba viendo, aquello por el momento, a tal temperatura no se podía arreglar, así que decidió separarlas y que más tarde todo se discutiera con más tranquilidad. El grupo se dividió.

—————————————————―

Ya habían pasado varias semanas y Hyoyoung no había vuelto a dirigirle la palabra a Soomi que seguía saliendo con Yoosung pero a la vez con otros. Esa era su naturaleza, su debilidad y también su perdición.

————

Una mañana, según los relojes las 9 AM, todos estaban en clase sentados en sus pupitres de forma ordenada. Kangho le tiró un papel a Kwangheng el cual impactó en su nuca, estos dos eran muy amigos pero solían picarse muy a menudo y eran muy competitivos.

Además, eran primos y mientras que Kwangheng tenía 20, Kangho era un año menor. Esta era una razón más para su cercana amistad. Estaban en la misma clase debido a que el primero tuvo que repetir un curso, motivo por el cual Kangho se metía mucho con él y le hacía rabiar.

Aquella mañana el profesor llegó tarde, pero cuando apareció acallando a los ruidosos alumnos no venía solo: tras él aparecieron dos figuras de mediana altura.

Un chico y una chica. Ambos eran conocidos, el chico se llamaba Sungmin, y era el hermano pequeño de Soomi, tenía tan solo 15 años, pero su temprana edad no parecía ser un obstáculo para ser un magnífico piloto y constructor de robots. Era un chico superdotado al igual que su acompañante femenina, Hyewon la cual era muy inteligente y demostraba una asombrosa maestría en cuanto a armas y técnicas en la lucha cuerpo a cuerpo.

Una gran expectación se creó en la sala sumida repentinamente en el más profundo silencio. El profesor de canosos cabellos y esbelta figura tomó la palabra.

―Bien chicos y chicas, aquí han venido hoy conmigo dos excelentes estudiantes que aunque son muy jóvenes aún, dados los magníficos resultados obtenidos en sus respectivas clases han sido adelantados varios cursos. Espero que los tratéis con respeto e igualdad ya que aquí todos estáis por la misma razón. Por favor, si queréis decir algunas palabras adelante.

Sungmin fue el primero en acercarse.

―Hola a todos, me llamo Choi Sungmin pero podéis llamarme Sungmin. Es un placer estar aquí. La verdad, me siento abrumado por todo esto así que solo diré que espero estar a la altura y hacer muchos amigos y convertirme en uno de los mejores pilotos que haya existido en la historia.

―Apunta alto el renacuajo ¿eh? jaja― susurró entre risas Noori a Chanmi. Esta negó con la cabeza mientras sonreía. A aquel muchacho lo había visto crecer, y apenas había cambiado. Quizás solo en altura.

Sungmin dedicó una sonrisa a su hermana quien puso los ojos en blanco. La idea de tener a su hermano pequeño por allí la asqueaba en gran manera. Sungmin frunció las cejas, miró un segundo a Chanmi y esta le sonrió. Aquello si era una sensación dulce, al contrario que con su hermana. De repente Sungmin sintió su corazón latir desenfrenado, su sueño de poder estar cerca y pasar más tiempo junto a la chica de sus sueños por fin se hacía realidad. Se retiró muy contento para dejar paso a su compañera de clase Hyewon, también de 15 años.

―Hola, mi nombre es Jin Hye Won, y mi especialidad son las armas y las artes marciales. Intentaré estar a la altura. Gracias.― Su discurso fue serio, conciso y sin emoción alguna, pero aun así Kangho se la quedó mirando impresionado y con la respiración contenida. Nunca la había visto antes y ahora que la miraba detenidamente le parecía la chica más bonita que había visto jamás y pensó que seguro que cuando sonreía, lo era aún más.

Los jóvenes noveles encontraron asiento en breves instantes y muchos le saludaron e hicieron preguntas pero el profesor decidió iniciar la clase por lo que la curiosidad tendría que ser saciada más tarde. Todos efectivamente habían quedado impresionados y de antemano, sabían que lo que se decía sobre ellos no era ninguna mentira y personalmente todos podrían comprobar lo increíblemente buenos y rápidos que eran en breves instantes. A lo largo de las clases, y más concretamente en una sobre uso de armas, Chanmi, una de las mejores en cuanto lo que se refería a puntería, quedó en segundo lugar frente a Hyewon. Y por supuesto, sin palabras al verlo durante estos ejercicios. En otra clase del mismo día, Noori que era el más listo en cuanto a saberes relacionados con el manejo de robots y diversas tecnologías fue vencido en un combate de robots contra Sungmin. Este por supuesto se comportó con arrogancia y se había esforzado por impresionar a Chanmi, la cual lo felicitó pero obviamente corrió inmediatamente a ver si Noori estaba bien ya que acaba de salir de su robot de combate con muchas magulladuras. Sungmin viendo cómo ella se arrodillaba y lo examinaba, hizo una mueca muy apreciable de envidia hacia Noori.

Después de tres agotadoras horas de estudios y prácticas, en ese mismo día era la hora del almuerzo. Tras esperar en una interminable cola llena de jóvenes de todas las edades, Kangho regresó con su almuerzo junto a sus amigos Kwangheng, Noori y Taewoon. Este último se había quedado dormido aquella mañana por lo que no había asistido a clase.

―Hey, ¿me perdí algo importante?― preguntó preocupado. Los chicos se rieron por su pregunta.

―No tío, no gran cosa: dos temas de Astrogación y cuatro ejercicios de Psicohistoria. ¿Cómo te quedas?―Kangho soltó la bandeja. Taewoon suspiró hastiado. Odiaba quedarse dormido ya que siempre sufría las consecuencias. Menos mal que su hermana Chanmi estaba en la misma clase que él.

―Ooh y que no se te olvide la anécdota de los nuevos, tenemos dos compañeros nuevos, el hermano pequeño de Soomi, y una chica que nunca antes había visto. Se llama…eh…Hy… ¿cómo era?―Kwangheng se quedó pensativo.

―Hyewon, tío, se llama Hyewon. ―respondió inmediatamente Kangho casi molesto.

―Vaya… ¿te quedaste con su nombre bien eh, pillín?― Kwangheng  con el dedo índice le tocó el hombro, Kangho levantó el brazo en una señal amenazadora. Kwangheng levantó las manos excusándose como si no hubiera hecho nada malo. Taewoon asintió con la cabeza mientras comía su caliente plato de pasta. Kangho sabía que se reirían de él pero le daba igual. Había decidido que quería hablar con la chica lo antes posible, así que desoyendo como le llamaban asaltacunas se alejó dirigiéndose hacia donde Hyewon estaba comiendo sola.

―Eh…disculpa, te importa si… ¿almuerzo contigo en esta mesa?―Kangho estaba muy nervioso y su voz transmitía cierta inseguridad, pero intentó ocultarla sacando pecho. Era un chico alto y musculado, normalmente aquella técnica le surtía efecto. Hyewon lentamente levantó la mirada de su plato y tras dedicarle una desinteresada mirada volvió a concentrar su atención en su almuerzo.

―Bueno…

Kangho sonrió muy contento y se instaló rápido a su lado. Se presentó y aunque no obtuvo gran cosa, pudo observar de cerca a una chica que le parecía alucinante. No consiguió arrancarle una sonrisa pero al menos tenía la seguridad de que mañana volverían a comer juntos.

 
 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 responses to “Last Red Sun (CO-ED School + SuJu fanfic), prólogo

  1. pescaito22

    01/07/2011 at 20:27

    Bueno, nos volvemos a encontrar, gusanito… Muejejeje *w*
    Aquí me hallo, comentando -tercer intento- el primer capítulo del esperado fic “Last red sun”😀 Qué ganas tenía de leer algo de esto, sabiendo que aparecerían los SuJus! *///* La verdad es que ya tardabas mucho en meter a Co-ed en un fic, con lo que te gustan… Kekekeke xD
    En fin, me has transportado a ese futuro con este pedacito tan chiquito de historia! Pinta muy bien, espero con ansias un nuevo capítulo! Pero por la gloria de tu madre, termina lo que tienes antes, que me va a dar algo malo… ToT
    Lo que más complicado me ha resultado, como ya sabes, ha sido el tema de los nombres de Co-ed, que sólo me sabía el de Chanmi, pero bueno, con práctica me los iré aprendiendo y los asociaré con las caras😉
    Ya sabes que yo estoy en proceso de escribir -o más bien pensar por ahora xD- una historia de fantasía, ya que resulta todo un reto para alguien como yo, que suelo escribir cosas “reales”. Quieres saber una cosa? Ese fic es futurista, como el tuyo😛
    Sin más te animo a seguir POR FAVOR con esto, que me encanta la idea ^^ Y aún no sé realmente NADA del argumento de la historia, porque esto ha sido sólo una especie de presentación de una parte de los personajes… Waah!! SIGUE SIGUE SIGUE!! >0<
    Te quiero una jartá!🙂

     
    • Claudia

      04/07/2011 at 18:00

      jejejej perdona que te responda algo tarde, pero al menos te respondo k tu ya casi ni haces eso ¬¬ (tenia ganas de decirlo hace tiempo, ahora ha llegado la hora MUAHHAHAHA) y nada…. cambiando de tema decir que eso gracias por leerlo y soportar mi pesadez de amistad y tb k me buske unos personajes con tan rebuscados nombres, tranquila que en breve esto perderá peso y ya no será tan lioso…pork apareceran sujus everywhereeeee XDDDD y nada…k me gusta que te guste y que espero que te guste mucho mas y te encante ^^ ya veras…ya veras….aver si tb me comentas el otro wapita de cara.😛

      hey! besitos!
      Sensei

       

¡Dinos qué te ha parecido!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: