RSS
Gallery

“NEVERLAND”, capítulo 3

07 Dec

Listening to: http://www.youtube.com/watch?v=UBdgdx0HFBQ

“Hielo y secretos”

AJ aún un tanto adormilado se encaminaba con sus destartaladas zapatillas de dormir hacia los baños. Él no oía que ya había alguien usando las duchas, ni siquiera se molestó en llamar antes de entrar. Simplemente entró y comenzó a desvestirse tan tranquilamente casi con un ojo abierto y el otro cerrado de tanto sueño que tenía acumulado. Al oír agua antes de que él pudiera abrir uno de los grifos, por un momento pensó que  alguno de sus compañeros debía haberse olvidado de cerrar un grifo, ya que solo vio vapor y oía un suave y lento correr de incesante agua.

Pero no era así: allí había alguien y no era otra sino la única tripulante de género femenino que traía a más de uno de cabeza.

Eryka estaba duchándose también y como si hubiera aparecido de la nada, de repente el intrigado AJ al girarse por completo la vio en todo el esplendor de su desnudez.

AJ dio casi un salto de gato hacia atrás cuando escuchó el grito medio ahogado de la joven bajo la ducha.

Aquel sitio estaba compuesto de varias duchas abiertas, sin cortinas, ni paredes ni nada que pudiera permitir cierta intimidad. Aunque todos tenían servicios propios en sus camarotes, las duchas eran compartidas y tenían sus turnos para usarlas, pero estos no siempre se respetaban. Aquella situación era claro ejemplo de ello….

Y así estaba AJ desnudo respirando entrecortadamente sin apartar la mirada de Eryka que seguía inmóvil delante de él, intentando taparse sin gran éxito sus partes íntimas.

AJ como si se tratara de un robot se volvió a dar la vuelta, tomó aire y empezó a hablar muy nervioso:

-¡no he visto nada! ¡Lo juro! Si quieres continuar duchándote puedes hacerlo, hay mucho vapor y… ¡te prometo que no miraré! ¡Por favor haz tú lo mismo! ¿Ok?- AJ aún seguía con los párpados apretados mientras la vergüenza le producía mareos instantáneos.

Una pequeña risita fue lo único que obtuvo por respuesta.

AJ abrió un ojo, aunque sólo veía los azulejos de la pared, juraría que había oído reírse a Eryka.

-Que mono eres… lo cierto es que con tu grito me habías dado un susto tú a mí…

¿Él había gritado? AJ ni se acordaba de haberlo hecho.

-… ni te había sentido al entrar…- la voz de Eryka sonaba divertida. Relajada. AJ abrió de par en par los ojos aun de espaldas.

-Lo… lo siento… debería haber llamado o preguntado… perdona… no quería darte un susto… puedes ducharte tranquila en serio, no voy a mirar, de verdad…- AJ tembloroso se puso manos a la obra: quiso aparentar que tan tranquilamente iba a continuar con su ducha, pero misteriosamente el agua del grifo de Eryka había cesado.

AJ esperó a escuchar algún ruido más y entonces le pareció escuchar el sonido de los pies descalzos de Eryka. Estos estaban cerca, tan cerca que pronto sintió cierto movimiento a sus espaldas.

AJ se giró y de nuevo volvió a quedar impresionado de ver a Eryka mojada y desnuda delante de él a sólo pocos centímetros. AJ de un brinco estaba de nuevo totalmente pegado a la húmeda pared.

-Jeje qué gracioso estás cuando pones esa cara jeje- sonreía Eryka con gesto adorable mientras estrujaba entre sus brazos su pecho y se llevaba sus puños cerrados hasta su boca.

AJ tragó saliva y sonrió cohibido.

De repente miró hacia abajo, hacia sus partes y aterrado-avergonzado volvió a mirar a Eryka. Esta volvió a sonreír y se acercó aún más.

-Ya veo que te gusto más… de lo que yo pensaba…-Eryka posó uno de sus dedos en la mejilla de AJ y con él siguió la línea vertical de su cara y rozó sus labios.

-Si… creo que es evidente ya ¿no?- AJ tragó saliva y se estremeció al sentir los dedos de Eryka acariciar su mandíbula y llegar a su nuca.

-AJ… creo que no te has dado cuenta pero… tú también me gustas… y mucho…- la voz de Eryka bajó conforme los labios de esta rozaron la comisura de la boca del otro quien respiró el dulce aroma que ella emanaba. Sin poder controlarse más alzó sus manos y atrajo hacia él aquel tierno y tentador cuerpo para devorar con pasión los labios sonrosados de su musa particular.

Eryka gimió al contacto de sus labios, al saborear sus lenguas, al sentir las fuertes manos de finos dedos clavarse en sus muslos y moldear su cintura y sus pechos.

El joven se sentía como un ave rapaz que hambrienta devoraba sin pausa y cada vez más rápido a su presa que por fin había dejado de luchar y se rendía a entrar entre sus fauces.

AJ agarró una de las piernas de Eryka para levantarla y poder encajar su cuerpo mejor contra el de ella a quien empujó entonces contra la pared.

Fue durante aquella embestida en la que una brutal sensación de caída lo golpeó  y le devolvió al mundo real de nuevo donde AJ había estado dormido y soñando hacía escasos segundos atrás.

Un sonido de agua se oía a lo lejos. Era el de las cañerías. AJ muy despeinado y algo ojeroso levantó el rostro sobre la almohada y miró confuso a su alrededor. Frunció las cejas al darse cuenta de que todo había sido un magnífico y único sueño sólo para recordar.

-Mierda…- maldijo mientras volvía a hundir su rostro en la tierna superficie.

-Hey… dormilón… levántate ya, pero oye si quieres darte una ducha no vayas a entrar en los baños que allí Eryka está duchándose ahora mismo, ¿ok?- la voz de Hoon lo terminó de despejar de inmediato. Pero no porque fuera su voz, sino especialmente por el mensaje.

AJ se puso sus destartaladas zapatillas de casa y tras mirarse en el espejo y arreglarse un poco los pelos de loco emprendió una alocada carrera hacia las duchas sin saber muy bien qué exactamente era lo que iba a hacer pero tan solo sintiendo que no podía evitar controlar aquel impulso.

AJ subió los escalones y a lo lejos, sobre el suelo y recortada por la luz del sol de una de las claraboyas distinguió una sombra de la silueta de alguien que estaba en la puerta de los baños. AJ continuó andando intrigado y al llegar la sombra y su poseedor se habían esfumado. Quien fuera aquel que había estado allí se había dejado la puerta abierta…

AJ se puso a pensar: por la forma de la sombra y porque sus compañeros debían estar todos en la planta baja sabía que no era ninguno de ellos. Eso sólo dejaba a Chansung como única opción pero…

¿Qué había estado haciendo allí junto a la puerta?

Posiblemente estaba hablando con Eryka o…

AJ no quería pensar mal de su capitán pero… ¿era posible que este estuviera espiando a la joven?

AJ miró la delgada apertura y sigiloso miró unos segundos. Desafortunadamente había demasiado vapor como para distinguir nada. AJ cerró la puerta y se marchó silencioso como un gato. Ante el sonido de ese leve clac, Eryka entonces miró a su alrededor pero tampoco vio nada con el vapor. Continuó duchándose ajena a todo lo que había pasado.

Chansung por su parte había vuelto a su camarote. Con la respiración agitada y el pulso acelerado, aún guardaba en la retina la suculenta imagen de Eryka empezando su baño.

A él acudieron flashes de recuerdos que pertenecían a una joven Syma que hace mucho tiempo hacía lo mismo que Eryka antes. Aunque en su momento él le dijera a Syma que no la había visto ducharse… en realidad había mentido.

Deleitándose con aquella visión Chansung notó un intenso calor acrecentarse desde su interior, como un fuego que lo iba devorando poco a poco. La tensión y las ganas de irrumpir allí aún le quemaban el cerebro: el cuerpo de aquella joven que tanto le recordaba al de Syma… Chansung sintiendo que enloquecía se dirigió al lavabo donde se refrescó y posteriormente se tumbó en su cama. Necesitaba dormir como nunca antes había hecho, quizás con suerte soñaría con Syma y aquella ducha que nunca llegó a interrumpir.

————————

Todo estaba muy tranquilo en el barco. Se encontraban detenidos. Ya no estaba navegando.

Posiblemente habían atracado en algún puerto. Eryka no lo sabía con exactitud, fuera de las ventanas tan solo se veía niebla. Pero en aquellos momentos había algo que la inquietaba inclusive más y ese algo era una persona: por más que le miraba no dejaba de notar bastante raro a AJ desde que esa misma mañana le diera los buenos días. Este no le mantenía la mirada, parecía asustado y esquivo, intimidado por ella o algo similar. Ahora se movía por la cocina recogiendo cosas de un lado para otro sin hablarle ni mirar hacia donde estaba ella. Aquello era muy molesto para Eryka.

Pero… ¿realmente era por ella? ¿Qué podía haber hecho ella para que él estuviera así? Eryka suspiró incómoda. Dejó en el fregadero su taza y cerrándose bien su abrigo se dirigió al exterior donde Hoon y Soohyun llevaban un buen rato armando jaleo.

-¡Hey chicos! ¿Qué pasa? ¿A qué viene tanto alboroto? ¿No será que…?- Eryka se calló instantánea al ver lo que ya era evidente.

Soohyun y Hoon se acercaron a ella sonrientes y el primero le señaló una bandera que se veía a lo lejos.

-¡Hemos llegado! ¡¡¡Estamos en nuestro destino!!! ¡Bienvenida al Polo Norte!- afirmó Soohyun con una deslumbrante sonrisa.

Eryka sonrió tímida e incrédula a la vez. El tiempo, las semanas y el mes ya habían transcurrido. Quizás un poco antes de lo que esperaba. Aunque lo monótono de vivir en un barco puede parecer agotador, sin embargo junto a sus nuevos amigos se había transformado en otra cosa… Eryka aún no podía creérselo.

-¿En serio ya estamos en nuestra última parada?

-Sí, ¡claro que sí! ¿Ves esa bandera? aunque no se pueda reconocer como la heráldica de ningún país, ¡en realidad es la señal de que la base secreta del señor X está aquí! ¡Tu abuelo está viviendo en algún lugar, justo debajo del hielo dentro de una especie de búnker repleto de todas las últimas tecnologías! – afirmó entonces Hoon eufórico.

-Por fin dejaremos de comer lentejas… estoy harto… ¡hurra!- celebró Soohyun con chiribitas en los ojos y dando un abrazo a Hoon. Eryka se rio con ellos y se dirigió hacia el borde de la embarcación.

-Hey chicos… ¿no creéis que el sitio se ve un poco diferente desde… la última vez que estuvimos aquí?- la voz de AJ sorprendió a todos.

-Anda, déjate de tonterías, seguro que tu memoria te falla…- se rio Hoon.

-¡Ooh AJ! ¡¡Ven, mira!!- gritó Soohyun al ver salir a su amigo al cual llevó del brazo y le señaló algún lugar en el horizonte.

Eryka miró de soslayo a su extraño amigo y volvió a concentrar su mirada en el hielo que bordeaba la embarcación.

-¿Cómo vamos a llegar a esa base secreta? ¿Seguiremos en barco?-preguntó.

-¡Qué dices! ¡¿Tú estás loca?! ¡Imposible! tenemos que usar algo ligero y que sea rápido.- alegó Hoon.

-¿Como por ejemplo?- Eryka enarcó ambas cejas mirándolo sin pestañear.

-Un trineo de vela- Soohyun que había desaparecido un momento, volvía a la cubierta del barco cargado en sus manos con un montón de tablas y rollos de telas que no tardó en desparramar sobre el suelo.

-Venga AJ ayúdame a montar conmigo los trineos para enseñarle a Eryka lo divertido que puede ser el hielo…- pidió el joven.

-Está bien…- AJ algo inseguro se arrodilló y se dispuso a juntar piezas y atar extremos. Eryka ayudada por Hoon también hizo lo mismo y en menos tiempo del que esperaba, ya habían bajado del barco y sobre el hielo tenían un trineo de vela para cada uno. También había uno extra que sería para Chansung pero este aún no había salido de su camarote. Esto desconcertaba un poco a Eryka.

-¿No deberíamos avisar a Chansung para que viera que hemos llegado?- preguntó Eryka.

-No… Mejor déjale que descanse… siempre nos pide que no le molestemos cuando se encierra en su camarote…-respondió Hoon.

-a menos que algo grave ocurra… y como de momento solo hemos fondeado aquí y ahora vamos a jugar un poco… no creo que haga falta despertarle para eso… ¡ahora vamos a jugar un poco con esto! ¡Venga vamos! ¡Será una carrera! jaja- Soohyun se tumbó sobre el trineo y cogiendo impulso se deslizó sobre la blanca superficie. AJ y Hoon hicieron lo mismo y Eryka quedó rezagada.

-¡Hey chicos! ¡Eso es trampa! ¡Primero tenéis que explicarme como va esto! Jo… ¡Joder!- Eryka como pudo se subió y comenzó a impulsar su trineo con gran dificultad.

Pero aun con todo lo peligroso y difícil que era controlar un trineo de vela y luego lo solitario que era aquel lugar de hielo, al final lo que había empezado de una manera aburrida se transformó en pura diversión. Eryka aprendía rápido y entre todos hicieron una larga carrera que al mismo tiempo les sirvió para inspeccionar el lugar. Aquello parecía ser la mejor manera de encontrar las pistas que les llevaran a la entrada del bunker pero misteriosamente no vieron nada en la nieve que pudiera parecer la entrada al bunker. Esto extrañó muchísimo a los chicos que recordaban de la última vez no tener problemas en encontrar la entrada. No se alejaron mucho tampoco y una vez estuvieron cansados y con hambre, volvieron al barco.

Eryka dejó su trineo en la nieve y quedando atrás los muchachos que comentaban sobre la extraña situación, ella subió al barco por la escalerilla de cuerdas y casi al trote se dirigió decidida a contarle todo a Chansung. Tenía muchas ganas de compartir con él aquellas cosas que habían visto, lo divertido que era montar en trineo de vela y manejar las cuerdas que permiten girar la nave hacia la izquierda o derecha y por supuesto las dudas que tenía acerca del búnker de su abuelo. Eryka ya estaba imaginándose su reacción cuando llegó a la puerta de su camarote y escuchó unos ruidos extraños que fueron acrecentándose cada vez más. Eryka callada acercó la oreja al metal y agudizó sus sentidos.

No llegaba a comprender que estaba ocurriendo dentro pero algo le decía que no podía ser nada bueno. Algo le estaba ocurriendo a Chansung.

Eryka tomó el mango de la puerta con una mano pero vaciló: recordaba las palabras de sus amigos sobre que ‘no debía molestar a Chansung cuando estaba en su camarote’ pero… ¿y si estaba teniendo de nuevo una pesadilla? entonces no sería la primera vez que ella interviniera… Eryka infló sus pulmones con aire y llena de coraje se adentró en la habitación ignorante de lo que iba a encontrar y cerrando tras de sí la puerta.

Ante ella estaba Chansung tumbado sobre su cama y su aspecto no era bueno: convulsionándose y falto de aire, estaba diciendo palabras sin sentido… Eryka aceleró sus pasos y llegó hasta él. Se sentó a su lado y se apresuró para calmarlo. Parecía estar sufriendo más que en la última pesadilla.

-Chansung… ya… tranquilo… despierta… despierta es solo un sueño… vamos…- Eryka preocupada acarició los hombros de él intentando tranquilizarle pero sin tener tiempo ni oportunidad de reacción, de repente las manos de Chansung tiraron de ella arrastrándola al más adentro de la cama. Eryka intentó sujetarlo a él, detener su locura pero Chansung la apretaba con fuerza y no la dejaba escapar. Eryka por un momento temió por su seguridad y se defendió lo mejor que pudo pero entonces de improviso, Chansung agarró el rostro de ella y la besó.

Eryka quedó petrificada mientras los labios de Chansung moldeaban los suyos con pasión.

-Por favor no te vayas…-musitó él.

¿Había despertado? Eryka no acertaba a pensar con claridad. En uno de esos momentos en los que ella pudo coger aire le pareció ver que Chansung tenía los ojos entrecerrados.

¿Se había despertado de verdad?

Eryka no podía saberlo con seguridad, tan solo podía notar como este cada vez la agarraba con más fuerza y la acariciaba cerrando sus brazos alrededor de su cuerpo fuertemente.

-Déjame amarte…desde el primer momento que te vi lo supe… te deseo… por favor quédate…-susurraba Chansung con voz grave.

Eryka gimió entrecortadamente entre sus labios.

-Chansung… yo…no sé…ah…- Eryka quería detenerle pero no era capaz de defenderse. Chansung era fuerte y besaba demasiado bien como para poder resistirse mientras la boca de Chansung entraba en contacto con su cuello.

Aquello no lo había planeado… ¿o quizás sí? eso ella no quería pensarlo pero en el fondo… Eryka si podía admitir que de alguna forma ella había intuido que él podía sentir algo por ella… todas aquellas miradas, su trato cortés, sus regalos… aquella oportunidad… el viaje…

Chansung parecía intentar desnudarla, Eryka estaba correspondiendo a sus besos, estaba casi convencida de permitirle que hiciera lo que quisiera con ella cuando de repente y de forma clara Chansung pronunció:

-Syma…

Eryka abrió los ojos de par en par. Como si un rayo la partiera en dos quedó helada en el sitio incapaz de reaccionar por unos instantes en los que Chansung aún seguía tocándola y besándola.

-Chansung…- la voz de Eryka llena de dolor se había tornado oscura casi temblorosa de la ira que por momentos llenaba incandescente cada fibra del cuerpo de la joven-¿por qué has dicho el nombre de mi madre justo ahora…?- Eryka se separó con violencia de Chansung.

Como si aquellas palabras hubieran sido mágicas, de súbito Chansung abrió los ojos por completo y por fin vio a Eryka. Por fin despierto alejó su rostro y la miró alarmado. Ella tenía la ropa arrugada y caía por sus hombros y sus pantalones estaban remangados, sus labios estaban sonrosados y por sus mejillas caían lágrimas amargas…la joven estaba temblando, no por frío, sino de odio.

Chansung tragó saliva incrédulo de que todo aquello fuera obra suya.

-¿Me has mentido no? Tú no te has acercado a mí porque yo te interese… todo es por mi madre… ¿me equivoco?

-Eryka… no, no es verdad…no quería mentirte por favor, todo tiene una explicación…yo…- Chansung no pudo decir más. Eryka a base de manotazos le apartó con violencia y dirigiéndole una gélida mirada fue retrocediendo.

-¡No me toques! no… No quiero que me digas nada… no quiero entender nada…

Chansung le mantuvo la mirada mientras con un pie en el suelo tenía una mano alzada y era incapaz de decir nada más. El miedo lo había enmudecido.

Eryka apartó la mirada y salió corriendo de allí. Encontró su abrigo sobre una silla y pasó junto a AJ sin mirarle. Este pudo apreciar como ella estaba llorando. La siguió, gritó su nombre y apoyado en el borde de la embarcación vio cómo ella bajaba rápida las escaleras de cuerda bajo la atenta mirada del resto de sus amigos que desconcertados la llamaban en vano. AJ miró a sus espaldas donde los pasos de Chansung le habían alertado de su presencia. AJ con un mal presentimiento recorriendo su cerebro se enfrentó a su superior.

-¿Qué le has hecho? ¡¿Qué le has hecho?!!- gritó enfadado.

-Modera tu tono joven…- la voz de Chansung sonó siniestra. AJ apretó los labios. Aunque sintiera que quería agarrar del cuello a Chansung no podía, le debía lealtad y respeto. Aunque en lo más hondo de su ser deseaba darle un puñetazo.

-Chansung! ¡¡Eryka se ha largado!! ¡Ha cogido uno de los trineos!- gritó Hoon bajo la atenta mirada de jefe sobre la cada vez más pequeña figura de Eryka.

-¿La detenemos?- preguntó Soohyun preparado para iniciar la persecución.

-De momento…dejadla tranquila…además no creo que llegue muy lejos…- arguyó el líder dándose media vuelta. AJ sin palabras miró a sus compañeros que en silencio lo miraron preocupados. Al parecer iban a dejarla correr sola durante un rato y luego a los pocos minutos irían a buscarla. Esa había sido la orden de Chansung y no todos parecían muy de acuerdo pero…

No había nada que objetar. Él era el líder y ellos los subordinados. Así una vez hace largo tiempo lo había establecido el señor X.

———————————————

La trepidante huida había terminado. De nuevo sola y llorosa Eryka cansada de maniobrar con el trineo, este lo había dejado donde hacía escasos momentos por poco tenía un accidente. Había resbalado y su trineo había quedado semi enterrado en la nieve. Eryka con la cara congelada miró a su alrededor y se subió el cuello de su jersey para taparse la boca. Miró la cueva que se levantaba ante ella. No recordaba haberla visto aquella mañana.

Eryka miró atrás. Sabía que los chicos la buscarían y que la encontrarían sin dificultad, pero al menos ella de momento iba a poder estar sola y tenía la esperanza de que fuera durante el mayor tiempo posible. Aunque aquello fuera una locura le daba igual. Tan solo quería estar sola y dejar de pensar….

Eryka distraída y muy intrigada se restregó los ojos y se adentró en la cueva. Colores blancos, celestes y azul oscuro brillaban en su interior helado donde ella se veía reflejada en paredes y formaciones rocosas. Aquella cueva era especial y Eryka sonrió al pensar que quizás había encontrado el bunker secreto de su abuelo. Apretó el paso.

A cada nueva pisada que imprimía en la nieve, Eryka estaba más convencida de haber encontrado el búnker. EL túnel cada vez era más oscuro sin embargo y la oscuridad no era algo que le agradara a la joven. Esta vio de repente algo en el suelo. Era una linterna. Eryka apartó como pudo parte del hielo que la recubría y la encendió. Contenta de que funcionara Eryka continuó adentrándose en el túnel que iba en descenso.

Fueron varios los objetos congelados que fue encontrando a su paso y poco a poco Eryka sintió más miedo de encontrarse con algún ser humano congelado. Un extraño eco se oyó entonces. Una suave brisa provenía de repente desde el final del túnel que estaba en completa oscuridad. El camino se bifurcaba, la luz de su linterna no llegaba hasta el final. Eryka entonces oyó voces. Sintió un fuerte escalofrío que recorrió su columna vertebral. Eryka empezó a correr y escogió el segundo camino. Un mal presentimiento la llenó de pánico. Se detuvo frente a una puerta que durante su carrera había aparecido a su derecha. Eryka la empujó, la golpeó. En la lejanía se escuchaban más pasos y ruidos como de respiraciones. Eryka cayó en la cuenta de que quizás había osos y que podría haber entrado en el refugio de uno de ellos… sino es que eran más. Eryka aterrada sacudió el mango de la puerta, con toda la fuerza y violencia que pudo y entonces un duro ruido de fractura  sonó sobre su cabeza. Eryka quedó inmóvil, con el corazón latiendo veloz en su pecho, muy lentamente empezó a levantar la barbilla y dirigir su mirada hacia el techo de hielo el cual en ese momento se resquebrajó por completo cayendo en miles de pedazos sobre ella. Sepultándola por completo, dejándola inconsciente al impacto.

————————————

Bajo el peso helado que comenzaba a sentir sobre su rostro y su pecho, poco a poco Eryka estaba despertándose hasta tal punto que sintiéndose falta de aire, Eryka tuvo que nadar entre cascotes y emergió apurada de entre los pedazos de hielo y nieve como si naciera por segunda vez, renovada de vida. Su aliento en forma de vapor salía de sus morados labios,  temblorosa y desorientada miró a su alrededor. Al contrario que antes, ya no había oscuridad, en su lugar alargadas bombillas de tungsteno estaban encendidas en las paredes dando un aspecto de hospital a los largos pasillos que ahora ella podía claramente observar en detalle. Eryka con cuidado y temerosa de estar herida se incorporó y tras examinar que estaba todo en su sitio se sacudió el frío lo mejor que pudo y examinó la puerta que antes no había podido abrir. Ahora no había hielo sobre esta. Parecía nueva. Ella la miraba indecisa pero con la nítida intención de querer volver a intentar abrirla. Eryka tomó aire y volvió a arremeter contra la puerta pero esta vez no hizo falta el más mínimo exceso de fuerza, esta vez la puerta se abrió con suavidad y una vez abierta y para mayor sorpresa de la joven, un cálido aire acarició su rostro como el suave hálito de un calefactor.

Eryka pestañeó varias veces confusa. Frente a su retina se dibujó el espectáculo que allí dentro acontecía, su cerebro colapsó irremediablemente.

¿Qué clase de lugar era aquel? Realmente no era capaz de entenderlo. Eryka había dado un paso y con cierta dificultad para respirar observó atónita como un extenso campo de tallos verdes se extendía ante ella y recubría un suelo que luego bajaba hasta un piso inferior de extremadas dimensiones de largo donde seguía el amplio campo lleno de plantas, árboles e inclusive un pequeño lago. Eryka dio otro paso y a sus espaldas la puerta de metal se cerró por la cálida corriente que circulaba por el lugar.

Eryka la ignoró, avanzó lentamente sin salir de su asombro y bajó la mirada hasta el piso inferior al cual podía accederse bajando unas escaleras similares a las de una piscina y que estaban recubiertas de moho y enredaderas. Eryka se acercó hasta las escaleras y analizó el piso inferior donde admirada contempló aquella visión de naturaleza surrealista hasta que dentro de su perspectiva se detuvo en un bulto de diferente color que sobresalía entre los largos y finos tallos de pasto. Era una persona, concretamente un chico y para cuando Eryka pudo enfocar mejor su rostro apenas pudo contener un pequeño grito de conmoción al reconocer al chico con el que tantas veces había soñado durante su viaje.

Con paso cada vez más decidido pero al mismo tiempo silencioso, Eryka descendió los peldaños y entró en contacto con el extenso campo de altos brotes de hierba. Entre los dedos de la joven pasaban las finas hojas, humedeciendo su piel y provocándole un escalofrío. Los ojos de la joven estaban fijos en el perfil del joven que con ojos cerrados parecía estar descansando, ignorante de su presencia, tranquilo, como una estatua viviente. Eryka estaba cada vez más cerca, ya faltaba poco para llegar hasta él cuando el joven de repente abrió los ojos y la miró. Al instante se irguió y reculó como asustado de ella. Eryka se detuvo en seco y lo miró preocupada.

-No… Por favor… no te vayas…estoy perdida….- por primera vez en su vida Eryka realmente saboreaba el miedo y lo que era sentirse desprotegida.

-Tu… – tomó aire, él hablaba lento-…¿eres real?…-aquel joven, cuyo pelo lacio caía alargado hasta su mandíbula en ambos lados del rostro y detrás, un poco por debajo de su nuca, la miraba extrañado, analizaba su figura y su expresión como si tratara de descubrir que no estaba soñando-…no deberías estar aquí… será mejor que te vayas… vete por favor- el joven no se lo pensó mucho y le dio la espalda inmóvil esperando que Eryka se marchara. Sin embargo esta no iba a hacerlo.

-tu… tu nombre es Kiseop ¿verdad? Ah…-Eryka había avanzado unos prestos pasos pero se detuvo mareada. El joven abrió sus ojos de par en par y sus pupilas ligeramente se dilataron. No había hecho más que girarse sobre sus tobillos cuando observó como la recién llegada tras dos pasos tuvo que detenerse con los ojos entrecerrados. Estaba tambaleándose. Con cierto paso torpe había intentado llegar hasta donde él y al final cayó de rodillas. Entonces el  muchacho silencioso y al principio esquivo también fue hacia ella y arrodillado ante ella,  la sujetó de los brazos con gentileza para evitar que se desplomase sobre el suelo. La miró con atención y entonces vio varias heridas y diversos rasguños en su cara, especialmente debajo de su flequillo recto que no dudó en levantar y acarició su frente.

-Sí, mi nombre es Kiseop…-carraspeó- ¿cómo lo has sabido?- mientras hablaba examinaba la herida de Eryka rozando con cuidadosos dedos.

-Ya te había visto… en sueños… -susurró Eryka cansada-…desde que inicié este viaje te vi varias veces… y tu parecías no poder verme…

-Es…increíble…pero… ¿Por qué has venido? No lo entiendo…- Kiseop con sus manos estaba haciendo algo que estaba aliviando a Eryka, quien aún con los párpados sellados no podía ver nada, pero la sensación era muy agradable y eso la reconfortaba.

-He venido a buscar a mi abuelo…

-¿Tu abuelo?…un momento, ¿cómo te llamas?- Kiseop había terminado de curarla y la mirada de repente con mucha atención. Eryka abrió sus ojos y concentró su azul mirada en los de Kiseop. Estos eran oscuros y profundos, un leve matiz caoba se intuía en ellos. Así permanecieron durante intensos segundos hasta que Eryka cortó el silencio entre ambos.

-Mi nombre es Eryka- contestó.

La reacción facial de Kiseop fue peculiar. Una gran sorpresa contrajo su rostro haciéndole levantar las cejas. Parecía muy sorprendido y con cierta rapidez se incorporó y a ella también la ayudó.

-Yo… no creo que pueda ayudarte a encontrar a tu abuelo…-sentenció Kiseop con cierto temblor en la voz.

-¿Por qué? ¿Dónde está? ¿Esta es su base secreta, no? ¿Aquí es donde trabaja, verdad?- Eryka insistió.

-Sí pero…- Kiseop enmudeció. Su mirada delataba miedo, tristeza, y oscuros recuerdos que ni él mismo era capaz de confesar.

-Por favor… ya sé que no me conoces…yo a ti tampoco pero… ahora eres mi única esperanza para encontrar a mi abuelo….necesito tu ayuda Kiseop… sola no puedo hacerlo…por favor…- suplicó Eryka con penetrantes ojos. Él le mantuvo la mirada y respiró hondamente.

-No tienes ni idea de lo peligroso que es este lugar, fuera de estas puertas…- sonrió con tristeza él.

-Bueno, ¿y se puede saber por qué es peligroso?- preguntó incómoda.

-Es… algo que reside en este lugar, que nos ha afectado a todos…

-Vale creo que sé a qué te refieres: ¿tienes poderes no? ¿Y qué pasa con ello?- Kiseop agrandó sus ojos sorprendido de que ella supiera aquello pero después de todo, ella decía ser la nieta del señor X- ¿y tus compañeros? Porque aquí no solo estás tú ¿no?

-Si… precisamente SON MIS compañeros quienes… me han obligado a quedarme encerrado aquí…- Kiseop pronuncio con claridad y cierto énfasis de malestar.

-¿Y mi abuelo? ¿Dónde está?

-No te lo puedo contar…-Kiseop miró hacia otro lado.

-Vale, hagamos una cosa…eh…empecemos por lo simple, ¿qué sí puedes contarme?- razonó Eryka intentando ser paciente.

-Es muy difícil de explicarlo…- Kiseop turbado mantuvo la mirada en el suelo, pensativo, calibrando sus opciones hasta que finalmente dijo-…ven conmigo, será mejor que lo veas por ti misma…

-¿A dónde…?- Eryka entonces llevada de la mano por Kiseop, a marcha forzada se adentró aún más en la jungla que allí crecía en la enorme habitación que pronto resultó ser un intrincado de varias salas.

Tras pasar varias habitaciones llenas de paisajes diversos y a cada cual más alucinante finalmente llegaron a una sala circular cuyo techo era de cristal, donde podía observarse las estrellas. Ante ellos en el suelo se abría una especie de piscina donde en el centro había un islote con una casa que parecía estar hecha de hielo. Ciertamente aquel lugar era más frío.

-¿Para qué es este lugar? ¿Todo esto… cómo es posible?- interpeló Eryka fascinada por tanta belleza y surrealismo.

-Fui yo quien creó todo esto… ese es uno de mis poderes… el de crear cosas… aunque no siempre puedo hacerlo…- Kiseop agachó la cabeza. Parecía triste.

-Hey… esto es increíble… no sé qué más decir pero- Eryka rio nerviosa-…por favor, enséñame como lo haces…- pidió impaciente Eryka.

Kiseop la miró callado y con un brillo especial en los ojos giró el rostro hacia la piscina.

-Tan solo tengo que pensar que es lo que quiero ver… y si me concentro mucho… aparecerá…

-¿Cualquier cosa?-inquirió Eryka ilusionada.

-Menos personas….cualquier cosa…

-Un oso polar, allí en el islote….-pidió mirando fijamente el punto señalado.

Sin previo aviso Kiseop tomó de nuevo la mano de Eryka y sin pestañear concentró su mirada en la isla de hielo donde desde un pequeño iglú apareció una cría de oso polar. Eryka al instante sonrió radiante. Entre risas de entusiasmo miró a Kiseop que por primera vez le dedicó una tímida sonrisa sintiéndose abrumado ante su reacción.

De  entre las aguas apareció la cabeza de un oso polar más grande que nadó hacia ellos. Eryka intentó retroceder asustada pero Kiseop la sujetó.

-No te preocupes, es mi amiga…- el joven alzó una mano y acarició el hocico del magnífico animal. Eryka enganchada al brazo de Kiseop no parecía estar por la labor de tocarlo. El joven se rio:

-No te hará daño… vamos… tócala

Eryka miró a Kiseop en aquella corta distancia y con insuflada valentía aproximó una temblorosa mano hasta el bello y peludo mamífero que aguardó paciente su saludo.

Tras rozar su enorme nariz negra, Eryka guardó su mano en un lugar seguro de nuevo. Kiseop se rio divertido. La mamá oso entonces braceó en dirección del islote.

-¿Quieres conocer a otros de mis amigos submarinos?

-No sé… ¿cómo y dónde?- Eryka preguntó a su vez inquieta.

-Tranquila, mientras estés conmigo no te pasará nada… ¡vamos!- sonrió tímido Kiseop haciendo un gesto con la cabeza hacia el agua.

Eryka ahora llevaba ropa de buzo que Kiseop había extraído de un armario. Los dos se pusieron trajes de neopreno para sumergirse en la helada piscina bajo la atenta mirada de los osos. Kiseop tomó la mano de Eryka y bucearon bajo una cama de hielo. Bajo sus cuerpos se extendía la inmensidad de las profundidades del océano que gracias al blanco hielo estaba iluminado en toda clase de tonalidades de azules con predominancia del turquesa y el celeste eléctrico. Aquello era fabuloso. Eryka emocionada no quería apenas pestañear por miedo a perder algún detalle de aquel mundo subacuático.

En menos de dos minutos por el camino se encontraron divertidos leones marinos que nadaban en círculos y espirales a su alrededor. Todos juntos emergieron a la superficie y en una nueva habitación se encontraron una escena polar llena de estos animales. Eryka se sentía viviendo dentro de un documental de National Geographic pero con la diferencia de las cuatro paredes que limitaban aquel lugar.

Kiseop y ella jugaron con los amistosos animales y las horas pasaron rápidas. Más tarde la llegada de focas y belugas los sorprendieron y aumentaron la diversión. Por extraño que pareciera Eryka no sentía hambre o cansancio, ya había olvidado sus heridas y los mareos. Ahora tan solo quería comprender y conocer más a Kiseop y la fascinante magia que tanto él como aquel lugar irradiaban…

Eryka sentada en el borde del hielo con las piernas sumergidas observó a Kiseop jugar con el agua salpicando a una foca y como esta le devolvía el ataque con sus aletas. Kiseop mientras reía le permitió a Eryka percatarse de que tenía una sonrisa muy bonita. Eryka no podía dejar de mirarle pero entonces, despertando de su ensimismamiento recordó su cometido allí.

-Kiseop!- le llamó. Este se giró y nadó hasta ella.- quiero secarme… y además, estoy un poco cansada…- mintió ella. Kiseop asintió y salió del agua.

-Saldremos entonces por aquí…-Avanzó hasta una pared y se detuvo. Poco a poco una puerta comenzó a formarse y entonces él giró el pomo. Al otro lado aparecieron unas escaleras en penumbra. Eryka tomó de nuevo la mano de Kiseop y se adentraron en la oscuridad que terminó en otra puerta que inesperadamente los trajo al cuarto de Kiseop. Eryka lo reconoció enseguida. Ya había soñado con él. Una vez dentro y con la puerta bien cerrada, Kiseop le ofreció una toalla. Eryka se sacudió su pelo ayudándose de la suave tela y miró a su alrededor de mientras. Había un escritorio, una cama y un armario empotrado en la pared. Todo era de color de blanco, como camuflado para la nieve.

Eryka se fijó en las pequeñas figuras de cristal que representaban animales y que estaban dispuestas en una fila sobre el escritorio; también observó diversas fotos de paisajes y de personas. Sobre la pared había un mapamundi. Eryka se giró y se fue a sentar en la cama. Kiseop mientras estaba quitándose el traje de neopreno y colocándolo en algún lugar de su habitación. No prestaba atención a Eryka que acababa de quedarse mirando una esquina rectangular que sobresalía de debajo de la almohada de la cama. Parecía una revista.

Eryka dejó a un lado la toalla y con ambas manos extrajo la revista. Cuando vio la portada emitió una exhalación de sorpresa. Kiseop volteó el rostro desconcertado y para su mayor sobresalto encontró a Eryka viendo aquella revista donde ella era la protagonista. Ella no hizo otra cosa más que girarse lentamente hacia él y aun con una sonrisa conmocionada, sin dar crédito miró a Kiseop.

-¿Y esto? ¿Cómo…?

-Eh… pensaba decírtelo pero… no estaba seguro si eras tú…. ¿eres tú no?- sonrió turbado.

-Si…eh… no tengo palabras… ¿Cómo es que la tienes?- Eryka miró la portada y hojeó la revista incrédula.

-Ehm… es una larga historia… ¿Eres modelo?- Kiseop tremendamente avergonzado tartamudeo y con cuidado se sentó a su lado.

-No… No realmente… y menos después de esto… por culpa de estas fotos estoy castigada…mi madre….- Eryka enmudeció con la mirada clavada en las fotografías. El recuerdo de su madre era doloroso.- por estas fotos… discutí con mi madre…

-Bueno, es verdad que las fotos son un poco…- Kiseop se paró cuando Eryka le devolvió al mirada-… pero no creo que vaya a estar enfadada para siempre… las madres, son así… se enfadan, se quejan mucho pero luego… siempre están ahí cuando se las necesitan…- sonrió cohibido. Eryka sonrió un poco triste.

-Tienes razón… pero… yo le dije cosas muy fuertes a mi madre y… hace tiempo que la trato muy mal… no creo que me perdone…- Eryka sentía que toda su alegría y positivismo se esfumaban por momentos. Kiseop iba a posar una mano en su hombro cuando de repente la habitación comenzó a temblar.

Eryka miró al frente y vio como el mapamundi y las figuritas de cristal se sacudían cada vez con más fuerza. Los dos se levantaron de la vibrante cama y miraron a su alrededor.

-Kiseop! ¡¿Qué está ocurriendo?!- alzó la voz asustada.

-Son ellos… mis compañeros han descubierto que estás aquí…

De repente un fuerte golpe se escuchó al otro lado de la puerta. Como si de grandes zarpas se tratasen, algo al otro lado pretendía entrar por la fuerza.

Un fuerte rugido se escuchó. Eryka suspiró alarmada. Kiseop entonces se interpuso entre la visión de la puerta y ella. Tomó sus hombros y la obligó a mirarle a los ojos.

-Eryka escucha con atención, tienes que despertar…

-¿Qué?- Eryka pesarosa lo miró sin comprender.

-Estas soñando ahora mismo… todo lo que has visto pertenece a mi subconsciente…esto no es real… pero si mis amigos te encuentran… no sé de lo que son capaces de hacer pero no quiero descubrirlo, así que ahora despiértate ¿vale?- pidió muy preocupado Kiseop mirando con gran intensidad directamente a los ojos de ella.

Eryka comenzó a negar con la cabeza, no quería creer aquello.

La puerta crujió, los golpes y rugidos cada vez eran más bestiales. Eryka gimió presa del pánico.

-¡No me voy a ir a ninguna parte sin ti! ¡¡Quiero que encontremos juntos a mi abuelo joder!!- gimoteó.

-Eryka… no me pasará nada… tranquila, despierta ahora…todo saldrá bien… – Kiseop soltó sus hombros y pegó su espalda contra la puerta para atrancarla. Eryka clavada en el sitio era incapaz de moverse.- ¡Despierta! ¡Vamos!- gritó Kiseop conteniendo la convulsa puerta.

-¡No! no me iré sin… ¡KISEOP!!- Eryka gritó al ver como una garra oscura atravesaba la puerta y tiraba del hombro de Kiseop arrastrándolo fuera de la habitación. Eryka gritó angustiada mientras todo parecía venirse abajo y la oscuridad se la tragaba como en una pesadilla.

————————-

Un agudo dolor de garganta y sus labios agrietados fueron de las primeras cosas que notó al despertar sobre el frío suelo, rodeada de escombros y bajo la luz de las linternas de sus amigos. Eryka de nuevo en la cruda realidad, entre lágrimas de terror se sentó y al ver delante a AJ, su primera reacción fue buscar sus brazos y enterrar el rostro en un lugar en su pecho donde dar rienda suelta a su congoja.

AJ la abrazó con fuerza muy preocupado, acarició su cabeza y su espalda intentando reconfortarla pero sin éxito. AJ entonces dirigió una mirada iracunda a Chansung quien muy serio parecía impasible ante aquello, sin muestras de arrepentimiento. Hoon y Soohyun por su parte, con las linternas alzadas observaban apenados a la asustada Eryka y se preguntaban cuál sería la decisión que Chansung tomaría con respecto a la situación actual: algo terrible debía haber ocurrido, desconocían el paradero de señor X y la base secreta parecía haber sido abandonada. Ante aquello no quedaban muchas opciones donde elegir.

 
4 Comments

Posted by on 07/12/2013 in FAN-FICTION, NEVERLAND [UKISS]

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

4 responses to ““NEVERLAND”, capítulo 3

  1. Liz

    10/12/2013 at 00:31

    Sensei eres una TROLL!!!!! Ese inicio de episodio fue taaaan reaaaal pero tan real que creí que Erika habia vuelto a las andanzas provocativas xD. TE LO REPITO, me engañaste absolutamente… y el pobre de AJ que se la creyó toda xD. Espero que esas fantasias eroticas no sucedan tan a menudo que no sé si podré superarlo una vez más LOL.
    Lo que sí me martirizó fue lo de Channie… Te confieso que hasta miedito me está dando él. O está mostrando su verdadera cara ó el amor que debia querar en un interminable recuerdo se ha convertido, o mejor dicho, siempre fue una obseción… hacoa Syma. VAYA que estaba gritaba porque eso no pasaraa… y casi me deja muerta de la emocion e///e. Bueno el encuentro con KISEOP FUE caso extraño y cómo al final fue interrumpido forzadamente fue mas frustrante aun… como lo fue en si todo el cap. EN SHOCK!!

    Saludos (sorry por el coment aburrido, culpa de mi tedioso movil).

     
    • Sensei

      14/12/2013 at 19:40

      Hola Liiiizzz :333

      si, soy una trol, ¿ahora te das cuenta? XDDD siempre me gusta quedarme con mis lectoras, y haceros un poquito de sufrir… hihihihihi MUAAAAAAAAAAAAABABABBABABABABABBAKSCBDSDFKASJHF

      COF COF, ok NO, no soy tan mala (solo UN POQUITO)

      Y ya, ya se que fue muy real, por momentos se me olvidaba que era un sueño, pero sorry sorry sorry naega naega naega…. era un sueño u.u

      Y…. eso, xddd Así mas fantasias eroticas.. bueeeno… no se si habra mas…. Ultimamente mi memoria es muy mala :PPPP

      Si, debo admitir que Channie no es el Channie de siempre… es normal que ST deje marcado a cualquiera u.u y tambien tengo que avisarte de que habrá varias sorpresas con el en los siguientes capitulos. Ahora eso si… no puedo decirte si serán de tu agrado o no *w* MUEHEHEHEHEHE
      KKKKKKK

      Sorry por haberte dejado en shock, yo mientras escribia estaba muy preocupada si el cap resultaria soso, aburrido, o si se entenderia bien, porque como juego con simbologia, y sueños, es siempre complicado de expresar y que todo quede como yo lo veo en mi cabeza… creo que pronto deberia subir un video con los dibujos que tengo de Neverland ^^

      Muchas gracias por comentar guapa,

      un beso y te cuidas mucho! Merry Christmas!!!

      Sensei❤

       
  2. nmolinacabrera

    27/12/2013 at 11:15

    Cuando vas a subir el siguiente capítulo d Neverland??
    Esq quiero saber ya q va a pasar entre AJ,Eryka y Chansung…. Estoy desesperada!!! T.T
    Aslo x mi, xfaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! ●~●
    Pero todas formas, gracias. Ahora mismo estoy enferma contos, mocos y un poco d fiebre…. Escribes muy bn hermosura… Gracias, d nuevo!!! >o<

     
    • Sensei

      03/01/2014 at 20:04

      Holaa nmolinacabrera!! ^^

      Lo subire en cuanto termine de revisar varios fics que llevo adelante al mismo tiempo. Siento la espera!!! Gomeeeennn!! Mianheeeee!!

      Yo estoy tambien desesperada por escribir, pero con solo dos brazos no tengo enough… y luego esta la universidad T.T… en serio.. cuando van a inventar los pendrives cerebrales?? asi lo conecto a mi cabeza, lo paso al ordenador y FINISHED!!!

      Siento haberte respondido tan tarde…. Feliz Navidad y Feliz Año nuevoooo!!! ^^ Espero que ya te hayas recuperado de tu resfriado y que este bien sanita.

      Muchas gracias por tu lindo comentario. Se agradece muchiiiiisimo!!!❤❤❤

      Cuidate muchoooo! Saludos,
      Sensei

       

¡Dinos qué te ha parecido!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: