RSS
Gallery

“Love or War?”, capítulo 2

22 Feb
“Love or War?”, capítulo 2

Capitulo 2

”El secreto del juego”

Una nueva mañana muy soleada daba los buenos días a la finca en la que vivían los reyes del tranquilo Reino. Sus príncipes ya estaban despiertos, pero no querían salir de sus aposentos, temían a lo que podían encontrarse por los pasillos…o a lo que más tarde en la mesa del desayuno…. Sin embargo no había más remedio que despertarse para empezar un nuevo día. Jinon estaba estirándose aun enfundado en su larga camisola blanca y pantalón negro de dormir. Yejun por su parte llevaba un camisón blanco largo, estaba sentado al borde de la cama, aun con los ojos cerrados, aun intentando despertarse, no había dormido bien.

Y con razón.

Jinon se giró hacia él tras echar un vistazo a las fabulosas vistas de las montañas. Estas empezaban a ser bañadas por el sol. Su ventana ofrecía desde la parte más alta de la casa un magnifico panorama que admirar.

Durante unos largos minutos permaneció Jinon mirando.

Ambos dormían en el ático, lo cual tenía un gran atractivo, su techo estaba inclinado hacia un lado y además disponían de un espacio muy amplio. Sin embargo toda aquella tranquilidad campestre no pudo absorber a Jinon durante mucho tiempo.

Los recuerdos de la pasada noche latieron en su pecho como crueles tambores de guerra. El rostro de Jinon se ruborizó irremediablemente: aquello no había forma de olvidarlo.

Jinon aun no sabía como reaccionar, por mas veces que aquello ocurría siempre le pillaba desprevenido. Afortunadamente era un hombre de gran fuerza y coraje  pero aun así no podía evitar sentirse como un blandito y dulce flan en aquellas ocasiones…

A la cabeza de Jinon acudian las vivas sensaciones que las manos de Yejun produjeron en su rostro la pasada noche. Cómo empezó a acariciarlo y a acercar sus labios y finalmente como se abrazaba a él con sus piernas rodeándolo…

En momentos como aquel, Jinon se arrepentía de sus sentimientos. Mientras que el se sentía como un tren marchando a toda potencia, su pobre amigo estaba sufriendo otro de sus repentinos e inexplicables despertares sonámbulos que solo sucedían a altas horas de la madrugada.

Efectivamente, Jinon no solo tenía que ocultar la poderosa atracción que sufría hacia Yejun sino que además, encima de que Yejun era un chico bastante complejo:  muy sensible e infantil en ocasiones; Jinon tenía que ocultarle que era sonámbulo algunas noches.

Jinon alguna vez pensó en la posibilidad de que Yejun fuera bipolar, pero no era así, simplemente Yejun desde hacía unos años atrás se levantaba de madrugada, solía pasearse por la casa, incluso intentaba salir a veces de esta, pero obviamente aquello no era lo peor. Lo peor, desde el punto de vista de Jinon era cuando Yejun tropezaba con su cama y se zambullía dentro de ella.

Era en aquellos momentos donde se iniciaba la terrible tortura. Yejun intentaba besarlo, y en ocasiones lo había conseguido pero Jinon lo apartaba de sí lo antes posible y una vez sujeto de brazos, conseguía llevarlo a veces a su cama, otras sin embargo Yejun se despertaba en la cama de Jinon y automáticamente se sonrojaba.

Ese día había sido una de esas ocasiones.

Y ambos siempre intentaban actuar como si no hubiera ocurrido nada. Pero Jinon era consciente de que algo sí había ocurrido…

Ahora de nuevo a la luz del día, aquellos recuerdos azarosos le atormentaban especialmente al más mayor. En cuanto a Yejun, este se sentía muy mal consigo mismo, simplemente no entendía porque ocurría aquello.

-Anoche…-empezó a decir- volvió a pasarme ¿verdad? ..oh…-se lamentó pesaroso- lo siento Jinon….de verás….en serio, es que no sé porque hago eso…no…no lo entiendo…de verdad..yo…

Hasta el momento, ambos podían agradecer que solo había ocurrido con Jinon. La pasada noche Yejun había vuelto a dejarse llevar por sus extraños sueños. Jinon había vuelto a pasarlo francamente mal pero lo que más le importaba era la seguridad y la protección de Yejun. Por eso Jinon estaba más preocupado por Yejun que por él mismo.

-Tranquilo, no pasa nada…no te sientas mal por ello-le interrumpió con una sonrisa forzada-yo…estoy bien, de verdad, y… algún día seguro que consigues superar tu sonambulismo, estoy seguro de ello, pero por ahora solo podemos intentar paliarlo de la mejor manera posible, yo creo que con cerrar la puerta y que así nadie se entere será suficiente. De esa manera nada malo podrá suceder, ¿de acuerdo?- aunque la apariencia de Jinon era de autentica seguridad, aquello solo era una fachada:

El quería dar ánimos a su amigo de alguna forma, y por otra parte, intentaba convencerse de que el comportamiento de Yejun era involuntario, que nunca se parecería a lo que él sentía.

Jinon era consciente que el amor que sentía nunca sería correspondido…Y aunque le doliese, sabía que cuando antes hiciera de tripas corazón, antes saldrían ilesos ambos de todo aquello.

Por mucho que en el fondo Jinon deseara que las cosas no fueran así…

————————————————

¿Por qué? ¿Por que aquello le estaba ocurriendo a ellos? ¿Por que tenían que aguantar semejante numerito?  Jinon y Yejun no daban crédito a lo que estaban presenciando.

-Vamooss pásame la pelota de una vez!!! mariposon!! jajaja-gritaba a pleno pulmón Kan a LeeU que lo miraba divertido desde su posición en aquel campo de críquet. Si, estaban jugando al críquet junto a toda la familia real. Las reinas y toda la corte femenina observaban como los hombres de la familia lo pasaban en grande. Inclusive el mayordomo Frank. La abuela Ulla con sus enormes prismáticos y un cubo de palomitas lo estaba pasando de fabula observando el juego desde su balcón bajo al sombra de una enorme sombrilla rosa y azul celeste.

El encuentro amistoso por momentos se volvía ridículo.

Entre bailecitos y pavoneo Lee U no tiraba la pelota ni a la de una. Fue ya al Kan, sus primos y los reyes berrear desesperados cuando el finalmente lanzó la pelota.

Pero como era de esperar, la pelota no voló lo más lejos posible para dar tiempo a las carreras…Jinon no pudo ni empezar a correr…pues la pelota terminó impactando en el ojo de Yejun.

Un gran ”UH” resonó desde el público en el espacio abierto rodeado de una espesa arboleda. Hasta los pájaros emprendieron el vuelo asustados. 

Yejun estaba agachado, su mano tapaba su ojo, Kan inmediatamente abandonó su posición y fue a atenderlo. Jinon pensaba hacer lo mismo antes que nadie pero entonces, sorpresivamente, LeeU se derrumbó sonoramente exclamando, alborotando, quejándose lastimeramente y agarrándose la rodilla. Jinon torció el gesto en una mueca de incredulidad absoluta, pero su familia le apremiaban para que socorriera a su repentinamente lesionado primo.

Kan en cuanto llegó a la posición de Yejun lo ayudó a levantarse, y pasó uno de sus brazos por su hombro no sin antes dirigir una mirada a Jinon que lo miraba muy serio. Y poco a poco..algo enfadado. LeeU a su lado lloriqueó como buen actor que era y le obligó a que lo llevara en brazos con todo lo que aquello conllevaba.

Jinon sujetando a su quejoso y pesado primo todo lo que mejor podía, vio alejarse a Yejun y Kan. Estos desaparecieron por una de las puertas traseras del castillo.

————-

-Ay…ay…ugh…menudo pedazo de…

-Zopenco, si mi hermano es inepto para los deportes, lo sé…-Afirmó resignado Kan mientras humedecía un paño con agua fría.

-Iba a decir idiota pero si, también es un tarugo…aysh..- se quejó lánguidamente Yejun cuando Kan presionó cuidadoso su ojo con la improvisada compresa fría.

-Lo siento Yejun, pero parece que vas a tener el ojo un poco morado después de esto…lo siento mucho je je..- sonrió Kan mientras seguía presionando con suavidad la zona de alrededor del ojo. Yejun le dedicó una mirada de descontento. Kan volvió a sonreír y acercando el rostro besó la mejilla del lado del ojo herido. Yejun se quedó pasmado. Kan a pocos centímetros observando su reacción soltó una leve risita y decidió continuar. Volvió a besar la misma zona y subió besándolo suavemente cerca del ojo casi por donde una de las cejas terminaban. Las manos de Kan se instalaron en sus muslos y se movieron recorriendo su forma hasta casi llegar a sus glúteos. Yejun con el pulso acelerado pronto reaccionó lo mejor que supo.

De un empujón se quitó a Kan de encima y salió corriendo de la enfermería. Kan echado a un lado, apoyándose en la camilla sonrió de oreja a oreja.

——

-Ah ah ah!! ayyy quieres tener más cuidado? uuuufff!!- resoplaba Leeu mientras era llevado hasta su habitación. Para ello Jinon estaba subiendo una de las tantas escaleras que conducían hasta los cuartos. La frente de Jinon ya estaba perlada de sudor, y su gesto de cansancio y fastidio eran evidentes. Subió un ultimo escalón y miró a LeeU como si tuviera la intención de gritarle unas cuantas barbaridades pero al ver la cara de cachorro que puso este no pudo decir nada. Jinon avanzó con mayor decisión hasta el cuarto, empujó la puerta entreabierta y con poca delicadeza soltó en la cama a LeeU.

-Espero que algún día madures y dejes de jugar a estos jueguecitos…-Jinon ya se estaba dando media vuelta cuando LeeU lo agarró de la muñeca.

-Espera!- sus ojos brillantes y acuosos le miraban desesperado. Jinon frunció levemente las cejas sin comprender y pronto abrió desmesuradamente los ojos al notar la poderosa fuerza que la mano de LeeU ejerció para agacharlo. Jinon para cuando quiso darse cuenta, estaba siendo besado por su primo. LeeU había cerrado los ojos, Jinon no.

-iiiyuuumemhaammiimm…do!!! p-pero qué haces!?- increpó disgustado Jinon al lograr separarse de aquellos labios sonrosados que ahora suspiraban sin aliento. LeeU se relamió una comisura y se humedeció el labio inferior. Sonrió satisfecho.

Jinon sin palabras tragó saliva asustado y sonrojado se marchó. Cerró la puerta y bajó lo más rápido que pudo las escaleras. Se alejó y alejó hasta que llegó a una de las cocinas en la cual de improviso se encontró a Yejun. Casi tan sonrojado como él.

-¡Yejun! Estas aquí…¿estás bien?…No…¿no te habrá hecho nada Kan verdad?- preguntó entonces Jinon que rápidamente proyectó mil historias en su cabeza. Jinon estaba frente a él, acarició los brazos de Yejun y lo miró a los ojos. Yejun algo esquivo no le mantenía la mirada pero su tono era serio.

-No, no me ha hecho nada…tan solo me llevó a la enfermería y como me aburría pero no quería volver a salir me vine hasta aquí…había pensado ir a la casa del descampado…

-¿La que aún está en obras?- Jinon enarcó una ceja.

-Si, la misma…tengo ganas de terminarla y de que podamos disfrutarla, de decorarla, de poder jugar allí sin que nos molesten…-Yejun sonrió tímido. Jinon con los labios entreabiertos tragó saliva nuevamente. Su corazón se debatía en un ataque de nervios epiléptico.

Tum tum tum

-¿Jinon?

-¡S-si, si?!- respondió turbado por lo que su imaginativa mente le estaba haciendo pensar.

-Jinon…vámonos a la casa…solos tu y yo…no quiero estar aquí más tiempo en la compañía de los primos…no es nada divertido…- refunfuñó infantil haciendo pucheros. Jinon por momentos se derretía como el chocolate entre los dedos.

-E…está bien pero..ahora no podemos, Yejun… y lo sabes…-Jinon alzó una mano y peinó con los dedos el flequillo de su amigo.Yejun suspiro. Sabía que Jinon tenía razón.

Tras bajarse de la mesa, juntos se encaminaron hacia la puerta que conducía hasta el campo, para terminar con aquel día infernal de juegos familiares.

El día acababa y la noche no hacía más que empezar.

Jinon no había hecho más que darle las buenas noches a Yejun cuando cerró los ojos y un pesado sueño lo llevó lejos, hacia un bello mundo de sueños y fantasía imposibles donde Yejun estaba a su lado. Ambos estaban en la casa de campo, esta ya por fin había sido acabada y lucía espectacular. Jinon sonreía en sueños y también mientras soñaba.

Yejun por su parte se irguió de su cama. Permaneció unos segundos sentado con los pies fuera de la cama y el rostro ensombrecido con la mirada oculta tras su despeinado flequillo. Súbitamente se alzó y dio dos pasos, y como un robot se giró y deambuló por la habitación hasta que con naturalidad llegó a la puerta.

Si Jinon no hubiera olvidado cerrarla, Yejun esa noche posiblemente no habría salido sonámbulo del cuarto.

———————-

Eran las tantas de la madrugada. Pocas luces estaban encendidas así que casi a oscuras, Kan consiguió llegar hasta la cocina más cercana. Tras abrir la nevera y coger un trozo de queso y varias lonchas de salami se incorporó teniendo entre los dientes un bollo de pan. Pero cuando fue a cerrar la puerta y de repente vio a Yejun detrás de esta, el bolló se le resbaló del grito ahogado que dio.

-¡¡Maldito seas Yejun, diablos! qué susto me has metido pequeño idiota!! uf…uf…uf…-resoplaba agitado el alto y esbelto joven que iba vestido en bata de color rojo satinado.

Yejun no se inmutó, no respondió sus ojos estaban cerrados y esto desconcertó a Kan que se acercó para mirarlo mejor. Y entonces ocurrió lo que menos el podía esperar. Yejun al sentirlo se echó contra él, empotrandolo contra el borde de la mesa. Kan soltó al comida y abriendo mucho los ojos miró como Yejun lo olisqueaba y pasaba su nariz y labios por su pecho cubierto por una fina camisa en el espacio abierto de su batín.

Kan respiró gravemente. Aquello lo estaba excitando y una vez que el rostro de Yejun llegó a la altura del suyo, este entrecerró los ojos:

-Yejun…qué…qué estas…- no pudo seguir. Yejun había comenzado a besarlo. Kan cerró los ojos y gimió sorprendido. Las manos de Yejun ahora estaban en su trasero y ahora sus pelvis se unían creando fricción entre las entrepiernas de cada uno. Kan saboreó la lengua de Yejun y lo disfrutó en gran medida.

-Oh Yejun…lo sabía…sabía que esto pasaría…sabía que yo…te gustaba…lo sabía…yo…ah…mmmm..-Casi sin aliento habló. Pero Yejun no respondía y eso seguía extrañándolo. 

A la escena no mucho se había sumado otra persona que por la misma razon que Kan había bajado hasta la cocina. El estómago de LeeU gruñó levemente en la oscuridad. Este masculló molesto, deseando que su hermano no lo hubiera escuchado pues LeeU nada más ver sus siluetas recortadas había corrido a esconderse tras una columna. Asomó la nariz y un ojo y observó ávido la erótica escena sin poder terminar de creer lo que estaba viendo.

Yejun en aquellos momentos abría la bata de Kan y metió sus manos bajo la camisa y entonces tocó su pecho. Kan nuevamente gimió más excitado aun y tras besarle apasionadamente se separó un momento tomando el rostro de Yejun entre sus manos. Este mantenía los ojos cerrados y los labios abiertos y brillantes como los de un pez. Kan frunció las cejas.

-¿Yejun? -lo llamó con tono inseguro. Yejun entonces se quedó quieto y lentamente abrió los ojos saliendo del trance…

Miedo. Una gran impresión se dibujaba en su mirada. Ahora Kan se percataba de que el Yejun de antes Yejun no había sido el Yejun que conocía. De eso no tardó en darse cuenta Kan cuando atemorizado huyó Yejun de la cocina y subió alarmado las escaleras. Tan espantado había salido que ni siquiera vio a LeeU que salio de la oscuridad. Kan levemente volvió a sobresaltarse al verlo. Pero pronto relajó el rostro y puso una mueca de disgusto.

-¿Cuanto tiempo llevas ahí escondido, eh?

-El suficiente…-LeeU se relamió y se rió divertido. – ¿Desde cuando eres tan cercano al pequeño Yejun?

-No lo soy, ¿no lo has visto?

-Si…ya lo he visto pero…se os veía muy bien hasta que lo estropeaste…

-Quizás tu y tu presencia me dieron mal fario hermanito…-gruñó Kan recogiendo el pan del suelo y sacudiéndolo con los dedos.

-Quizás…yo pueda ayudarte…es cierto que Yejun está muy apegado a Jinon…quizás yo podría hacer que se distanciaran un poco…y así tu…tendrías campo abierto para todo lo que quieras hacer con Yejun…¿mmm?

Kan pareció estar muy interesado en la idea.

——————– —

Jinon era una persona imprevisible. Era algo que todos comprobaron aquella mañana de domingo. No se habían marchado aun los invitados cuando los que salían airosos eran Jinon llevando consigo de la mano a Yejun fuera de la finca, internándose en el bosque, no si cerciorarse cada minuto de que no eran seguidos.

“Jinon, le has preguntado a tu hermano donde estuvo anoche hasta altas horas de la noche? O mejor dicho, con quien estuvo? Esto no te lo digo a mal, no quiero armar ningún escándalo pero..entre tu y yo… deberías saber que mi hermano le corresponde…y que está deseoso de repetirlo…”

Jinon colérico como estaba apretó el paso llevando fuertemente agarrado a Yejun de la muñeca. Yejun con el rostro apesadumbrado no decía nada.

-No puedo creerlo…maldita sea…olvide cerrar la puerta y…Kan te puso las manos encimas…o…lo que sea que haya ocurrido…ni quiero saberlo…menudo…-mascullaba para si Jinon avanzando entre altos  matorrales hasta que por fin llegaron a un claro del bosque. Una amplia pradera se abría ante ellos bañada por el sol, y justo en el medio, una encantadora y pequeña casita de campo se erigía como protagonista de un cuento de hadas. Yejun y Jinon recuperaban el aire. El segundo soltó al primero y avanzó unos pasos solos hasta que finalmente se dio la vuelta.

-Yejun…quiero que sepas que no estoy enfadado contigo…es solo que…no quería que te pasara nada de esto y…es mi culpa…

-No Jinon…no te sientas culpable por algo que tu no has ocasionado…tu no eres culpable de mi enfermedad…por favor… olvídalo…déjame que me quede aquí…seguramente si duermo en esta casita no habrá problemas…quizás inclusive supere mi sonambulismo quien sabe…pero por favor…vuelve a ser tu mismo…-pidió triste Yejun acercándose a Jinon quien había dejado el rostro inclinado. Se miraron a los ojos. Yejun hizo un esfuerzo por sonreír y Jinon hizo lo mismo.

Tras alzar una mano acarició la cabeza del más joven con cariño y lo echó sobre su pecho donde ambos se reconfortaron con un gran abrazo.

 
3 Comments

Posted by on 22/02/2013 in FAN-FICTION, Love or War? [F.Cuz]

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 responses to ““Love or War?”, capítulo 2

  1. pescaito22OOOOO

    25/06/2011 at 00:47

    OOOOOOOOOOOOOOOOOHHHHHHHHHHH!!!!!!!!! YEJUN ES SONÁMBULO!!! OHDIOSMÍOOOOOO!!!!!
    Qué emoción, mamá! >0< Y cuando se despierta por las noches se quiere trajinar a Jinon!! No me preguntes por qué iba a escribir Kangin en vez de Heechul. Heechul? Jinon, leche! Dios, estoy mal de la cabeza ya… Demasiados coreanos, las notas desaparecidas de RIATI y este medio resfriado que tengo no están haciendo nada bueno en mi cerebro… u///u"
    Eso, que me buuuuuuzta mucho, que sabes que quiero que sigas en cuanto puedas, que esta historia es muy interesante ^^ Cómo podrá Jinon vivir con la tensión esa de que su amor secreto le dé cariño cuando está dormido? Y Yejun qué pensará realmente? Se preocupa porque cree que Jinon no siente nada por él y no quiere que se enfada o lo hace porque realmente es él quien no siente nada por JInon?? IIISSSHH!!! Nena quiere saberlo!!
    Y los PP (Primos Porculeros) se tendrán que dar cuenta no? A lo mejor entran en una de esas sesiones de agobio extremo de Jinon mientras Yejun le da cariñitos!!! WAAAH!! Sería genial!! *O* Así le daríamos más vidilla al asunto -por si no tenía vida, vamos, menuda chorrada acabo de decir xD- con una intromisión nocturna, secretos descubiertos y secuestros de primos, MUAAJAJAJAJAJA!!! *w*
    Gusanito, continuación ya, please!!🙂

     
    • Claudia

      25/06/2011 at 23:36

      …..Jejej, gracias por el coment, perdona k mi respuesta sea tardía, pero bueno, decirte k como siempre, tus coments me alegran mucho…aunque eso fue este medio día….ahora estoy pocha por las ya no TAN DESAPARECIDAS NOTAS DEL comemierda de Recman….BUENO…decir que eso…que te xero y que tengo ganas de verte..y en cuanto al fic…que ya verás….la acción esta a punto de comenzar *O* jiojiojio

       
  2. pescaito22

    04/07/2011 at 20:47

    ACTUALIZACIÓN, YO TE INVOCO!!!!! *O*

     

¡Dinos qué te ha parecido!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: