RSS

“To You”, parte 2

22 Jun

Imitar, repetir, paso adelante, brazos a los lados, manos…

Aquello era fantástico. Respirar así de bien mientras notas como tu pelo levemente se apelmaza un poco más por el leve sudor de la nuca y las sienes. Las respiraciones en sintonía eran agitadas pero no se pueden escuchar apenas por la alta música. No hay motivos para perder la concentración. El sonido más alto es la voz del coreógrafo que no para de insultar y dar órdenes.

-¡Estáis tontos o qué! ¡Este movimiento es así! La cabeza y luego los hombros! Cielos! Parecéis patos a veces!- se quejaba sulfurado apartándose a un lado y mirando de perfil a sus alumnos. Changjo puso los ojos en blanco y repitió una vez más el movimiento.

Eyi que no se separaba de sus oscuras gafas hizo lo propio.

-Así, ¡así es! Bien! Muy bien Eyi y Changjo! Miradles por dios!

Eyi y Changjo sonrieron al mismo tiempo mientras movían los hombros y luego curvaban la columna para terminar dando unos pasos de lateral y moviendo la pelvis.

Durante los ensayos Changjo y Eyi se lanzaban miradas fugaces y alguna que otra sonrisa. Estos una vez acababan las clases de baile, era el momento de volver cada uno a la realidad de sus casas. Sin embargo Changjo en esta ocasión decidió que en lugar de volver para cenar haría algo distinto. Seguir a Eyi.

Una vez esta se despidió de él a mitad del camino, este vez de seguir la otra bifurcación del camino, con gran disimulo siguió los pasos de Eyi hasta que esta estuvo dentro de su casa de dos pisos.

La casa parecía muy normal pero una vez Changjo, tras trepar un muro y avanzar por este hasta que pudo subirse a un árbol cercano, descubrió entonces, que el interior de la casa era bastante rico en decoración y opulencia. Eyi atravesaba los pasillos ignorando a sus padres hasta llegar a su habitación cuyas cortinas estaban a mediación corridas. Changjo debido a que ya no había mucha luz sacó unos pequeños prismáticos y observó atento.

Eyi había encendido un equipo de música y debajo de su escritorio tras abrir un mueble metálico extrajo una botella de agua.

-Tiene una nevera en el cuarto… flípalo…- susurró Changjo.

Tras quedarse satisfecha con unos largos tragos, Eyi se puso a ensayar. No pasaron muchos minutos hasta que su hermano llegó a la casa y subió hasta donde estaba su hermana. Changjo agudizó el oído y la vista.

De momento no parecían hablar de nada importante, más bien estaban de bromas, Eyi bailaba con su hermano que tímido no quería seguirle el juego. Pero él no iba a ser el único visitante aquella tarde, de nuevo la puerta principal de la casa se abrió y Changjo muy atento reconoció a Niel por su pelo cuando esperaba ser recibido. A los pocos segundos estaban los tres amigos charlando y de cachondeo con la música. Chunji y Niel imitaban a la chica y esta ponía malas caras. Changjo sonriente reía echando el aire ante aquellas felices imágenes. Parecían pasárselo muy bien.

Niel, Chunji y Eyi terminaron sentados en la cama de esta y ahora parecían estar hablando de algo. Changjo no llegaba a escucharles por lo que se fijó mucho en los labios de ellos y en sus expresiones. Chunji se reía y parecía muy sorprendido por algo que contaba Niel que se encogía de hombros como si no se lo creyera tampoco. Chunji entonces pareció añadir algo a la conversación que  además de Niel, hizo saltar a su hermana de la sorpresa.

Changjo se quitó los prismáticos de los ojos y pestañeó repetidas veces. Eran muy incómodos y ya se sentía cansado.

No estaba seguro de qué era pero lo cierto era que algo muy emocionante le había ocurrido a esos dos. Changjo bajó del árbol y de nuevo el muro. Se sacudió el polvo blanco de sus ropas negras y se encaminó bajo la luz de las farolas.

Ahora tendría que visitar a Ricky para darle los detalles de su última ‘’investigación’ pero Changjo sin embargo no se sentía con un buen humor para ello. Por lo tanto ignorando su deber con su ‘jefe’ optó por marchar a casa y ver si aun podía encontrar algo con lo que cocinarse una cena decente.

————————

-No hay gran cosa Ricky, esto es todo lo que he podido anotar- afirmó L.joe mientras tendía a Ricky una hoja con una lista de cosas. Ricky leyó ansioso pero pronto su rostro se tornó desanimado. Giró la cabeza hacia CAP el cual le tendió un disco.

-Ahí tienes unas pocas fotos de Eyi y el resto, de las cosas que hacen, los sitios a los que suelen ir, también hay fotos  que tomó Changjo.

-¿Y donde se supone que esta?- preguntó Ricky alzando mucho las cejas. CAP hizo una mueca de ‘ni idea’. Ricky suspiró y miró el CD. Luego volvió la vista a CAP y abrió la boca- ¿nada más? ¿No tienes que contarme nada más?

CAP lo miró serio unos segundos.

-No hay nada más- CAP prefería ocultar que había conocido a Niel de primera mano. Que iban a la misma clase de pintura. Nadie salvo Changjo sabía lo de las clases. Y nadie salvo CAP sabía que a Changjo le gustaba bailar.

Ricky parecía empezar a estar cabreado. Y por ello mismo aquella reunión no duró mucho. L.Joe y CAP se vieron bajo el oscuro cielo de la noche tras ser despachados rápidamente por su amigo y quedar frente a la puerta de su gran mansión.

-Bueno, ¿y ahora qué? ¿Qué vas a hacer?- L.Joe preguntó despreocupado mientras comprobaba la hora en su móvil. CAP se echó a la cabeza la capucha de la chaqueta y miró al cielo.

-No lo sé, supongo que me daré una vuelta.- respondió despreocupado CAP.

-¿Sabes por qué Changjo no ha venido?- L.Joe parecía muy interesado.

-Estaba cansado creo- CAP se ajustó la mochila en un hombro. L.Joe empezó a caminar junto a él.

-Últimamente está un poco raro ¿no crees? Siempre con muchas prisas… o se está tomando muy enserio lo de espiar a la chica del jefe o…oculta algo- L.Joe sonrió de lado mientras miraba al suelo con las manos metidas en los bolsillos. CAP se rió echando un soplo de aire, incrédulo por lo que acababa de oír.

-¿Ocultar? ¿A Ricky? Desde que eran pequeños han sido amigos, Changjo no lo veo capaz de ocultarle nada, él es leal… no como tu…

-O tú…-L.Joe le guiñó un ojo- todos tenemos secretos… la cuestión es saber guardarlos bien. CAP lo miró serio unos instantes en los que ambos se habían detenido.

-Te veo mañana- dijo CAP sin ningún matiz de emoción alguna. L.Joe sonrió.

-¡Lo mismo digo, chao~!- agitó levemente la mano viendo como CAP se fundía dentro de un callejón oscuro.

————-

Empezaba una nueva rutina: Ricky ahora siempre intentaba conquistar a Eyi de cualquier de las formas posibles e imaginables que solo en los mejores dramas o en novelas románticas podrían ocurrir, pero lo cierto era que Eyi no le seguía el juego en absoluto.

Por más que lo intentasen, Chunji y Niel no conseguían pasar desapercibidos ante tantas atenciones que Eyi comenzaba a recibir: que si flores, que si músicos, que si paquetes, que si un chihuahua…

Al final de una u otra forma, en todas aquellas ocasiones tenían que apartar a Eyi de la situación para que no hiera a Ricky de gravedad con la esquina de algún objeto o con sus propias manos o con la cabeza.

Pero también es cierto, y bien claro que quedó en la retina de muchos, que no siempre Ricky era tan afortunado como para salir ileso de aquellos arranques de ira de la poco convencional Eyi.

Era una tranquila tarde, soleada, llena de vida y color, y Ricky sin embargo no podía disfrutarla porque se encontraba tumbado en un sofá teniendo sujeto un trapo lleno de cubitos de hielo contra su hinchada frente.

Con él estaba L.Joe que gracias a la ayuda de CAP juntos lo habían traído de inmediato a su mansión.

Tras unos inquietantes momentos de silencios y de mirar a Ricky, L.Joe por fin se atreve a hablar:

-Ricky… perdona que te diga esto pero… me tengo que ir…- que se fuera porque había quedado con Chunji para la clase de videojuegos era una información no necesaria de contar.

-Mejórate pronto jefe- CAP también hizo lo mismo.

-Eso iros… iros y dejadme aquí solo con…- Ricky lanzó una rápida mirada al chihuahua que no había sido aceptado por Eyi. Ricky suspiró cansado y con desánimo miró al perro, le tendió la mano y lo llamó pero el perro en lugar de hacerle caso ladró una vez y de un saltito se plantó en el suelo para marcharse también del lugar.

Ricky arrugó el rostro haciendo una mueca de gran disgustó y lanzó el pañuelo y los hielos bien lejos. Dieran donde dieran. Eso le daba igual. Ricky tras tirarse en el sofá con fuerza volvió a sentarse pero esta vez se arrepintió de haberlo hecho tan rápido. Con la boca abierta en una gran mueca de dolor se llevó las manos a la frente.

-Ay… ay… au… duele… duele aun… uuuuh… mierda…- Ricky se reclinó lentamente en el sofá nuevamente.

————————

Niel aun estaba pintando en su cuaderno cuando CAP llegó en su moto. Niel sentado en la puerta de aun cerrada del estudio lo miró fugazmente y sonriente volvió la vista a su dibujo. El sonido de los pesados pasos de CAP era cada vez más cercano. Una vez llegó hasta él se sentó y miró su cuaderno descaradamente. A Niel dice que nunca le ha gustado sentirse observado este detalle no le hizo ni pizca de gracia.

-No me gusta que me miren mientras dibujo…

-A mi tampoco- CAP coincidía con él. – Bonito estilo por cierto, me gusta- CAP ya no le miraba, sujetaba su casco y le daba vueltas en las manos. Niel desde que había escuchado el último comentario se lo había quedado mirando. Tras morderse los labios se atrevió a hablar:

-Hoy me gustaría ver como dibujas en directo… me refiero a los grafitis… tengo curiosidad por ver como los empiezas…- Niel sonrió con timidez. CAP no dio respuesta alguna, se mantenía pensativo, sin decir nada. A Niel le daba la impresión de que estaba cohibido. El profesor no tardó en llegar seguido del resto de los pocos alumnos para abrir la puerta con sus llaves y que finalmente todos pudieran entrar.

——-

La clase de videojuegos de aquel día había sido espectacular. Chunji y L.Joe estaban completamente de acuerdo y no paraban de hablar sobre las ganas que tenían de que saliera al mercado aquel último juego del fin del mundo que el profesor les había mencionado. Terminada la clase L.Joe antes de que Chunji tuviera intención de marcharse a casa le propuso algo:

-Tío, hace mucho calor, ¿por qué no vamos a la heladería a tomarnos algo fresquito?

-¡Vale, me parece bien!- Chunji sonrió contento.

Aunque por un momento pensaron quedarse dentro de la cafetería y disfrutar del aire acondicionado finalmente los dos nuevos amigos decidieron dar un paseo y contarse detalles de sus respectivas vidas, especialmente de cómo se habían criado cada uno.

Mi padre le encanta la música, tiene siete guitarras y mi madre conserva un pedazo de piano por herencia de mi abuelo… yo aquí donde me ves, vistiendo con este estilo, me gusta escuchar a los clásicos… no sé, parecerá cursi… pero me relajan un montón… sobre todo me gusta escucharlos para estudiar y antes de irme a dormir… es lo mejor, te lo recomiendo jeje- L.Joe sonrió ampliamente. Chunji sonrió amigable a su vez y volvió la mirada al frente y siguió lamiendo su helado de turrón y pistacho.

Estaba pensativo. Aquel chico no dejaba de sorprenderle. Ahora resultaba que L.Joe es culto, pensaba Chunji alzando levemente las cejas.

-A mí también me gusta la música, pero sobre todo la alternativa, no sé, me gustan esos grupos que apenas los escuchan y que son súper originales… no sé soy un poco raro…- Chunji sonrió algo avergonzado. L.Joe se detuvo de repente, y con la boca llena de un poco de helado de chocolate lo miró atento.

-¿Por casualidad te gusta el grupo Casker?- L.Joe abrió mucho los ojos expectante. Chunji a su vez hizo lo mismo.

-¿Te gusta Casker?- Chunji apartó el cono de helado de sus labios.

-Jajajaja ¿en serio?- L.Joe se rió a carcajadas y volvió a mirar con los ojos achicados a Chunji quien también empezó a reírse por lo bajo gratamente sorprendido.

L.Joe de repente suavizó su sonrisa hasta casi desparecer esta. Concentrado se había quedado mirando la cara de Chunji, justo en un punto: en los labios.

Chunji también dejó de sonreír conforme L.Joe se aproximaba hacia él y lo miraba fijamente hacia los labios.

-Tienes… un poco de helado… aquí…- L.Joe acercó el rostro y su mano cuyos dedos limpiaron las comisuras de Chunji. Este había contenido la respiración y antes de que L.Joe pudiera pensar en acortar más distancias, Chunji se alejó un poco.

-Eh eh… oh gracias eh… ¡Tú también tienes!- y torpemente sacó rápido un paquete de pañuelos que le tendió a L.Joe casi golpeándole en la cara. L.Joe miró el pack de pañuelos casi poniéndose bizco y lo cogió con cuidado alejándolo de él.

-Je… gracias…ejem…- L.Joe comenzando a ponerse rojo tragó saliva y sacó uno de los pañuelos.

Continuaron andando. Chunji tiró el papel que protegía su cono y L.Joe tiró la tarrina y la cucharita en la misma papelera.

-Chunji… ¿tú siempre has estado en nuestro colegio estudiando verdad?

-Si… aunque con dificultades pero… gracias a mis notas y al trabajo de mis padres pues…

-¿Y por qué tu hermana no ha estado también contigo?

-Bueno… ella es un caso… aparte jeje… ha pasado por muchos colegios porque es un tanto… rebelde…

-Si eso ya lo sé… jeje… perdona la pregunta, no quiero ser un cotilla… era por hablar de algo…- L.Joe sonrió gentil mientras se metía las manos en los bolsillos y se encogía de hombros. Chunji lo miró atento.

-¿Y tú? No todos los cursos te he visto…

-Oh… jeje… eso es porque mi familia se empeñó en que durante algunos años me fuera a estudiar al extranjero… aprendiera bien inglés… conociera a más familiares… esas cosas… pero es un poco rollo porque haces amigos y luego los pierdes…y luego siempre echas de menos tu casa y esas personas especiales de tu día a día…- L.Joe agachó la cabeza.

Chunji sonrió forzadamente.

-La verdad es que te envidio… yo siempre he querido viajar… y tu ya lo has hecho…

-No, no me envidies por favor… tú no tienes nada que envidiarme… estoy seguro… vales mucho más que yo… y seguro que con tus notas y lo aplicado que eres en breve te recorres el mundo entero jeje- le elogió L.Joe. Chunji sonrió algo abrumado.

-¿Sabes qué? Hace tiempo tengo ganas de ver una peli… con esto de los exámenes apenas he podido ir a ningún sitio…

-Yo he estado igual… y ahora parecen que han salido pelis muy buenas…- Chunji afirmó asintiendo con la cabeza. L.joe que se había detenido junto a su parada de autobús le miró sonriente.

-Pues la semana que viene vamos al cine, y veremos la peli que tu digas, me fio de tus gustos, son como los míos jaja- propuso L.Joe riéndose. Chunji se rió con él y vio como llegaba el autobús.

-Ok, trato hecho, ¡nos vemos!- Chunji se despidió con la mano. L.Joe le dedicó una última sonrisa antes de subir al bus.

————-

Estaban muy serios desde hacía rato. A penas se movían. CAP y Niel llevaban concentrados mirando sus respectivas obras un rato largo.

En la clase de aquel día había tocado pintura libre pero debía ser de algo del natural. Cada alumno había elegido algo o a alguien para pintar. Niel estaba un poco en blanco y no pudo pintar gran cosa por lo que decidió tapar con un trapo lo que había empezado y decidió ir a ver qué estaba haciendo CAP quien no le vio venir.

Niel una vez llegó miró la figura retratada y para su mayor sorpresa la reconoció. Niel se quedó pálido. Era él mismo. Le había retratado.

CAP una vez despertó de su ensimismamiento dio un repullo y muy inquieto miró a Niel como si se tratara de un fantasma.

Niel lo miró y comenzó a reírse.

-¿Por qué… has… elegido pintarme a mí?- Niel seguía sin creérselo. Ahora más de cerca observaba los trazos, delicados y muy detallados. Realmente era un cuadro precioso, con un estilo moderno, muy al de CAP casi con toques de grafiti por las partes difuminadas con esponja.

-No está bien… no deberías haberlo visto…- CAP iba a mover el caballete de sitio pero Niel se lo impidió.

-¡No! ¿Qué dices? Pero si está genial… me encanta… yo… sinceramente creo que… salgo más favorecido de lo que soy en realidad pero… me gusta… está muy guay en serio…- Niel le sonrió contento. CAP lo miró inseguro. Niel retrocedió unos pasos y miró hacia su mochila para de nuevo mirar a CAP.- quiero enseñarte algo… espero que no te rías pero… lo hice el otro día en el recreo y… bueno, míralo tu mismo- Niel acababa de sacar un cuaderno de su mochila y se lo tendió a CAP.

Era el mismo cuaderno que ya le había visto usar. CAP muy callado pasó las páginas y vio los dibujos.

-Es el último- le indicó Niel mientras tanto.

CAP siguió admirando los dibujos, pasando las páginas con cuidado hasta que finalmente llegó a la página con el último dibujo.

Era él.

Pero en versión chibi.

CAP para mayor sobresalto de Niel, de repente explotó en carcajadas. Niel abrió mucho los ojos y se giró hacia el resto del aula donde también los otros niños y el profesor se asustaron al escuchar aquellas inesperadas risotadas.

A CAP le había hecho sin duda mucha gracia su retrato.

Ya recogiendo sus bártulos y materiales. Niel aun seguía dándole vueltas a la reacción de CAP y en esto que estaba mirando el suelo, allí vio una pequeña libreta de notas.

Le sonaba de algo y con razón. Niel la cogió y enseguida se acordó de habérsela visto en alguna ocasión a CAP. Este último se había ido un momento al servicio. Aunque Niel no era una de esas personas que le gusta hurgar en las cosas de los demás, en el caso de CAP no podía evitar sentir una gran curiosidad por saber que había en la libreta. Niel entonces decidió satisfacer sus ganas de fisgonear.

Al abrir la libreta se encontró con múltiples bocetos de gente, lugares, objetos y lo más sorprendente de todo: poemas.

Niel no tuvo tiempo de leerlos ya que CAP estaba a punto de entrar por la puerta del taller. Niel cerró de inmediato la libreta y le miró. Como quien no quiere la cosa lo llamó entonces.

-Hey CAP… ¿esto es tuyo verdad?- CAP al escuchar la voz de Niel lo miró sorprendido mientras se quitaba la camiseta sucia de pintura y después fijaba la vista en la pequeña libreta. Sus ojos se agrandaron con gran sorpresa.

-Dámela…- CAP se aproximó rápido y tendió su mano. Parecía impaciente. Niel miró la libreta y sonrió.

-¿Puedo verla?- sonrió aun más. CAP sin embargo no sonreía.

-No, dámela por favor- pidió con más paciencia de la que acostumbraba a tener.

Niel no parecía por la labor y al final CAP se la quitó.

-¿Has leído algo?- preguntó muy serio.

-no no…- mintió Niel intimidado por la mirada amenazante de CAP.

CAP de hecho parecía bastante molesto. Niel se disculpó varias veces y luego intentó otra táctica: cambiar de tema. A ver si CAP parecía relajarse un poco y que al menos  se le borrara aquella cara de pocos amigos que se le había quedado.

-Eh… hoy hemos terminado pronto… claro, como solo había que darle los últimos toques a nuestros cuadros… oye, ¿por qué no vamos al cine? Hay una peli súper chula ahora mismo y se llama El gran Gatsby.

-Yo no suelo ir al cine, prefiero bajarme las pelis de internet… creo que esa aun no me la descargué…

-Oh yo suelo hacer lo mismo…si quieres puedes venir a mi casa y la vemos.- Niel se sentía aun mal por lo de su libreta -… si quieres te puedo ayudar con los deberes de matemáticas o de Historia… como prefieras…

CAP se lo quedó mirando extrañado.

-¿Qué mosca te ha picado hoy? Estás demasiado… amable…

-Pe-pero qué dices! A ver, ¿vienes o no?

-Yo paso- CAP dijo aquello en aquel momento. Pero unas horas más tarde cuando Niel se disponía a irse a dormir se dio cuenta de que tenía un mensaje en el móvil de CAP en el cual este le decía que al día siguiente sí podían ir al cine.

Niel muy sonriente se fue a dormir aquella noche.

—————————-

Aquello era demasiado. Lo que ocurría entre aquellos dos no era normal, pensaban algunos de los estudiantes apuntados al curso de baile.

Como si fuera poco, tras una larguísima clase llena de insultos del coreógrafo y muchos pasos y sudor, no tenían nada mejor Changjo y  Eyi que hacer que, picarse y quedarse  hasta bien tarde ensayando. El profesor no parecía tener nada en contra y era tal la confianza y la admiración que les tenía que incluso había decidido darle una copia de llaves a Changjo. Posiblemente el profesor pensaba que Changjo y Eyi se estaban preparando para algún torneo o campeonato de baile, pero nada más lejos de la realidad. Aquello era pura diversión y entretenimiento. Pero igualmente ellos dos lo estaban pasando bien.

Aquella noche se les había hecho demasiado tarde y Changjo ya que había perdido bailando ante Eyi decidió invitarla a cenar.

-¿Te gusta la ensalada?- preguntó Changjo viendo a comer a Eyi con gran celeridad y hambre.

-Sí, está… bueni…sima- a Eyi le costaba pronunciar correctamente dada la cantidad de pollo y hojas de lechuga que tenía en la boca. Además habían pedido una pizza. Aquel lugar era un restaurante para vegetarianos, aunque tenía un poco de todo. Era relajado y la comida además de económica estaba deliciosa y era en cantidad.

-Me alegro… eh… ¿sabes qué? había pensado que quizás podríamos vernos en más sitios aparte de las clases de baile… no sé… igual que hoy estamos cenando aquí… mañana podríamos ir a ver una peli. ¿Qué te parece? ¿Te apuntas?- Changjo con expresivos ojos miraba expectante y casi sonriendo a Eyi.

-¿Es una cita?- preguntó Eyi sin mirarle pero tampoco sin parar de engullir.

-Eh… supongo que… ¿sí?… si no quieres no pasa nada yo…- Changjo tragó saliva algo temeroso. Eyi entonces por fin lo miró tras sus gafas de sol oscuras y sonrió.

-Ok, mañana vamos al cine- Eyi había aceptado y Changjo no podía creérselo. Una enorme y estúpida sonrisa se le había formado en la cara. Estaba tan feliz que se sentía capaz incluso de volar.

————

Por fin había llegado la esperada tarde de cine.

Eyi y Chunji habían salido juntos de casa. Sabían que cada uno iba a quedar con alguien pero ninguno de los dos dijo al otro con quien ni cuál era el plan. Ambos esperaban que uno de los dos cediera antes la información pero ambos eran igual de tercos, y entre estas y otras chiquilladas iban corriendo por la calle, ya llegando tarde. Eyi sin embargo no entró por la puerta principal, ella iba a encontrarse con Changjo por una entrada trasera por lo que tiró por una calle distinta antes que Chunji llegara a la sala de cines. Este la vio alejarse un poco extrañado pero igualmente decidió apresurarse y por fin llegó. En la zona de ventas estaba L.Joe esperándole ya con las entradas compradas. Cuando este  le vio suspiró de alegría y con prisas entraron en la sala sin poder comprar tan siquiera palomitas o bebida.

Pero al contrario de lo esperado, Chunji que ya había pensado que algo así ocurriría, se había traído de casa una bolsa de palomitas calentadas en el microondas y también llevaba dos zumos. L.Joe tan solo tenía una botella de agua consigo pero agradeció el detalle de Chunji en gran medida.

-Si nos quedamos sin bebida, puedes beber de mi botella- le sonrió ya acomodado en el asiento. Chunji le devolvió la sonrisa gentil. Ambos se concentraron en la pantalla. Habían llegado justo en el inicio del último anuncio. Ese que pide que apagues tu móvil y seas respetuoso con el resto de espectadores.

Changjo que tenía un amigo trabajando en el cine no tuvo que pagar entrada por lo que simplemente entró acompañado de Eyi, con sus calientes palomitas de colores recién hechas y con las bebidas frías que le empapaban las manos. Ahora solo tenían que buscar dos asientos libres.

La sala ya de por sí estaba casi llena y durante la subida, L.Joe vio a Changjo y también a Eyi para su mayor sobresalto.

L.Joe comenzaba a tener serias sospechas de que algo estaba sucediendo. Algo que no iba a ser agradable para nadie. L.Joe entonces pensó en mandarle un mensaje. Sacó su móvil y comenzó a teclear pero Chunji le interrumpió.

-Tschh… ¿qué haces? ¡Apaga eso! La película casi ha empezado!- le reprendió.

L.Joe no pudo protestar. No podía hacerlo a Chunji. Obediente apagó el móvil e intentó concentrarse en la película.

Changjo estaba comiendo palomitas cuando se giró hacia Eyi y vio como esta se quitaba las gafas de sol. Changjo quedó fascinado. Realmente era bonita. No era la típica chica de revista, era aun mejor. Sin maquillaje, sin nada que cubriera su rostro, ahora podía ver sus rasgados ojos oscuros, su nariz alta y sus suaves facciones. Changjo le costó tragar la última palomita. Eyi fue a mirarle y este se giró rápido hacia la pantalla. Eyi entonces se rió por lo bajo y acercando la mano cogió un buen puñado de palomitas.

—————–

-Pues al final la peli ha estado bien… – comentaba resuelta Eyi a la salida. Changjo estaba terminándose los restos de refresco y ya fuera tiró todos los desperdicios. Ambos se habían quedado un poco rezagados al salir y como Eyi tenía ganas de ir al servicio Changjo la acompañó y se quedó esperando fuera frente a las puertas con los letreritos de baños para mujeres y baños para hombres.

Qué desagradable sorpresa supuso al principio para Changjo que mientras esperaba distraído, de repente saliera L.Joe del baño de los chicos.

Changjo ya no tenía escapatoria ni forma de disimular quién era.

-Hola Changjo… ¿Cómo tu por aquí?- el tono de L.Joe era oscuro. Changjo tragó saliva y miró la puerta del baño de chicas.

-¿Esperas a alguien? ¿Acaso tienes una cita y no me has dicho nada?-L.Joe se acercó un poco más a Changjo para mirarlo directamente a los ojos. El estruendoso sonido de secador de manos y del correr del agua se detuvo dentro del servicio.

-Changjo, lo he visto todo… he visto con quien has venido- L.Joe lo miraba muy serio. Changjo por aquel entonces tenía ganas de huir pero no podía hacerlo, Eyi aun estaba dentro, no podía dejarla tirada. A ella no.

Chunji entonces apareció saliendo de los servicios. Su mirada se posó primero en L.Joe y luego en Changjo que parecía estar pasando un mal rato. No le había dado tiempo a empezar la palabra hola cuando su hermana la terminó por él con un divertido e incrédulo tono.

-¿Hola? Esto, ¿Chunji? Jaja!- Eyi se reía mientras bajaba los escalones y se quedaba mirando a su hermano quien igual que ella no se creía la gran coincidencia. Pronto repararon en sus acompañantes, quienes sin embargo no parecían tan sorprendidos o alegres.

-Bueno, creo que las presentaciones sobran… pero bueno, este es L.Joe y… supongo que ese es tu hermano ¿no?- Changjo sonrió inseguro.

-Si, este es el tonto de mi hermano Chunji. Ya podrías haberme dicho que venías al cine y te hubiera conseguido la entrada gratis- protestó Eyi aun sonriendo. Chunji la miró condescendiente y luego se giró hacia L.Joe. Lo notó raro, demasiado serio de repente.

-Bueno, ya que estamos todos reunidos, ¿por qué no vamos todos juntos a cenar por ahí?- L.Joe le dedicó una sonrisa forzada a Changjo quien lo miró con cierto temor.

-Buena idea, yo… conozco una hamburguesería que está cerca y se come muy bien…- dijo Chunji entonces.

-Genial, pues vamos allí!- L.Joe volvió a sonreír ampliamente. Chunji pudo caer en el engaño, y Eyi también, pero Changjo sabía que en el fondo, las cosas no iban bien. Que L.Joe solo estaba aparentando para ganar tiempo y posiblemente hacer algo. Changjo tuvo buenas razones esa noche para mostrarse tenso y nervioso.

————–

Por fin habían terminado los deberes de matemáticas. CAP estaba sorprendido de que a  Niel se le dieran bien. Juntos recogieron la mesa llena de libros, libretas y bolígrafos y Niel puso la película al fin. Todo parecía ir bien hasta que de repente la película dejó de verse.

-No me jodas que se ha descargado mal… no… no…- Niel con tono infantil casi lloriqueó quejoso. Intentó volver a descargarla pero nada, fue imposible.

-Déjalo, no merece la pena… yo ya tengo hambre así que si quieres o preparamos algo o voy a comprar algo.

-No tengo gran cosa en la nevera así que…

-Ok, vuelvo en un momento- CAP con su acostumbrada frialdad en la voz se levantó resuelto y salió del piso de Niel. Este de mientras puso un mantel y sacó varias bebidas.

Aquella noche al final terminaron charlando y cenando juntos.  De fondo sonaba la música del mp4 de CAP. En el casi toda la música era hip hop, lo que a Niel le gustó mucho.

Muy atento y relajado CAP escuchó lo que Niel le contaba sobre su vida y el mismo.

-Desde los 3 o 4 años empecé a ser modelo infantil, en aquel momento ni sabía lo que hacía pero es cierto que con el paso de los años si tomé más conciencia y aquello era muy agobiante… mis padres no se preocuparon realmente al principio por mi opinión o mis sentimientos, y así estuve largo tiempo hasta que me harté y monté un numerito. Desde entonces tomé la decisión de hacer cosas por mi cuenta y es por eso que vivo solo en este piso. Mis padres aceptaron mis condiciones y cuando les veo ellos parecen estar contentos con el resultado. Creo que también se arrepienten un poco por no dejarme tener una infancia normal y despreocupada… pero bueno, cada uno es como es gracias a su pasado, y me gusta como soy, así que acepto lo que me pasó y ya está… no hay más jeje. Ahora sigo con mis estudios y el dibujo y quien sabe lo que pasará mañana, yo prefiero disfrutar y concentrarme en el presente…- Niel sonrió contento. CAP tenía la mirada perdida, asentía a lo que Niel decía y mantenía en una mano un vaso cerca de sus labios. Bebió y después se relamió los labios aun meditando lo que Niel le había contado.

-Y sabes que, hay una cosa rarísima que me pasa, bueno, son varias pero es que… bueno, el caso es que yo quiero ser normal pero no sé como siempre me pasan cosas raras- Niel había captado la atención de CAP nuevamente quien lo miraba extrañado. Niel continuó contando su historia-… el otro día por ejemplo las luces hacían cosas raras y hará cosa de un mes, las ventanas se abrían y se cerraban solas… y… yo que sé, pero a veces por la noches se escucha cada ruido… especialmente en el baño y yo aquí viviendo solo pues imagínate jaja- Niel se reía desesperado. CAP entonces también se rió mientras volvía a posar sus ojos sobre su vaso de plástico casi vacío.

-Yo también he vivido algo parecido… – confesó entonces CAP-… la lavadora se ponía sola y un día, cuando entré en la cocina, del grifo no paraba de salir agua, agua y cada vez más agua hasta que de repente, salió una mujer vestida de monja del grifo…- CAP con los ojos muy abiertos y sin pestañear se quedó mirando a Niel quien en vilo se había llevado una mano a la boca.

-¿Y entonces qué pasó?-Niel con brillantes ojos esperaba saber más de la historia con la boca entreabierta.

-Mató a la mujer que en ese momento estaba en esa escena de la película- CAP sonrió complacido. Niel había caído en la broma. Este cambió su expresión de miedo por otra de gran indignación.

Sin embargo aquel momento de silencio incómodo pronto explotó en un millar de risas que ni CAP y Niel pudieron aguantarse.

-oye…sigo sintiendo mucha curiosidad por tu libreta… ¿algún día me dejarás ver que tienes dentro?- Aun recuperando el aire, Niel necesitaba hacer una pregunta a CAP

-Eso es personal- afirmó CAP muy serio mientras le ayudaba a recoger la casa.

-Ok…- Niel parecía un poco desilusionado.

-Lo siento…- admitió entonces CAP que lo miró un poco arrepentido

-No pasa nada… aun queda pizza, toma este trozo para ti y este para mí- Niel se zapó en dos bocados el último trozo de la pizza que había traído CAP.

-Oye… – CAP no mordió aun su trozo, se quedó con la mirada baja sin terminar de hablar.

-¿Si?- Niel ya había tragado cuando lo miró algo preocupado.

-Gracias por ayudarme con las tareas- CAP miró a niel a los ojos y le sonrió, aquella era una sonrisa sincera, realmente llena de gratitud. Niel se lo quedó mirando unos segundos y luego salió de su estupefacción.

-Eh…de nada- respondió tímido y sonriente. Aquella noche Niel vio algo que nunca antes pensaría que vería verle hacer a CAP: lavar los platos.

Niel en el marco de la puerta se lo quedó mirando. De fondo aun sonaban las canciones de CAP y en la mente de Niel aun este se preguntaba como las cosas entre ellos dos podían haber cambiado tanto en tan poco tiempo.

Niel comenzaba a creer en los milagros.

————–

Ya hacía un buen rato que el grupo se había dividido. Los primeros en irse fueron Changjo y Eyi. Luego Chunji y L.Joe se habían despedido en la parada de autobuses. Changjo había preferido dar un largo paseo junto a Eyi hasta llegar al portal de ella. Durante ese paseo anduvieron por un puente, hablaron de muchas cosas mientras pasaban bajo la luz anaranjada de las altísimas farolas. El tiempo refrescaba pero era grata la sensación mientras andaban. Bajo ellos estaba el río y a lo lejos la gente a bajo en el parque parecía pasar un buen rato bebiendo y jugando a juegos. Por fin llegaron al portal de la casa.

-Siento que lo de hoy… no haya sido la cita que esperabas… yo tampoco pensé que me encontraría a uno de mis amigos y que este me chafaría la velada…- admitió Changjo avergonzado.

-Tranquilo… creo que ha salido mejor de lo que esperaba… yo al menos me lo he pasado muy bien…y me he reído un montón con L.Joe… jeje

-¿Sí, no? Especialmente cuando él ha contado todos esos malos recuerdos de mi infancia…-Changjo no sabía a dónde mirar de lo molesto y avergonzado que se sentía de solo recordarlo.

-Anda no seas así, no seas rencoroso… ¿acaso no lo has pasado bien?-Eyi alzó las cejas.

-Si…en verdad si- Changjo se rió tímido.

-¡Pues entonces! ¿De qué te quejas?- Eyi susurró acercando el rostro hacia él, llevando de nuevo las gafas que se había puesto nada más salir del cine.

-En verdad si tengo algo de lo que quejarme…- Changjo se quedó mirando a Eyi, directamente  hacia sus ojos y entonces alzó las manos y tocó el rostro de ella. Changjo se aproximó, Eyi se quedó quieta, los dedos de Changjo llegaron a las patillas de las gafas y con suavidad tiraron de ellas hasta sacarlas de detrás de las orejas de Eyi. Está se tensó levemente pero una vez Changjo le quitó sus gafas con delicadeza, estas quedaron en una mano y con la otra volvió a acariciar el rostro de Eyi y entonces la besó.

Eyi suspiró mientras Changjo apretaba con sus labios los suyos, y tras estar unos segundos inmóvil, por fin respondió aquel beso con otro más pasional. Changjo cada vez que movía sus labios tomaba un poco de aire y la besaba con más intensidad. Eyi ya había colocado sus manos en las caderas de él y este la atraía cada vez más. Llegó un momento en que Eyi quedó contra la pared y ambos ya no tenían aire. Se separaron, una mano de Eyi descansaba en el pecho de Changjo. Ambos se miraron jadeando aun.

-Devuélveme mis gafas- Eyi parecía asustada.

-Toma…- Changjo se las devolvió y ella se las puso con cierto temblor en las manos- Eyi… siento habértelas quitado así… sé que son importantes para ti y no lo he hecho con ningún mal…

Changjo ahora no sabía hacia donde miraba Eyi, esta se giró.

-Debería entrar en casa ya… nos vemos…- ella parecía tener la intención de irse pero Changjo la sujetó de los hombros y la puso de frente a él de nuevo, sujetándola con cuidado contra la pared.

-Hey…solo que quiero que sepas que, cuando estas sin ellas puedo ver mejor tu cara, tus ojos, tu expresión… y eso me gusta mucho…eres muy guapa y… tan solo quiero que lo sepas…si no quieres quitártelas lo respeto, y te prometo que no volveré a hacerlo… solo te lo digo para que lo tengas en cuenta… ¿vale?

Eyi no dijo nada, tan solo asintió. Changjo alzó una mano y acarició su mejilla. Eyi alzó el rostro y Changjo entonces volvió a besarla. Ella de nuevo le correspondió con ganas.

Tras un vehemente beso, Eyi se separó de él, se le dibujó una fugaz sonrisa y le dio un empujón en el pecho a Changjo que se rió enseguida.

-Nos vemos… gracias por la cita…

-De nada, cuando quieras repetimos…- Changjo se mordía ambos labios tímido. Eyi se rió echando aire y entonces entró en casa. Changjo lleno de una poderosa energía y alegría salió del portal de la casa, llegó a la calle y empezó a mover los brazos de no saber qué hacer con el cuerpo hasta que terminó haciendo varios gestos de júbilo y victoria porque Eyi le correspondía. Le había besado. Le había besado varias veces y…

Cielos… ¡qué beso!

-¡Sí! ¡Sí! ¡Yeah!- Changjo sonriente se mordía el labio inferior y emprendió el camino de vuelta a casa tarareando una canción.

Pero al doblar la esquina se topó con alguien que hacía un buen rato lo estaba esperando.

-En menuda mierda te acabas de meter…. ¿sabes lo que estás haciendo? ¿Te has vuelto loco acaso?- L.Joe que estaba apoyado en la pared desdobló una de sus piernas y avanzó hacia él clavándole la mirada.

-Puede ser… ¿pero tú, precisamente tú vas a darme un sermón sobre mis actos? Tú no eres el más indicado… no cuando estas metido en esto solo por Chunji… ¿Cuándo vas a ser sincero contigo mismo L.Joe? Admítelo… has estado desde siempre detrás de él…y ahora, te estás aprovechando de las circunstancias… así que no me vengas con el rollo de que mal me estoy portando porque tu tampoco eres un modelo ejemplar…- Changjo al terminar de hablar le dio la espalda y empezaba a alejarse.

-¡Puede que no lo sea, pero yo al menos no traiciono a mi mejor amigo!- alzó la voz L.Joe.

Changjo se giró, en su rostro había una mueca de cierto arrepentimiento. L.Joe se lo quedó mirando. Ciertamente estaba preocupado.

-Nos vemos mañana…adiós…- casi con cierto temblor en la voz, Changjo se despidió y desapareció en la oscuridad de un callejón desértico.

———-

Para cuando CAP llegó a su cuarto y se echó en la cama dejándose caer, en su casa sucedía la misma historia de siempre. Sus padres volvían a discutir. CAP de nuevo como solía hacer siempre, se puso la música a todo volumen en sus cascos. Y mientras escuchaba su música favorita e ignoraba los gritos de su padre y las lágrimas de su madre, se puso a escribir en su cuaderno. En aquellos momentos solo una persona ocupaba sus pensamientos y esta era Niel y tan solo de pensar en él, una pequeña inspiración se tornó en palabras que comenzó a plasmar en forma de poesía.

————

Un nuevo día, una nueva clase y de nuevo Eyi se escapaba de esta.

Pero algo había cambiado en esta ocasión. Eyi si salía de clase cuando el profesor no miraba no era porque se aburriera especialmente, sino porque había quedado con alguien en la azotea del edificio.

Una vez terminó de subir las escaleras y abrió con fuerza la pesada puerta de metal allí estaba Changjo esperándola. Bajo la luz de aquel soleado día, Eyi corrió a su encuentro y se abrazaron. Changjo entonces la miró al rostro y Eyi tras sus gafas, entrecerró sus ojos mientras miraba los de Changjo aproximarse.

De nuevo se besaban con pasión.

-Sabes… me gustaría que fuéramos a algún sitio y disfrutar del día que hace hoy…- pidió Eyi sonriendo tímida. Changjo sonrió ampliamente.

-Deseo concedido- y agarrados de la mano bajaron las escaleras a trompicones y con disimulo salieron del instituto hasta que la libertad de las calles los abrazó en su protección y pudieron andar de la mano hasta llegar a un parque y sentarse a la sombra y abrazarse mutuamente.

-Últimamente Changjo se porta de una forma muy rara…él normalmente no falta a clase… siempre está con nosotros… siempre me acompaña… y ahora…no se le ve el pelo a penas… – Ricky miraba por la ventana de la clase a la calle, pensativo, serio, no muy contento.

L.Joe y CAP se miraron y no sabían que decir.

-Y encima, antes le veo, le pregunto por Eyi y nada, me rehuía, como si no quisiera decirme qué es lo que sabe de ella!- se quejó Ricky.

-Lo siento jefe… realmente no sé qué le pasa… está muy raro si… pero bueno, todos tenemos malos días no?- afirmó L.Joe intentando suavizar la situación.

-L.Joe tú sabes que esto no es cosa de un día, sino de varios… y ahora Changjo de nuevo se ha ido.  Creo que me está ocultando algo y quiero saber qué es. ¡CAP despierta!- Ricky llamó a su amigo alzando la voz. Este que parecía ensimismado pensando en algo le miró y se puso recto.

-Quiero que localices a Changjo, que le sigas y si descubres algo, que me lo digas inmediatamente, ¿de acuerdo?

-Vale… voy a ello- CAP se despidió con la mirada de L.Joe que parecía más tenso que antes.

En el fondo deseaba avisar a Changjo pero… ¿y si Ricky le descubría?

-jefe… yo, he quedado con Chunji, el hermano de Eyi, somos buenos amigos y como tengo su confianza… hoy le pediré que organice una cita con usted y su hermana, ¿ok?

-Bien… muy bien… hazlo… espero tu llamada… yo me iré a mi casa a prepararme entonces- Ricky se levantó y se ajustó la chaqueta. Sonrió contento a L.Joe y salió por la puerta. L.Joe dejó de sonreír y salió rápido en la dirección opuesta.

——-

CAP aparcó su moto frente a la casa de Niel. Nada más quitarse el casco lo vio asomarse por el pequeño balcón de su piso.

-¡Hey! ¿Qué pronto has llegado no?- se sorprendió Niel hablando desde lo alto en su piso. CAP alzando la cabeza lo miraba.

-¿Cómo sabías que estaba aquí?- le preguntó proyectando su voz alta y clara.

-Tu moto hace un ruido espantoso…jaja!- se rió Niel.

-Ja!- CAP hizo una mueca y con el caso bajo el brazo y la mochila a la espalda se dirigió hacia el portal. Nada más entrar le tendió a Niel una bolsa blanca.

-¿Qué es esto?- la voz de Niel sonaba congestionada.

-Medicamentos, tienes que ponerte bueno pronto.

-Oh… no hacía falta CAP… gracias- Niel se llevó la bolsa a la cocina.

CAP observó el aspecto que tenía la casa. Había pañuelos por todas partes. Soltó sus cosas y entonces sacó su libreta. Cuando Niel volvió a aparecer este estaba sonándose la nariz y llevaba un vaso con jarabe.

-Me hubiera gustado llegarme antes… hoy las clases fueron muy aburridas…y sobre todo aguantar a Ricky… eh… he pensado que ya puedes leer esto… seguramente así estás entretenido un rato y… también puedes darme tu opinión…lo cierto es que nunca se lo he enseñado a nadie antes…- CAP le tendió la libreta una vez Niel terminó de beber el jarabe.

-Oh… ¿en serio?- aquella voz nasal le daba un toque muy cónico. CAP se aguantó las ganas de reír y sonriente, casi con los ojos convertidos en dos líneas asintió.

Niel tomó la libreta y se dejó caer en el sofá, apartó varias bolas de pañuelos y se puso a leer con avidez. CAP a su lado se lo quedó mirando con los ojos entrecerrados, volvió la mirada hacia la libreta y se quedó recostado cerca de Niel.

Mientras estaban así de tranquilos CAP no se dio cuenta de que Ricky lo estaba llamando al móvil.

Para cuando quiso ver las llamadas habían pasado varias horas y CAP con bastante timidez le había entregado una carta a Niel. Le había pedido que no la leyera delante de él, por lo que Niel asintió prácticamente muy colorado y no solo por el resfriado.

Se despidió de CAP quien con prisas salió del lugar y se montó en su moto y arrancó con gran rapidez haciendo de nuevo ese gran ruido mientras su figura se hacía más y más pequeña. Niel lo vio alejarse y una vez desapareció, entonces abrió la carta con ansia.

———

Dado que ni L.Joe ni CAP respondían, un alteradísimo Ricky no tuvo más opción que recurrir a una opción en la que muchas veces había pensado pero que nunca se había atrevido a elegir por lo radical que era.

Llamar a su primo. Este tenía una especie de banda de gánsteres. Y lo que pensaba pedirle era un gran favor pero seguramente luego podría devolvérselo de alguna manera, o eso al menos esperaba Ricky.

-Eh… ¿primo?- alguien había descolgado, Ricky esperó y entonces escuchó la voz de su primo.- oh, hola primo eh, si si hace tiempo que no hablamos, bueno pues por eso mismo te llamaba, ¿todo bien? Oh… no lo sabía que hacía poco habías salido de la cárcel… no, mama no me dijo nada… bueno pues, felicidades… jeje… eh… bueno también quería preguntarte si me podías hacer un favor… si, eh, sería que siguieras a un amigo mío, Changjo, ¿te acuerdas de él? Si, una vez estuvimos juntos en su casa… me gustaría que lo localizaras…y que lo siguieras y me informaras de que es lo que hace… te lo pagaré bien… ¡si te lo pido es porque no tengo a nadie más y también porque tú eres el mejor primo! Je je… si… si claro… ok, espero entonces  noticias tuyas… Ciao… Ciao…- Ricky parecía nervioso y algo preocupado, pero había tomado una decisión y cuando lo hacía era imparable.

Pasaron una hora, dos horas y entonces una llamada sonó en el teléfono fijo. Ricky descolgó y para su sorpresa era CAP. Justo en aquel mismo momento llegaron varios mensajes al móvil. Ricky mientras los abría respondió a CAP.

-¿Dónde coño te habías metido idiota? Te estuve llamando un montón de veces para saber si habías dado con Changjo y… – Ricky se quedó muro. Lo que veía en la pantalla de su móvil no era de su agrado para nada. Habían llegado varias fotos de Changjo con Eyi, los dos juntos, abrazados…

CAP le hablaba por el teléfono pero Ricky simplemente le dijo:

-Ve al instituto, espera allí a unos amigos míos, te llamaré.

Por el tono de voz de Ricky, CAP supo que algo iba mal.

Muy mal.

——-

Chunji y L.Joe acaban de ganar otra partida contra un videojuego de zombis. Chocaron las palmas y se rieron.

-Estuvo muy bien esta ronda… ¿ahora a cual juego pasamos?- L.Joe parecía muy entusiasmado. Chunji suspiró.

-Yo prefiero darme un respiro de recreativos, ¿por qué no nos sentamos ahí en el bar de la bolera y charlamos un poco? Esto algo cansado, me duelen incluso los ojos un poco…- admitió Chunji. L.Joe alzó las cejas sorprendido.

-Oh, ¿en serio? Vale, vale sin problemas, sentémonos…- L.Joe acompañó a Chunji y se sentó a su lado. Pidieron unos refrescos y se pusieron a hablar de varias cosas como el instituto o las clases de videojuegos.

-Hoy estamos llevando todo a la práctica pues sin clases de videojuegos, que mejor que ir a un recreativo jaja- se rió Chunji dándole un sorbo a su vaso lleno de hielo. L.Joe se rió con él. De nuevo sintió que el móvil vibraba en su pantalón. L.Joe volvía a ignorarlo e intentaba concentrarse en Chunji.

-Oye, puedo hacerte una pregunta… ¿tu hermana tiene novio?

-¿Eh…?- el rostro de Chunji se ensombreció, desapareciendo su sonrisa inmediatamente. – ¿por qué me lo preguntas?

-Porque tengo curiosidad y… un amigo… bueno, ya sabes quién es, él está de enamorado… hasta las cejas por tu hermana y… me pidió el favor de pedirte una cita con ella jeje- L.Joe sonreía falsamente. Chunji frunció el ceño y se quedó pensativo.

-oh… bueno pues… no sé… ella es… ya sabes… especial… puedo intentar hablarlo…-Chunji sonaba no muy convencido.

-Oh, eso sería perfecto…- L.Joe notó que el móvil de su pantalón volvía a sonar-.. Eh… voy a responder una llamada y ahora vuelvo… ok?- L.Joe sonreía ampliamente pero Chunji sabía que aquello era demasiado falso como para ser creíble. Chunji sonrió débilmente y luego muy serio lo vio alejarse hasta llegar a la entrada de los recreativos. Chunji suspiró y cuando vio que L.Joe desaparecía por una de las esquinas se levantó y se acercó. Anduvo hasta que llegó donde L.Joe andaba de un lado para otro hablando muy agitado.

-A ver Ricky, relaje, todo está controlado, Changjo seguramente estaría sacándole información, no… no te pases tío… mira, tengo buenas noticias, ya te dije antes que me vería con Chunji y que conseguiría una cita con su hermanita ¿no?, pues lo he conseguido, así que no tienes nada de qué preocuparte, todo va como la seda, ¡Eyi será tu novia en poco tiempo! Y todos felices! Venga… nos vemos ahora… llama a tu primo y dile que… vale vale vale, no me entrometo….ok… bye…- L.Joe suspiró tras colgar el móvil. Se giró y de sopetón se encontró con Chunji. Este lo miraba muy serio, y parecía realmente enfadado. L.Joe palideció.

-Chunji… ¿has estado escuchando?- los ojos de L.Joe brillaron empañados por el temor.

-Si, lo suficiente como para darme cuenta del gran farsante que eres… ¿con que amigos eh? … todo era por mi hermana… vete a la mierda…-dicho esto Chunji con la mirada llena de agua le dio la espalda y emprendió la marcha. L.Joe intentó detenerlo pero Chunji le dio un manotazo para quitárselo de encima.

-¡No! No me toques… vete con Ricky y cuéntale lo bien que te lo has pasado hoy riéndote de mi…y no vuelvas a contactar conmigo… no quiero volver a verte- Chunji se ajustó la chaqueta y se fue a gran paso.

L.Joe se quedó clavado en el suelo, con el móvil aun en mano y dos lágrimas bajando por sus mejillas.

—————

-¿Qué te parece mi humilde hogar?- preguntó Changjo llevando de la mano a Eyi y sentándola en la cama de su cuarto.

Changjo había llegado a su piso y ya que sabía que no estarían sus padres tenía una buena oportunidad para tener un rato de intimidad con ella.

Esta miraba a su alrededor y sonreía satisfecha.

-Está bonito, limpio y ordenado… ¿por casualidad no me habrás llevado al cuarto de tu hermana verdad?- lo miró suspicaz. Changjo se rió y se sentó a su lado.

-No, no es el cuarto de mi hermana mayor, es el mío por increíble que te lo parezca- Changjo sonreía abriendo mucho los ojos y acercando el rostro.

Eyi se rió por lo bajo y aunque sus gafas no permitían apreciarlo, entrecerró sus ojos antes de besar a Changjo.

Volvían a besarse ardientemente, como si de toda la vida lo hubieran hecho. La sensación era fantástica y realmente se sentían cómodos el uno con el otro. Changjo se separó un poco de Eyi y acariciando su rostro la miró embelesado.

-Eyi…- Changjo parecía de repente un poco preocupado-… puedo preguntarte porqué llevas tus gafas de sol siempre? Sé que debe ser algo muy importante y, no quiero sonar cotilla pero me gustaría conocer tu historia…

-Bueno…está bien que lo preguntes…- Eyi se quitó las gafas y las miró en sus manos- normalmente la gente simplemente se ríe y me acusa o dice tonterías y ya está; lo cierto es que estás gafas no son mías… eran de mi abuelo. Yo desde muy pequeña siempre he sido una niña muy problemática, por cualquier cosa me ponía a llorar a patalear a chillar y… mis padres cuando ya no podían más pues nos llevaban tanto a mí como a mi hermano con mi abuelo. Él siempre se portaba muy bien con nosotros y la verdad es que mi comportamiento cambiaba bastante cuando estaba en su casa… el hecho es que si él me dio estas gafas fue porque me conto que siempre que él sentía miedo él se ponía estas gafas, así la gente no podía ver su expresión, no podía sentirse amenazado o débil… y por ello me las dio y… el caso es que no he cambiado, sigo siendo la misma niña que tiene miedo de todo, incluso ahora, tengo miedo de que puedas hacerme daño… de lo que me haces sentir… y por eso llevo las gafas siempre…- Los labios de Eyi habían temblado mientras hablaba del recuerdo de su abuelo. Changjo se había contagiado de esa emoción también.

-Eyi mírame a los ojos… ¿tú crees que quiero hacerte daño? No pienses eso porque no es verdad, yo si estoy aquí es porque me siento genial a tu lado y porque eres una chica muy dulce y divertida… por mucho que aparentes ser una chica mala…aunque ese aspecto también me guste jeje pero, lo que quiero decir es que, es normal sentir miedo, y te voy a confesar algo, yo, desde hace mucho tiempo llevo esto conmigo a modo de amuleto- Changjo sacó una cadena de dentro de su camisa. De esta colgaba un anillo- esto lo convertí en mi protector, y nunca me separo de él… es parecido a lo tuyo…escucha Eyi, yo creo que tu abuelo no quería que siempre llevaras las gafas, ya el otro día comprobaste que pueden ser un estorbo y seguro que lo has pensado más de una vez… las gafas de sol son para llevarlas en días tan soleados como el de hoy… y si te las quieres poner a menudo por mi está bien, pero te digo, tu eres lo suficiente valiente como para no necesitarlas más…y sabes qué? Te voy a dar mi amuleto, para que veas mis buenas intenciones y para que poco a poco vayas dejando de usar tus gafas- Changjo diciendo esto colocó la cadena en el cuello de Eyi y ésta muy sorprendida lo miró.

-Pero es tú amuleto…Changjo…yo…- Eyi parecía alarmada.

Súbitamente  se escuchó un fuerte estruendo en la parte baja de la casa. Changjo se levantó rápido y se asomó a la puerta. Varias voces y el ruido de cosas romperse fue ascendiendo conforme un grupo de hombres subían por las escaleras. Changjo cerró la puerta y puso el cerrojo.

Esas voces eran fáciles de reconocer. Eran el primo de Ricky y su grupo de matones. Changjo con los ojos llenos de terror miró a Eyi.

-Tienes que irte, ven hay una escalera de incendios cerca de mi balcón, vamos…- Changjo agarró a Eyi de la mano y saliendo al balcón la ayudó a pasar la barandilla y a sujetarse a la escalera.

-¿Qué ocurre Changjo? ¿Quiénes son esos?- Eyi lo miró asustada.

-Vete, luego contactaré contigo ¿ok? Vamos! Corre!- la apremió.

Eyi le hizo caso y subió los ruidosos escalones rápido y llegó a la azotea. Desde allí vio otra escalera a lo lejos. Continuó su huida.

Mientras tanto Changjo aguardaba en la habitación. El grupo de gánsteres habían llegado, estaban aporreando a la puerta y finalmente la echaron abajo.

El primero en entrar fue Ricky.

-¿Dónde está Eyi?

-No sé de qué me hablas ¡NI A QUE COÑO VIENE TODO ESTO! ¡Te has vuelto loco Ricky?!!- Changjo alzó la voz muy cabreado.

Ricky en respuesta le tiró a la cara las fotos impresas de él junto a Eyi.

-Explícame esto entonces…

Changjo miró las fotografías tiradas en el suelo y palideció.

-Ya veo que no tienes forma alguna de defenderte… chicos, darle una lección de humildad y respeto…

-Eso está hecho primo, vamos chicos, a por él!- el primo y el resto de tíos altos y musculosos se lanzaron contra Changjo y entre puñetazos y patadas lo tumbaron y continuaron dándole una paliza sin posibilidad de defenderse. Ricky se giró siendo incapaz de mirar y se fue.

—————-

Ya llevaba un buen rato esperando allí  CAP no sabía cuando Ricky iba a aparecer. Changjo miraba nervioso su móvil y entonces una voz le saludó amigable a sus espaldas.

-¿Hola? ¿Qué haces tú aquí?

CAP sobrecogido se giró y miró a Niel que aun seguía parado en el sitio.

-¿Y tú? Deberías estar en casa recuperándote…y…- CAP recordó la carta y el pulso se le aceleró. Niel empezó a ponerse rojo y bajó la mirada.

-Eh… es que… he venido para terminar de preparar algo que… bueno es mi cuadro, te dije que no pude terminarlo el otro día y… lo cierto es que, como el profesor me llevo muy bien con el profesor pues este me dijo que podía pasarme siempre que quisiera y me hizo una copia de las llaves…y a eso iba a…CAP, me gustaría enseñarte lo que he hecho…- La última frase Niel la pronunció con más decisión y claridad. Había avanzado y ahora estaba frente a CAP quien lo miraba muy callado, casi parecía no respirar.

CAP no pudo si quiera escuchar su propia respuesta ya que el ruido de varias motos silenciaron su voz. CAP y Niel se giraron sorprendidos y allí un grupo de motoristas llegaron armando jaleo y aparcando cerca de ellos. CAP reconoció a Ricky y al primo de este…

-CAP… qué sorpresa… no esperaba verte acompañado… ¿tú eres Niel no?- Ricky avanzó y con aspecto de consternación lo miró con asco. Luego volvió la mirada a CAP.

-Parece que Changjo no es el único que se ha portado mal verdad primito? ¿Qué quieres que le hagamos a él?- preguntó el fuerte y gordo primo de Ricky que avanzó con un bate en mano. Ricky abrió la boca:

-CAP… ¿no tienes nada que decirme?

CAP se quedó en silencio, lanzando fugaces miradas al grupo de matones.

-Ricky… ¿qué le has hecho a Changjo?- preguntó con cierto temblor en la voz.

-Lo que se merecía… y ahora tu vas a ser sincero conmigo y me vas a contar lo que haces aquí por las tardes…

-Ahí estamos…. ¿qué es eso tan importante que te quita tiempo para estar con mi primito? ¿Eh niñato? ¿Quizás das clases de ballet junto a esa niña de ahí? Oh… seguro verdad chicos? Jajaja aunque con esas ropas seria un poco raro no… quizás son clases de manualidades? Por qué no nos enseñas el sitio donde haces dibujitos con tu amiguita eh?- el primo de Ricky avanzó y pasó un brazo sobre los hombros de Niel quien se quedó inmóvil y casi sin respirar. CAP lo miró tensó y luego miró a Ricky.

-Está bien, os enseño el lugar… es por aquí… Niel, dame la llave…- CAP tendió una mano a Niel quien con los ojos brillantes de miedo parecía a punto de negarse pero al final alzó una mano con la llave que el primo de Ricky le arrebató con rapidez.

Todo el grupo entró en el taller y sin miramientos comenzaron a tirar los caballetes, a volcar las mesas, a estallar botes de pintura contra las ventanas.

Niel y CAP se quedaron quietos en el centro de la estancia. Atentos a los movimientos de los gánsteres quienes no tardaron en reparar en un caballete que no muy lejos de Niel estaba cubierto con un paño y justo sobre él caía la luz de uno de los focos. El primo de Ricky avanzó y atrajo hacia así a Niel.

-¿Esto de aquí de quién es? ¿Lo sabes?

-Si… es mío…- tartamudeó asustado Niel mientras miraba de reojo el bate que estaba cerca de su cuello.

-Wow… ¿podemos verlo? ¿O es una sorpresa para alguien? Venga chicos, descubramos que hay debajo de ese trapo jaja!!- gritó el primo de Ricky.

Uno de los violentos chicos levantó el pañuelo que cubría el lienzo y para sorpresa de todos allí apareció un retrato de CAP en el cual este era retratado como un ángel.

Un montón de risas estruendosas y alocadas llenaron el lugar entonces. Algunos casi se tiraban al suelo sin poder controlarse y otros como niel y CAP permanecían mudos, inmóviles, incapaces de hablar. CAP en particular miraba el dibujo con los ojos acuosos.

-Ay… ay que gracia… un angelito… que mono… jiji… bueno CAP yo supongo que esta mariconada es imposible que te guste así que se lo tienes que dejar claro a este Picassito, coge esto- el primo de Ricky le tendió el bate de beisbol- y rompe ese cuadro tan cutre para que este maricón no vuelva a dibujar una mierda así.

CAP parecía no querer moverse del sitio. El primo de Ricky hizo una señal a uno de los chicos que cogió a Niel y lo sujetó del cuello. Este se quejó dolido. CAP miró de reojo a Ricky quien empezaba a parecer bastante asustado.

-Primo no crees que…

-CIERRA EL PICO RICKY! Es que crees que así algún día te vas a hacer respetar?? Siendo un asqueroso blandengue?? Debes ser duro con aquellos que te deban lealtad!!- le gritó su primo apuntándole con un dedo. Ricky se quedó callado y bajó la cabeza. CAP entonces avanzó y alzó el bate, parecía respirar irregularmente y entonces lo hizo. Con el extremo del váter atravesó la tela destrozando la obra de arte de Niel. CAP extrajo el bate y volvió a pegar el lienzo repetidas veces. Una vez en el suelo lo piso, lo desgarró aun más y lo arañó con la suela del zapato ensuciándolo y emborronando el dibujo.

CAP jadeante por fin había terminado la tarea. Se volvió hacia el primo de Ricky quien comenzó a aplaudir contento.

-Buen trabajo, veo que sigues siendo uno de los nuestros, un autentico hombre… estoy orgulloso de ti…- el jefe de los gánsteres apoyó una mano en el pecho de CAP y lo golpeó con suavidad a modo de señal de apreció. CAP no expresaba ningún sentimiento, algo sudoroso y con todos los músculos tensados siguió al grupo entonces que se retiraba de la escena.

Niel cayó al suelo y se quedó allí de rodillas sintiendo como CAP pasaba de largo y lo abandonaba allí.

Un río de lágrimas afloró abundante y lleno de dolor desde los ojos de Niel que destrozado como su dibujo cada vez se hundía más en el suelo.

————

Chunji jadeaba asfixiado. Con las manos en sus rodillas descansaba un momento y meditaba las posibilidades. Con la frente perlada miró a su alrededor, a los edificios y a todas las escaleras de incendios que había. Hacía escasos minutos había hablado con su hermana y había salido en su ayuda.

Y de nuevo su móvil sonaba. Chunji lo miró agitado pero su expresión cambió al ver que era de nuevo él.

Chunji cortó la llamada y volvió a guardarse el móvil. Tenía que encontrar cuando antes a su hermana. Antes de que esta se metiera en un verdadero lio del que ninguno podrían salir ilesos.

El móvil volvió a vibrar y Chunji gritó desesperado. Tenía ganas de estallar el teléfono en el suelo.

La ansiedad parecía a punto de devorarlo. No sabía dónde estaba y tampoco veía a su hermana. Él nunca había estado allí… estaba perdido… y solo…

O quizás no.

-¡Chunji! – el nombrado que iba a empezar a correr en una nueva dirección se detuvo en seco, a sus espaldas estaba L.Joe cuyo rostro de terror era visible.

Este corrió en su dirección, Chunji negó con la cabeza.

-No… no te acerques… largo…

-Chunji escúchame… posiblemente estamos los dos aquí por el mismo motivo…

-¿A sí? ¿Acaso mi hermana corre peligro por tu culpa? Eh cabrón!- Chunji lo empujó. L.Joe se mordió el labio inferior, cerró los ojos y tomó aire.

-No es por ella por quien he venido exactamente… Changjo me llamó, le han dado una paliza y he venido a buscarlo… y de paso saber hacia dónde fue Eyi… por favor Chunji, ven conmigo, no es seguro que andes por aquí tu solo…

-No me digas que es lo que puedo hacer… mi hermana me ha llamado y voy a encontrarla y a llevármela de aquí… a alejarla de todos vosotros… no me sigas te lo advierto…- Chunji parecía al borde de las lágrimas y se marchó a paso decidido.

L.Joe aun así lo siguió e intentó alcanzarlo.

——————–

 Niel con lentos pasos acababa de llegar hasta la puerta de su piso. Sin esfuerzo empujó la puerta y esta se cerró tras él. Se encontraba mareado, casi como ido. Con los ojos entrecerrados, hinchados de llorar avanzó hasta llegar al baño donde dejó correr el agua de la bañera. Niel se sentó entonces en el suelo y se quedó inmóvil. Como un muñeco sin vida. Toda la felicidad que una vez lo había llenado se había esfumado. Niel entonces al notar que la bañera estaba llena de suficiente agua comenzó a introducir una pierna y luego otra. Llevaba aun la ropa puesta pero eso no importaba, ahora lo único que quería era sentir más dolor, y el agua fría ayudaba. Temblando todo él se introdujo hasta que el agua llegó a su pecho. Niel cerró los ojos e hizo un esfuerzo por controlar sus temblores y entonces recordó una carta que había llevado guardada en su bolsillo todo aquel tiempo y la sacó. Deslió el papel y la volvió a leer otra vez.

Ahora la tinta se había corrido un poco pero el mensaje y las palabras de CAP seguían allí… Niel sintió tibias lágrimas recorrer de nuevo sus mejillas y abatido arrugó la carta y la lanzó lejos.

Se recostó un poco más en la cavidad de la bañera y miró hacia la luz que se proyectaba desde la ventana. Poco a poco dejaba de sentir dolor. Poco a poco dejaba de sentir nada…

Quería que el dolor se marchara y aquello parecía estar surtiendo efecto.

———————

Habían vuelto a la casa de Changjo pero este ya no estaba. CAP vio restos de sangre por el suelo y en el marco de la puerta.

-Tu nenaza, busca a tu amigo y encuéntralo, no debe de haber ido muy lejos… seguramente si sabe dónde está la chica…- el primo de nuevo volvió a llamar a CAP. Este comenzó a temblar lleno de rabia. Se giró amenazante y miró entonces a Ricky.

-No sé lo que le habéis hecho a Changjo pero no se lo merecía… al igual que no te mereces tener ningún amigo Ricky… lo siento pero no pienso ayudarte más en esta locura… ni en otro capricho tuyo, lo siento pero no…- CAP lanzó el bate a los pies de Ricky y se largó en busca de su moto que estaba calle abajo. Los matones se quedaron boquiabiertos pero pronto su líder les dio indicaciones de apresarlo, sin embargo CAP fue suficiente rápido como para quitárselos de encima no sin antes recibir algún puñetazo y quitárselos a patadas de encima mientras arrancaba la moto y salía a toda velocidad del lugar.

-Chicos vamos a buscar a ese Changjo y a la furcia de su novia y vamos a enseñarles que con nosotros no se juega…

-Primo… déjalo… ya es suficiente… yo…

-Cállate!!- el primo de Ricky le dio un fuerte bofetón que lo tumbó. Ricky al incorporarse se sintió húmeda la mejilla y al tocársela descubrió que le había hecho sangre. Ricky comenzó a llorar en silencio.

-¡Ricky! – la voz de L.Joe se aproximaba, junto a él estaba Chunji. El grupo de matones se quedaron mirándolos.

-¿Dónde está mi hermana?! Responde!!- Chunji avanzó hasta Ricky y lo cogió del cuello y lo zarandeó. Ricky negó varias veces con el rostro roto por la congoja.

Chunji entonces sintió un fuerte golpe que lo tiró a un lado. Uno de los del grupo le había dado una patada en el costado.

-A mi primo no lo toca nadie! Maldito…!- no pudo terminar la frase, L.Joe le dio un derechazo tumbándolo de un solo golpe. El matón sacudió su cabeza aún aturdido.

-A quien nadie va a tocar es a Chunji hijo de perra…- L-Joe con el rostro turbado de ira avanzó unos pasos hasta el primo de Ricky con intención de atacarle una segunda vez.

Ricky se levantó del suelo y fue a detener a L.Joe pero no hizo falta decir nada. Otra persona gritó por el esta vez.

Una voz de chica.

-¡PARAD DE UNA VEZ!- Eyi por fin había aparecido. Junto a ella, ayudándose de sus hombros, andaba Changjo cojeando y con un ojo cerrado y completamente amoratado.

Todo el grupo la miró. Eyi ayudó a Changjo a apoyarse en una pared y avanzó decidida hacia donde estaba Ricky y su primo quien se levantó con agilidad y apartó a L.Joe de un empujón. A este lo sujetaron dos tipos. El líder de los gánsteres hizo frente a Eyi.

-Con que esta es la chica que te quieres tirar primo? Veo que tienes buen gusto… pero debes enseñarla bien…no tiene modales ningunos…- dicho esto el muy déspota asestó una fuerte bofetada a Eyi haciendo que sus gafas salieran volando y se rompieran en la caída. Eyi quedó con la cara vuelta cuyo lado enrojeció rápidamente.

Muy lentamente Eyi volvió la mirada hacia su atacante.

-Mira quien fue a hablar…- Eyi con rápidos reflejos esquivó las manos del otro y le propinó un codazo en el lateral de la cabeza. El joven cayó al suelo y  Eyi entonces aprovechando la oportunidad tomó la posición adecuada para dejarse caer de tal forma que su rodilla cayera justo en la mitad de la columna de su adversario.

Este chilló de dolor y el grupo quedó impactado.

El primo de Ricky había empezado a llorar y a vociferar toda clase de insultos mientras pedía ayuda a sus camaradas. Changjo, Chunji y L.Joe ayudados por Ricky empezaron a agredir al resto de la banda pero entonces el sonido de la sirena de un coche de policía llenó el lugar. El grupo de matones entonces comenzaron a huir, incluido el dolorido jefe. Los padres de Changjo no tardaron en aparecer.

La contienda había llegado a su fin.

———–

CAP dejó a un lado tirada su pesada moto, le daba exactamente igual. Corrió todo lo que pudo hasta llegar al piso de Niel. Ya se había pasado por el colegio, y allí no estaba. Solo le quedaba la opción de buscarlo en su casa o en alguna de sus amigos.

CAP aporreó la puerta.

No hubo respuesta.

CAP volvió a aporrear la puerta y a gritar el nombre de Niel atrayendo la atención de los vecinos de la misma puerta que se asomaron a mirar por sus mirillas. CAP entonces empujó y la puerta cedió. No estaba del todo cerrada. CAP entró corriendo.

En aquellos momentos solo una persona ocupaba su cabeza y la buscaba desesperado.

Por fin llegó a la puerta del baño. Estaba cerrada con pestillo. CAP llamó varias veces a Niel pero este no respondía.

CAP entonces no se lo pensó. Retrocedió y cogiendo carrerilla de una patada tiró la puerta abajo. Un ruido estrepitoso sonó al caer la gran madera en el suelo del baño. CAP  entonces fijó la vista en la bañera, dentro había alguien. CAP corrió y se tiró de rodillas y metió las manos para sacar a Niel que tomó aire asfixiado.

-¡NIEL! ¡QUE MIERDA HACES! ¡INTENTABAS SUICIDARTE O QUE!- CAP sujetándolo de los brazos miró como Niel abría los ojos de par en par y chorreaba entero de agua. CAP sin obtener respuesta entonces tiró de él y lo obligó a salir de la congelada bañera. Niel  apenas tenía fuerzas por lo que CAP tuvo que ayudarlo para que no se cayera.

Finalmente ambos quedaron sentados en el suelo y CAP lo envolvió en una manta sin parar de mover sus manos para hacerlo entrar en calor. Ahora era CAP quien verdaderamente estaba temblando.

-Lo siento… lo siento….lo siento…- CAP estaba llorando, su voz era casi un susurro, enturbiada por sus quejidos. Niel  con los ojos entornados centró su atención en el rostro de CAP quien al poco rato dejó caer su rostro en el pecho de Niel.

Niel estaba en shock  pero tras volver a tomar aire una vez más y dejarlo salir con fuerza, se puso de rodillas y pasando sus brazos alrededor de CAP lo abrazó mientras con suavidad dejaba caer su cabeza sobre la del otro.

CAP se movió lentamente y lo abrazó con fuerza y de esta manera pudo escuchar lo rápido que iba el corazón, tanto como el suyo propio.

Niel volvía a respirar entrecortadamente como si no terminara de arrancar a llorar. Entre jadeos CAP hizo un esfuerzo y alzó su cabeza para mirar a Niel, sus rostros quedaron separados por escasos centímetros, ambos jadeaban y sentían el aire del otro rozar su cara. CAP aun jadeante y empapado aproximó entonces su rostro y apresó los carnosos labios de Niel entre los suyos. Niel sentía como CAP jadeaba aun, como el aire escapaba de su nariz mientras sus labios no se movían. Niel cerró los ojos y continuó aquel beso y poco a poco, ambos comenzaron a tranquilizar sus respiraciones.

El teléfono de CAP volvía a vibrar, ahora en el suelo encharcado del baño. Sin embargo CAP no tenía la más mínima intención de responder. Ahora lo más importante era atender a Niel y seguir besando sus dulces labios.

————-

En casa de Changjo las cosas ahora parecían más tranquilas, a excepción de sus padres que parecían al borde de un ataque al corazón. Ricky acompañado de L.Joe y Changjo prestaron declaración a la policía y aunque mintieron en una cosa, todo lo demás era cierto.

¿En qué habían mentido? Pues en lo que solo un amigo sería capaz de mentir por tal de proteger a otro amigo. Habían cubierto las espaldas a Ricky, por mucho que en el fondo pudiera merecerse un tiempo en una cárcel de menores, tanto Changjo como L.Joe sabía que su amigo había aprendido la lección. En todo aquel rato no había parado de llorar y de suplicar perdón. Changjo y L.Joe intentaron consolarlo pero no parecía haber forma humana de conseguirlo. Eyi se ofreció a darle una paliza pero controlada por Chunji al final Ricky terminó siendo recogido por sus padres tras tomarse una tila bien cargada.

Un médico atendió a los heridos, curó las heridas de Changjo, de L.Joe, Chunji, Ricky y por supuesto la de Eyi. Aunque esta fuera difícil de mantenerla quieta en un sitio. Una vez estos se fueron, los padres de Changjo se quedaron en el salón discutiendo con la policía todos los daños y los robos cometidos por aquella banda callejera.

L.Joe una vez terminó de declarar subió al cuarto de Changjo donde estaba Chunji solo.

-Hey… ¿cómo te encuentras?- preguntó L.Joe algo cohibido.

Chunji al principio no le miró pero finalmente se giró. En su rostro aun estaban las heridas rojizas de la pelea.

-No te hagas el amable conmigo, no te voy a perdonar lo que me hiciste…- volvió a darle la espalda y a mirar por la ventana como la policía comenzaba a marcharse.

-Chunji… ¿te crees que lo sabes todo no? – L.Joe se había sentado en un mullido sillón y con gesto de desesperación habló- ¿crees saber la versión fiable de la historia no? Pues te equivocas, yo no me acerqué a ti solo por tu hermana.

-¿Ah no? ¿Entonces me explicas esa llamadita que tuviste con Ricky? Porque a mí me pareció bien claro lo que yo era para ti en ese momento.

-Mentí Chunji… mentí…- L.Joe se levantó con violencia echando un poco hacia atrás el sillón.

-Sí, ya sé que eres un mentiroso, no hace falta que me lo cuentes…estoy harto y no pienso creerte nada más…- Chunji miraba a L.Joe acercarse. Ambos se miraron directamente a los ojos.

– ¡CHUNJI! ¿Quieres dejarme que me exprese? Joder! No sabes ni la mitad! ¡No sabes nada! Y parece mentira… parece mentira que en todo este tiempo no te hayas dado cuenta de ello…- L.Joe parecía estar a punto de llorar mientras sujetaba a Chunji del cuello de la camisa.

-¿De qué? ¿De qué eres un capullo engreído?- Chunji se lo quitó de encima de un manotazo- sí, eso solía pensar hasta que un día creí descubrir a una persona diferente, a alguien especial que al mismo tiempo me hacía sentir especial… ¿pero todo para qué? Simplemente te aprovechaste de mí… – sonrió tristemente.

-No es cierto… ¡no es cierto!- L.Joe volvió a sujetar a Chunji y lo pegó contra la pared.- durante todo este tiempo siempre quise acercarme a ti… y esta vez… era la oportunidad perfecta… ¿y sabes? Se me olvidaba inclusive lo que Ricky me pedía que hiciera, porque por fin podía estar cerca de la persona con la sonrisa más maravillosa que jamás había visto…así que deja de decir estupideces- L.Joe bajó su voz conforma bajaba su mirada y la centró en los labios de Chunji quien con contenida respiración quedó sobrecogido cuando L.Joe de repente lo besó.

Pero Chunji no se lo iba a poner tan fácil. Muy molesto con sus manos empujó lejos a L.Joe y volvió a recuperar el aire. L.Joe sin embargo volvió al ataque, intentó volver a sujetarlo, forcejearon, Chunji inclusive le dio un puñetazo pero finalmente L.Joe consiguió inmovilizarlo y besarlo con pasión.

-Te quiero Chunji… te he querido desde siempre y… no vuelvas a llevarme la contraria… porque yo sé que tú sientes lo mismo…- jadeó L.Joe sobre los labios de Chunji para seguidamente volver a besarlo esta vez sujetándolo desde la nuca, metiendo los dedos entre su pelo. Chunji suspiró entre cada nuevo beso y con las manos libres rodeó la cintura del otro y arrugó sus ropas entre sus dedos.

El teléfono de L.Joe comenzó a vibrar en el sillón pero su dueño lo ignoró por completo. Tenía cosas mejores a las que atender que a esa estúpida máquina.

—————-

Changjo se había llevado una buena reprimenda. Sus padres ahora se habían ido a relajarse un poco. Changjo por su parte se había quedado sentado en el sofá del salón. Eyi le trajo un vaso de agua y se lo tendió. Changjo con cuidado tomó el vaso y lo dejó en la mesa. Abrió los brazos y acogió a Eyi que lo estrechó con cariño. Changjo acarició la cabeza de esta, su pelo rizado, su rostro.

-Siento todo lo que ha pasado… ha sido por mi culpa…siento lo de tus gafas yo…

-Shhh…- Eyi posó un dedo sobre los labios de Changjo.- tu no podías saber que las cosas iban a salir así… y además, todos cometemos errores… y en cuanto a las gafas… ya no las necesito… me dan un poco de pena porque eran de mi abuelo pero…no son las únicas que tengo de él… el tenía una gran colección jeje… tengo un cajón entero jeje… así que no te preocupes…- Eyi sonreía feliz y emocionada-… lo importante es que… gracias a ti…y quizás en cierto modo al estúpido de Ricky… he aprendido a vivir sin ellas… a sentir que puedo ser valiente sin esconderme detrás de nada… sin ocultarme, ser tal cual como soy…y me siento agradecida de que tu hayas podido ver más allá … de ellas…- Eyi se mordió el labio inferior mientras entrecerraba los ojos. Changjo sonrió contento y acercó el rostro para besarla.

Aunque no sin cierto dolor, las tiritas y las heridas sin cerrar tiraban de todas partes y besar se hacía una tarea difícil. Pero todo tiene arreglo así que entre risas Eyi se encargo de ser quien lo besara con delicadeza por toda la cara casi como si aquello fuera un juego para curarle cada herida de guerra que tenía.

———— ——————————————————————————————–

Había llegado el verano y el grupo de chicos había cambiado, ahora la banda de los Black Panthers era más grande: Niel, Chunji y Eyi eran los nuevos integrantes.

Ahora todos eran buenos amigos y entre ellos, algunos algo más.

Ahora en lugar de armar jaleo y molestar, se encargaban de vigilar lo que ocurría en los recreos y los pasillos o inclusive a la salida, ya que bravucones hay siempre en todas partes. Ahora los Black Panthers eran los guardianes del orden y la justicia.

Vestidos con ropas oscuras, y un estilo bastante heavy el grupo despertaba respeto y los suspiros y corazones flotantes de muchos y muchas. Eyi y Changjo ahora salían de clase con el brazo sobre el hombro o alrededor de la cintura.

Aquel día en el que todos bajaban la cuesta hablando y contándose sus cosas Ricky se adelantó y se detuvo enfrente de ellos para contarles algo:

-Hey chicos, esta tarde quiero hacer una fiesta en mi casa, ya que mis padres se van de finde romántico así que os podéis quedar incluso a dormir en mi casa si queréis!- Ricky parecía muy emocionado por la idea. El grupo de amigos sonrieron y aceptaron de buen gusto. Comenzaron los preparativos, se dividieron para ir a comprar cosas y traer otras tantas de sus respectivas casas.

Una vez todos reunidos se pusieron primero a jugar a divertidos juegos que tenían un toque un tanto picante. Uno de ellos consistía en pasarse una carta con la boca. Durante una de aquellas rondas todos exclamaron muy divertidos al ver como CAP y Ricky se daban un beso, como también se lo daban Changjo y Chunji y como finalmente Eyi también se daba un beso con su hermano.

-No veas Chunji, te estás hinchando eh! Jaja!- se reía Niel. Chunji tenía cara de asco desde hacía un rato.

-No, besar a mi hermana no mola… puaj… puaj..!!!

Seguidamente intentaron jugar con las manzanas pero al final terminaron comiéndoselas y luego pasaron a juegos de mesa como el UNO.

Una vez hartos de que siempre ganaran los primeros L.Joe y Chunji, decidieron hacer palomitas y ver una peli.

-¿Qué os parece…El gran Gatsby?- preguntó Ricky mirando en la carpeta de su portátil llena de películas descargadas.

Changjo y L.Joe se miraron y se rieron.

-No, mejor la de Blancanieves, esa que sale la pálida de Crepúsculo…- dijo Changjo.

-No tíos…Iron Man por favor…- pidió CAP secundado por Niel.

-¡¡Joder aclararse ya!!- Ricky explotó desesperado. Todos se lo quedaron mirando y entonces estallaron en risas.

Ricky empezó a reírse también. Si algo había aprendido era que todo es mejor en equipo, con compañía, que las penas se llevan mejor y las risas son más grandes, y que también el cariño se siente con más fuerza.

Aquella noche al contrario de lo que Ricky había esperado, al final no durmieron todos juntos en el salón, algunos se fueron en parejas a algunas de las muchas habitaciones que tenía la lujosa casa de Ricky.

Ricky por su parte se fue con el chihuahua a su cuarto y decidió buscar sus tapones porque se temía lo peor.

Y con razón. No muy lejos de su habitación, L.Joe y Chunji se besaban casi semidesnudos sobre la cama.

Chunji entre gemidos se tensaba cada vez que L.Joe lo besaba con gran pasión. Las manos de este lo recorrían por doquier y acababan de abrir un hueco entre sus piernas donde L.Joe se acomodó y empezó a moverse. Chunji muy tenso era incapaz de seguir el ritmo frenético de L.Joe y entonces habló.

-L.Joe…porfa… para… para te digo! Nos van a escuchar!!- susurró desesperado.

-A mí eso me da igual… vamos Chunji, esta noche quiero mojar… llevamos varias semanas juntos y no puedo aguantar más…- L.Joe se quejó con tono arrastrado e iba a continuar besándolo pero Chunji volvió a interrumpirlo hundiéndose en la almohada evitando de esta forma que lo besara.

-Ya,  pero yo…no… creo que no estoy pre…parado… – a Chunji le costaba decir todo aquello que quería expresar, una mezcla de miedo y vergüenza se acumulaba en su garganta y enseguida L.Joe se percató de ello. Este le dejó un poco más de espacio y sonrió echando aire.

-Chunji…no quiero forzarte a nada… yo pensé que… querías y que te sentías cómodo pero… si no es así, no pasa nada… yo esperaré todo lo que haga falta…todo lo que necesites hasta que un día me lo pidas… para que veas cuando te quiero…- L.Joe acercó su cara y besó a Chunji con suavidad, este sonrió y le correspondió.

-Gracias…

-Además… no hace falta que hagamos eso… porque hay más formas de pasarlo bien…-L.Joe sonrió pícaro y comenzó a bajar su cabeza, besando y lamiendo a Chunji por su pecho y vientre. Este intentó contener sus gemidos pero fue en vano cuando L.Joe llegó al interior de sus pantalones y empezó a jugar con lo que había dentro. Chunji cerró los ojos y entre jadeos se estremecía levemente del placer.

Mientras tanto, en el salón, dentro de un sofá que se convertía en cama, estaban Changjo y Eyi desnudos y abrazados.

Aquel había sido un día estupendo y ya el cansancio comenzaba a hacer efecto. Con una leve sensación de frío ambos se pusieron una camiseta y se volvieron a recostar abrazados y a dejarse arrastrar hacia el mundo de los sueños.

A la mañana siguiente tras recoger el estropicio, casi todos tenían algún plan o tarea que atender y por ello llegaba la hora de despedirse.

CAP se llevó en su moto a Niel que se abrazaba con fuerza a su espalda y llevaba un caso a juego. L.Joe y Chunji por su parte se marcharon andando hacia el bus junto a Eyi y Changjo. Y Ricky se los quedó cómo se iban. Ricky dio un suspiro entonces y miró a su chihuahua que también lo miró y le lamió una pierna.

-¿tú crees que algún día encontraré yo a mi media naranja?- le preguntó al perro. Este a modo de respuesta ladró contento repetidas veces.

-Sí, claro que sí…jeje- Ricky sonrió alegre y volviendo a entrar cerró la puerta de su casa.

——————–

FIN

 NOTA DE LA AUTORA:

HoLAAAAA! QUE TAL MONSTRUITOS? como estáis? yo? eufórica de haber terminado este fic y con plenas energías de seguir con el resto!! Es verano y tengo tiempo: VOY A DAROS UN MONTÓN DE LECTURAS QUE HACER ESTE VERANITO JAJAJAA!!!!

Si queréis claro, pero es obvio que si leéis esto es que ya empezasteis hihi…

Y yo me alegro ^^ He disfrutado un montón con esta historia, y es que cada vez que escribo sobre estos niños me enamoro más de ellos, es que son tan adorables *O* y eso de ver el videoclip de To you,  y que hayas terminado de escribir un fanfic inspirado en el y que te sientas como que escribiste el guion de una película que se ha hecho realidad…. wahhh qué sensación es jajaja!

No tengo mucho más que deciros que me alegro que sigáis visitándonos, que usuales o nuevas lectoras, todas sois bien recibidas y que todo lo que hacemos aquí lo hacemos con mucho cariño ^^

(Que si, creerme, creerme POR FAVOR  después QUE leáis cosas muy crueles que les hago pasar a mis personajes xD Por ejemplo a Niel >///< ay pobre! )

ES CIERTO ;______; SNIF SNIF…

yo todo lo hago con cariño…. bueno… menos cuando mato a los malos *w* jejeje…

Bueno bueno, dejo de enrollarme y simplemente os deseo que tengáis un buen día o una buena noche y que seáis muy felices y que si os animáis, votéis esta historia y/o me dejéis un comentario contándome qué os pareció esta segunda parte ^^

Sensei se despide con una gran sonrisa :DDD

BYEEEEEEE~~~♥

 
Leave a comment

Posted by on 22/06/2013 in FAN-FICTION

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Dinos qué te ha parecido!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: