RSS
Gallery

“By Your Side” (SHINee oneshot)

12 Aug
“By Your Side” (SHINee oneshot)

¡Hola queridos monstruitos peludos! aqui Sensei se ha pegado un descanso de escribir SupaToyz y Exo stories; y ahora os trae algo nuevecito ^^ todo inspirado en un video que vi hace tiempo *O* y que me encantó 

Como siempre  estoy muy agradecida por vuestras visitas y por leer estos pequeños pedacitos de mi n_n

Os love you mucho.

❤ saranghae!❤

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

Música:
Who you are by Jessie J.
Replay- heartbreak piano version by Keudae.
 

Ballet, es una palabra que fue tomada del francés, y a su vez del italiano balleto, y antes del latín ballo, ballare…que significa bailar claro, pero es curioso que incluso hubo una palabra anterior de la que fue tomada, y esa fue la del griego, pronunciada ballizo que también significa bailar…

Siendo profesor de ballet siempre a mis alumnos me gusta hablarles sobre historia y ellos me escuchan atentos. Hoy han llegado nuevos chicos, y uno de ellos en concreto me ha llamado mucho la atención. Se mueve grácil, ligero como un pájaro, su nombre es Niel y me gusta su estilo. Su talento es especial y esto me recuerda a un muchacho que hace muchos años conocí cuando aún era un joven bailarín…

Es inevitable que todos los días cuando miro a mis alumnos me acuerde de cuando le conocí y que también recuerde que una vez yo también fui un aprendiz como ellos…y como él.

———

No recuerdo con exactitud cuándo fue el primer momento en el cual me interesé por el ballet, quizás era muy pequeño, pero lo que sí sé es que cuando tuve el valor suficiente de pedirle a mi padre que me dejara estudiar ballet, eso fue a los 7 años. Mis padres se sorprendieron pero su sorpresa pronto se convirtió en asombro y luego, en orgullo. A aquella pronta edad demostré estar plenamente cualificado para afrontar la dura enseñanza de aquel arte escénico.

Al principio estudié en mi ciudad natal pero al cumplir los quince años comencé a moverme, a visitar otras escuelas, a hacer intercambio con otros bailarines estudiantes como yo. Yo por aquel entonces pensaba que aquella era una bella época, disfrutaba y compartía con los demás mi sueño pero lo que no sabía aún, es que el mayor de todos los viajes me aguardaba pacientemente en la estación de trenes un día de febrero de aquel año en el que cumplí la mayoría de edad. Tras obtener mi título, por fin llegaba mi oportunidad de demostrar mi valía a una de las más prestigiosas escuelas de danza.

La Gran Escuela de Paris.

Sencillamente mi origen y mis rasgos fueron causa de gran emoción a mi llegada en tierras francesas. Un gran frío llenaba cada rincón y cada construcción metálica. Yo vestido con el único buen abrigo que tenía miré a mi alrededor y sonreí fascinado por la grandeza de aquella gran ciudad.

Pero muy pronto aquel estado de júbilo se vería mermado por una extraña voz que desde un coche de caballos me llamaba por mi nombre:

-¿Choi…Minho?- aunque no lo había pronunciado bien lo había entendido perfectamente. Me giré expectante. Un cochero de espesa barba y ropas descuidadas me miraba receloso.

-Sí, ese es mi nombre.

-Yo soy Françoise, vengo a llevarte a la Gran Escuela.

Mi sonrisa volvió a mis labios. Con paso decidido avancé con mis maletas y subí al carruaje y cerré la puerta tras de mí. Pronto los caballos fueron espoleados y mi vehículo emprendió su trayecto. Aquel paseo fue para mí maravilloso. Era como estar en una ciudad de ensueño…las calles, sus gentes, los puentes, las farolas…todo era mágico. Ya no me importaba que apenas sintiera mi nariz enrojecida por el frío, ahora tan solo podía sonreír de alegría por toda la belleza que me rodeaba.

Finalmente, tras pasar varias fábricas y un pequeño tramo de calle, un impresionante edificio negro se presentó ante mis atentos ojos. La gran escuela de danza…

Rodeada de nieve y solitaria, podría decirse que se presentaba amenazadora pero tranquilizando mis nervios me puse a imaginarme cuantas maravillas podría encontrarme dentro. Los mejores profesores, alumnos de todo el mundo, baile, música, luces…

Mi sueño. Estaba a punto de conseguirlo. Si superaba algunas pruebas por fin podría actuar en los mejores teatros y mis viajes continuarían y quién sabe, quizás algún día encontraría el amor…

Hasta el momento mi corazón tan solo lo llenaba mi familia y la danza y para mí era más que suficiente.

El cochero no se despidió de mí. Le pagué sus servicios y raudo emprendió la marcha hacia donde fuera que se dirigiese. Resoplé y volví a girarme hacia la escuela. Era hora de entrar en un nuevo mundo.

Limpieza y ruido…aquellas eran los detalles más característicos del lugar. Nada más entrar frente a mi pasaron un grupo de estudiantes que ya vestidos iban a dar clases. Pocos se pararon a mirarme. Todos estaban impacientes, agobiados, preocupados…

La marabunta pasó y yo me adentré en aquellos pasillos de cálida madera y piedra gruesa. Pasé por las puertas de grandes aulas llenas de música, vi niños muy pequeños, profesores muy mayores, chicos y chicas separados o mezclados…Aquel era un mundo lleno de distracciones, no pude evitar parar y quedarme mirando. Pronto una voz me siseó a lo lejos.

-Muchacho, si tú, ¿qué haces ahí? ¿Eres nuevo verdad?- Una mujer alta y con el pelo perfectamente recogido me miró tras sus relucientes gafas redondas. Al principio me quedé sin habla pero pronto sonreí cohibido y comencé a responder a todas las preguntas formuladas además de las que le seguirían a continuación.

Aquella mujer era profesora, era Madame Cotillard, una de las mejores. Al escuchar su nombre casi sentí un cierto temblor de emoción en mis piernas. Ella me guió hasta una sala donde muchos otros muchachos estaban siendo entrevistados. Si quería pasar la noche allí previamente debería pasar algunas pruebas. Pura rutina me explicó la mujer. Tras soltar las cosas y pasar un leve examen médico, dos hombres y tres mujeres entre las que estaban Cotillard, comprobaron mis datos y por ultimo me pidieron que les demostrara ciertos movimientos. Afortunadamente el frío había abandonado mi cuerpo, pero no podía decir lo mismo de los nervios.

Tras calentar un poco en la barra haciendo plies, empecé a demostrarle algunos movimientos en cuarta y quinta posición y sucesivamente en segunda. Algún salto, algún giro y finalmente la actitud con su correspondiente reverencia final. El jurado no dijo nada. Tan solo asintieron y apuntaron algo en un papel. Yo ardía en deseos de saber cuál era su impresión de mí pero Madame Cotillard pronto me informaría de que no sería así.

De nuevo con todas mis cosas, la estirada mujer me guió por los pasillos y me indicó los lugares claves de la escuela como dónde estaban los baños, el gimnasio, los comedores, qué sitios no ir y cuales si, horarios y por supuesto el piso donde se encontraba mi habitación.

Desgraciadamente tendría que encontrarla solo, Cotillard al parecer acababa de acordarse de algo importante y me abandonó allí en mitad del pasillo del tercer piso. Allí parado me quedé mirando como desaparecía por una puerta que daba a las escaleras y observé entonces a algunos muchachos que salían de sus habitaciones y me miraban con rostros desconfiados.

No les gustaba, por alguna razón no les caía bien pero aunque ellos no respondieran a mi saludo ni correspondieran mi sonrisa. Aquella mañana no me daría por vencido tan fácilmente.

Los comienzos no son fáciles así que no debía preocuparme porque podía intuir que algo muy grande me esperaba en aquel lugar. Tenía una gran corazonada. Estaba seguro y también deseoso por ver cómo era mi cuarto. Agarrando mejor mis bolsas anduve hasta encontrar mi puerta. Con llave en mano abrí, sabiendo que iba a compartir habitación con otro alumno, lo que no sabía es que este estaba dentro y lo que nunca podría haberme imaginado era de la horrible forma en que nos conoceríamos.

Mi amable sonrisa se desvaneció enseguida cuando vi que unos pies saltaban de un pequeño taburete y terminaban suspendidos en el aire en medio de un doloroso ruido de cuerdas que apretaban cada vez más el cuello de un delgado joven de pelo rubio. Mi terror fue enorme. Tan solo unos segundos me quedé paralizado por aquella imagen pero en mi interior una voz comenzó a gritar, un instinto que agradecí tener después de todo y que me empujó a correr hacia aquel convulso cuerpo y a levantarlo en el aire para que no se ahorcara. Aquel muchacho entre suplicas y ahogados gritos que apenas podía articular me pedía que lo soltara, lloraba, lloraba rojo de rabia, con el cuello enrojecido y amoratado por momentos…Yo no dejé de alzarlo, desesperado lo sujetaba de las piernas y la cintura que sumamente eran delgadas. Al poco rato una figura pasó por la puerta, era otro estudiante que como yo, su rostro palideció lleno de terror al ver al muchacho que intentaba ahorcarse.

-¡Eh! ¡Por favor! ¡Ayúdame! ¡Rápido! ¡Coge algo para cortar la cuerda! ¡Por favor! ¡Corre!-le insté mientras sentía que el muchacho rubio pataleaba por soltarse de mi fuerte abrazo. Aquel segundo estudiante al principio no pareció reaccionar pero frente a mis insistentes órdenes posteriormente corrió a coger un abrecartas y subiéndose al taburete cortó las cuerdas con dificultar y entonces el peso del delgado muchacho cayó completamente sobre mí haciéndome perder el equilibrio.

Un sordo golpe sonó cuando juntos caímos al suelo. Sentía un fuerte hormigueo en el cuerpo, pero no me había lesionado. Aún con los parpados apretados intentaba recuperar el aire y sentí cómo las lágrimas de aquel muchacho suicida mojaban mi cuello. Poco a poco me levanté y lo incliné hacia a mí. Aquel chico no dejaba de llorar y repetir lo mismo una y otra vez:

-¿Por qué? ¿Por qué lo has hecho? ¿Por qué no has dejado que me matara?

Todas las respuestas que se me ocurrían eran esperanzadoras y realmente poéticas pero, en aquel momento me contuve, sabía que no conseguiría calmarlo ni convencerlo de nada. Lo que aquel joven necesitaba era descanso y un tratamiento, necesitaba una ayuda que yo por el momento no podía darle. El segundo muchacho nos miraba tembloroso, cuando habló su voz sonó aguda y seca:

-Eh…yo…voy…a llamar a un médico…espera aquí…ahora mismo vuelvo…

Aquel muchacho del que luego sabría que su nombre era Kibum no tardó en regresar acompañado de un hombre y una mujer. Yo para entonces había llevado a mi compañero de habitación a una de las camas y lo observaba hecho un ovillo aún llorando en silencio.

El hombre y la mujer nos hicieron salir a Kibum y a mí entonces.

Solos en el pasillo, largos momentos de angustia fueron los que pasaron. Yo no podía quedarme en silencio, necesitaba saber que había pasado, quien era aquel muchacho y porqué había intentado suicidarse dentro de la escuela, en su propia habitación…

Kibum apenas respondió a mis preguntas, tan solo pude averiguar que aquel chico una vez tuvo un gran talento en el baile y que desde hacía meses su rendimiento había decaído considerablemente y que su nombre era Taemin.

—————————–

Varios días después pude volver a ver a mi compañero de habitación. Esta vez, dormido. Aún estaba recuperándose de sus heridas y de la fuerte conmoción. Ahora parecía tranquilo, sumido en un perfecto estado…

Yo sentado y rodeado de tanta pintura blanca en la pequeña habitación de enfermería, me di cuenta de que por la luz filtrada entre las cortinas aquel día se presentaba soleado, peo lo que para mí era más atrayente sin embargo, era su rostro. Suave, delicado y dulce; de labios carnosos, aquel chico parecía un ángel dormido. Ya no lloraba, ya no gritaba, ahora era un bebe calmado. Guiado por mi instinto protector y por una gran compasión, con una mano lo arropé mejor. Tras conocer más detalles de su vida realmente ahora me sentía responsable de él. Tras hablar con otros chicos ahora conocía que no tenía apenas familia, que prácticamente se había criado allí en la escuela y que por celos y envidias había estado solo durante mucho tiempo…

Pero yo no quería aquello para él. Mi destino me había traído a aquella escuela y quién sabe, quizás además de la danza, quizás yo debía estar allí por él…para que ya no estara solo.

Desde aquel momento decidí que, si él me lo permitía, intentaría convertirme en su amigo. Ese era uno de mis futuros retos pues Taemin, una vez despertara no me lo pondría fácil.

——-

La siguiente vez en la que nos reencontramos fue en el comedor, su llegada a este fue acogida con un sepulcral silencio inicial seguido después de un flojo pero incesante murmullo. Taemin con el cuello al descubierto, mostraba sin vergüenza alguna sus marcas de suicida. Avanzó entre las mesas. Los jóvenes lo miraban atentos y pronto algunos comenzaron a burlarse de él. Taemin siguió andando y los chicos alzaban la voz y lo insultaban. Yo que aún aguardaba en la cola, pagué rápidamente mi comida e intervine en la escena.

-¡Dejadle en paz ¿queréis?! ¿Es que no os dais cuenta de lo crueles que sois? ¿Es que no tenéis corazón? ¡Callaros y meteros en vuestros asuntos!- mi mirada acusadora acompañada de mi potente voz los dejó silenciados. Ninguno respondió. Quizás prefirieron tragar saliva, dado que algunos profesores llegaban a la escena. Yo no dudaba que después se cebarían también conmigo, pero no me importaba.

Ahora más que antes me miraban mal…ahora, con desprecio. El mismo con el que miraban a Taemin. Una vez aparté la vista lo busqué entonces y cabizbajo lo vi fuera del comedor, en una especie de terraza descubierta llena de nieve y hojas congeladas. Taemin debía de estar loco pensé pero llevando conmigo mi bandeja salí a su encuentro y me senté a su lado. Ahora yo era el segundo loco.

-Hola…-comencé a hablar.

-Vete, déjame solo…-pero Taemin ya estaba echándome. Ya sentía un gran frío recorrer mi cara y posarse en mis manos y aun así yo no era fácil de amedrentar. Solté la bandeja y lo miré intensamente. Taemin entonces me miró y pude leer un gran miedo y pena en sus ojos.

-Mi nombre es Minho…soy tu nuevo compañero de habitación…me gustaría que fuéramos amigos.

Taemin tras sonreír con amargura poco a poco bajó la vista y agachado mantuvo la mirada en el suelo. En aquella postura se le marcaban perfectamente todos los huesos de la espalda. Definitivamente aquel muchacho estaba enfermo, muy enfermo.

-¿No vas a comer nada?-le pregunté.

-No tengo hambre- sus ásperas respuestas me hacían arder de rabia. Pero yo era una persona tranquila y apartando todos mis nervios miré a mi alrededor y vi la manzana que había cogido de postre. La cogí y se la puse delante del rostro.

-Come- le ordené en un tono suave. Taemin se giró crispado.

-¡Oye ¿quieres dejarme en paz?! ¿Te crees mi madre o algo por el estilo? ¡Lárgate y déjame tranquilo!…ya suficiente daño me hiciste el otro día…-terminó diciendo en un tono muy contrariado.

-¿Cómo? ¿Daño? ¡Él único que se está haciendo daño a si mismo eres tú!- pero yo tenía un límite de tranquilidad y ahora sí que alcé la voz molesto- ¡no te voy a pedir que me des las gracias por salvarte, pero si te voy a dejar claro una cosa: no te conozco de nada ni tu tampoco a mi pero mientras yo esté aquí no voy a permitir que hagas más tonterías porque no quiero ver cómo te matas lentamente! ¡¿entendido?! Así que, come si quieres demostrarles a los demás que eres fuerte y que te gusta el ballet- volví a tenderle la manzana. Taemin me miró de nuevo a los ojos, ahora su mirada era acuosa, húmeda por ciertas lágrimas que se negaban a caer. Tras esperar un rato finalmente opté por pelar la manzana y ofrecérsela a cachos. Taemin no se movía, no los cogía y al final prácticamente se los introduje en la boca por la fuerza.

Taemin con el rostro marcado por muecas de asco y las manos alzadas intentaba protestar pero yo seguía acallándolo y muy pacientemente conseguí que se comiera la manzana entera. Cuando quise darme cuenta mi plato de sopa estaba frío pero me lo tomé igualmente. Taemin aun respiraba entrecortadamente por nuestro leve forcejeo y a ratos me dedicaba miradas iracundas.

Yo por mi parte hacía lo mismo. No quería ser la niñera de nadie pero aquel muchacho por alguna razón que aún desconocía se había cansado de vivir y necesitaba mi ayuda porque sabía que, en el fondo, ni los profesores ni los alumnos harían nada…No lo habían hecho hasta el momento, ¿por qué cambiar esa indiferencia ahora?

——–

Que Taemin se recuperase de su fuerte depresión y que me confesara el motivo de esta no fue tarea fácil, requirió muchísimo tiempo y antes de que ese momento llegara, muchas otras cosas ocurrieron por el camino.

Los primeros días de convivencia fueron difíciles, Taemin no era fácil de tratar ni tampoco se dejaba, pero yo no quería rendirme y seguí pendiente de él en las siguientes semanas. No conversábamos mucho, quizás yo más que él, yo le hablaba sobre mi familia y sobre el baile y Taemin sencillamente me escuchaba y en algún momento hacía algún comentario negativo al respecto. Yo le replicaba de la mejor manera, esperando que mi forma de ser le hiciera cambiar pero nada de eso ocurrió. Si ciertamente el esperado gran cambio ocurrió, ese fue en el día en el que Taemin me vio bailar por primera vez.

Cuando me levanté aquella mañana, Taemin ya había salido de la habitación, aún era muy temprano y las clases no empezarían hasta dentro de unas horas. Yo ciertamente preocupado me aseé y me vestí y salí a buscar a mi compañero de cuarto. Físicamente no lo vi encontré, pero sí que le escuché. Al bajar varias escaleras, el sonido de un tocadiscos provenía desde una pequeña habitación que resultó ser un trastero en una esquina del final del pasillo. Con paso cauteloso avancé y me asomé a la puerta entreabierta y allí, estaba él.

Bailando.

Nunca antes había visto algo tan dulce y delicado. Puede que Taemin estuviera débil en aquel entonces pero no por ello dejaba de sorprenderme su destreza y detalle en sus movimientos. La música fluía como agua por sus brazos y omoplatos, sus manos hablaban y expresaban la voz que le faltaba a aquella canción; los pies de Taemin eran capaces de planear y dibujar círculos perfectos. Quedé embelesado instantáneamente. No esperaba que Taemin bailara tan bien ni que lo hiciera con tanta pasión. Sin embargo aquel mágico momento estaba a punto de terminar pues la canción finalizó y el disco quedó silenciado al igual que los roces de los pies de Taemin sobre la tibia madera. Su última postura fue quedarse acurrucado en el suelo, quizás estaba llorando. Nunca lo supe pues me fui de allí. No quería romper aquel momento y que Taemin pudiera odiarme más por ello. Preferí dejarlo tranquilo, sumido en su mundo cuyas puertas de momento estaban cerradas para mí.

Yo entonces decidí emplear el tiempo en dar un paseo por toda la escuela hasta que la primera clase de la mañana comenzara.

—–

Aunque Taemin no estuviera en condiciones, seguía siendo muy disciplinado y acataba las normas. Y una de ellas era asistir a clases. Los profesores no por su estado le trataban con más miramientos, de hecho no le trataban. Taemin era como una sombra en la clase. Sujetándose al final de la barra, ejecutaba los ejercicios y no miraba a nadie, ni si quiera su propio reflejo en el gran espejo.

Era obvio que no le gustaba lo que veía en él.

Madame Cotillard nos gritaba, nos exigía mucho y finalmente, tras realizar todos los pasos aprendidos en aquella clase, Cotillard al parecer estaba contenta conmigo y quería que diera ejemplo a mis compañeros de lo que era realizar un buen Temps lié. Aquel día en que bailé por primera vez delante de Taemin, sentí cómo sus ojos se despegaban del suelo y me seguían con cierta curiosidad. En cada clase solía haber un músico, en la mayoría de los casos eran pianistas. El que estaba en nuestra clase, a la señal de Cotillard comenzó a tocar desde el principio la fina pieza musical que antes se había repetido continuas veces. Yo entonces envuelto en mi gran concentración cerré los ojos y comencé los pasos y movimientos de brazos basados en la cuarta, quinta y segunda posiciones. Mientras bailaba Cotillard explicaba que aquel ejercicio realmente era valioso para conseguir un suave demi-plie, que este enseñaba a controlar y mantener el balance mientras se transmite el peso del cuerpo de una a otra posición con un movimiento suave y rítmico. Taemin y el resto de la clase quedaron en silencio durante mi demostración. Al terminar lo primero que miré en el reflejo del espejo fue la tranquila expresión de Taemin. Podía notar algo especial, quizás emoción, no lo sé con seguridad. Madame Cotillard volvía a intervenir.

-Muy bien hecho Minho, veo que tienes grandes cualidades, no dudo de que eres un sorprendente bailarín y que seguramente no tendrás problemas en los exámenes de abril pero no sé si estas al corriente de que para calificarte necesitas una pareja de baile. ¿Has preguntado ya a alguno de tus compañeros?- inquirió entonces Madame Cotillard alzando sus finas cejas de forma muy expresiva. Yo sobresaltado miré entonces a mi alrededor y todas las miradas se volvieron esquivas. Todos mis compañeros querían verme caer, a todos parecía gustarle la idea de que no pasara de curso y me quedara atrás, a formar parte de la decoración del aula…

Pero cuando mis esperanzas comenzaban a desvanecerse fue entonces que una tenue voz apareció en escena.

-Profesora, yo seré su acompañante- Taemin con voz firme avanzaba en la sala y dejaba de ser un maniquí para convertirse en un chico real con voz propia. Todas las cabezas se giraron hacia él. La profesora curvó los labios hacia abajo en señal de dudosa aprobación.

-Muy bien, pues entonces conforme avancen las clases y sigamos con la danza clásica y la contemporánea os iré informando cómo deberá ser la coreografía que preparéis para entonces. Eso es todo por hoy, buen trabajo- afirmó Cotillard con voz resuelta y luego asintió con la cabeza. Todos los alumnos entonces realizaron la tan valorada reverencia para mostrar su respeto y agradecimiento hacia la profesora.

La clase había terminado y Taemin comenzó a marcharse, el resto de compañeros pasaban sin cuidado empujándole o chocando sus hombros en señal de descrédito. Taemin disgustado se detuvo y los vio marcharse, yo llegué hasta a él e impedí que se marchase. Le sujeté de la muñeca.

-Taemin, gracias…te estoy muy agradecido por lo que has hecho…de verdad- apenas era capaz de controlar mi sonrisa, pero al menos lo intenté. Taemin miró mi mano y luego me miró a los ojos.

-Te mereces una oportunidad como él resto, eres bueno aunque…quizás conmigo no tengas demasiada suerte…soy un inútil- sonrió triste. Yo le solté y fruncí las cejas con gesto desaprobador.

-No eres un inútil, antes de vi bailar y quedé impresionado…eres genial…mucho mejor que todos los alumnos de esta clase, pero debes cuidarte, comer mejor y sonreír más- lo miré fijamente, Taemin intentó sostenerme la mirada pero sus pupilas bajaron y quedaron perdidas en turbios pensamientos. Yo me acerqué entonces un poco más a él y le sonreí.

-Oye, es fin de semana y… he oído que si pides un permiso puedes salir a la ciudad. ¿Querrías salir luego conmigo y enseñarme París? Aún no he salido y me muero de ganas de conocer esto, y seguro que tú podrías hacerme un tour. Dime, ¿quieres?- mis brillantes ojos suplicantes parecieron atrapar a Taemin quien inseguro me miraba con cierta desconfianza.

-Vale…-respondió en un tono bajo. Yo quise saltar de alegría pero aquello si pude contenerlo.

-Estupendo pues voy a ir al despacho de Cotillard y ahora subo a la habitación- rápido salí muy contento de la estancia dejando a Taemin mudo.

Una vez salimos de la escuela, un suave aire nos saludó y pude agudizar los sentidos y darme cuenta de que el invierno ya se había ido y que el mes de marzo nos traía una tímida primavera. Taemin y yo miramos a nuestro alrededor en silencio, yo entonces me giré hacia él y lo vi ciertamente cohibido.

-Hacía mucho que no salía a la calle…no sé si será buena idea que…-la voz de Taemin era débil. Yo suspiré cansado de oír siempre lo mismo.

-¡Oh por dios Taemin, vámonos!- y sin previo aviso agarré su mano derecha y tiré de él para bajar los escalones ambos corriendo e ignorantes de que alguien desde una de las más altas ventanas de la escuela nos miraba con gran disgusto marchar.

———————

No me equivoqué cuando pensé que Paris era maravilloso. Las calles aun sucias en algunos tramos, si abandonabas la zona de las fábricas llegabas a un paraíso de jardines y puentes, puestos de sabrosos olores, tiendas llenas de juguetes y dulces…Nada más llegar a la zona más comercial nos compramos unos bocadillos y entonces nos dirigimos a disfrutar del soleado día. Aún no había soltado a Taemin de la mano y el no parecía querer que lo hiciera. Lo llevaba de un lado a otro, el señalaba sitios y yo corría como un niño pequeño. Al terminarnos el bocadillo decidimos tomarnos algo más y yo entonces compré dos helados de chocolate. Habíamos empezado a saborearlos cuando de repente vimos un grupo de niños congregados alrededor del que descubrimos se trataba un pequeño teatro ambulante. Un señor con bigote maquillado pero sin poder esconder su naturaleza gitana hacía guiños a los niños y se preparaba para la actuación. Taemin y yo nos miramos de reojo impacientes por que la función comenzase. Tras dar cuerda a una caja de música y luego esconderse el titiritero tras las rojas cortinas, por fin una divertida historia de princesas y bandidos dio comienzo. Aquellos personajes no hacían otra cosa que discutir, bailar, pegarse en la cabeza o darse besos equivocados como los que dos piratas se dieron cuando una princesa de larga cabellera rubia se agachó. A ratos miraba a Taemin, quería saber si lo estaba pasando bien y para mi mayor regocijo, así estaba ocurriendo.

Aquella fue la primera vez que vi sonreír a Taemin.

Creo que notó que le estaba mirando porque a los pocos segundos aun sonriente el también me miró. Yo sonreí y él se rió suavemente. Mi corazón latía acelerado, era la primera vez que lo sentía de aquella manera y no podía negar que era agradable.

Aquella tarde lo pasamos en grande y desde aquel momento Taemin me permitió conocerle mejor y que juntos trabáramos una hermosa amistad. Ahora siempre estábamos juntos, y Taemin había mejorado mucho. Comía más y mejor y en las clases ahora todo era distinto salvo las envidiosas miradas de los compañeros. Pero aquello nos daba igual, lo único que nos podía importar entonces, eran los exámenes que cada vez estaban más cercanos.

Pero Taemin y yo íbamos a demostrar que podíamos hacer algo grande y así tarde tras tarde e inclusive algunas noches, ensayábamos en salas distintas a veces con música otras tarareando pero siempre, juntos.

Aprendíamos el uno del otro, nos valorábamos, perfeccionábamos cada paso, pada posición y detalle y siempre, nos divertíamos.

Al final siempre terminábamos muy cansados y una de aquellas veces en las que estábamos practicando un porté, al final nos caímos el uno sobre el otro. Nos reímos casi sin fuerzas, yo estaba sobre Taemin y aun entre jadeos le miré en aquella corta distancia. Taemin aún sonreía, se le veía feliz, ahora sudaba y respiraba tan entrecortado como yo. Nuestras sonrisas se iban difuminando, una extraña sensación me estaba perforando el pecho. Nuestros alientos casi se tocaban. Taemin no se movía y yo poco a poco hipnotizado como la primera vez que lo vi bailar, continuaba inclinando el rostro. Taemin ya no me miraba a los ojos, miraba más abajo y supe que estaba mirando mis labios. Yo entonces miré los suyos y no pude resistir el deseo de querer besarlos.

Le besé. Le estaba besando con los ojos cerrados y Taemin también lo estaba haciendo. Esto lo supe porque cuando abrí un poco los párpados Taemin continuaba con los ojos cerrados. Yo me había separado unos centímetros y aun nuestros labios aún se rozaban pero entonces, para mi sorpresa las manos de Taemin acariciaron mis mejillas y me volvieron a acercar a él.

Suspiré contra sus labios y Taemin también. Yo me agaché aún más y con mis brazos rodeé su cabeza y noté como entonces los dedos de Taemin acariciaban mi cuello y se entrelazaban en mi nuca acortando cada vez más las distancias, haciendo así que aquel beso cada vez fuera más profundo.

Guiado por nuevos instintos moví mis labios, nuestros dientes se rozaron, saboreé su saliva y su lengua cada vez que mi boca se abría más y más. Sus labios realmente eran tiernos y sus manos frotaban mi cuello, mis hombros y finalmente mi espalda. Desesperados nuestros besos cada vez eran más sonoros, y desesperados juntamos nuestros cuerpos entrelazando nuestras piernas y sintiendo la musculatura de cada uno tensarse.

Bajé mi rostro besando su barbilla, su cuello y mientras lo hacía, escuché que Taemin jadeaba con fuerza. Yo continuaba besándolo y desabrochando con rapidez su camisa. Taemin entonces clavó sus dedos en mi espalda y yo gruñí aun con mis labios sobre su piel. Las manos de Taemin pronto me buscaron y volvieron a llevarme junto a su boca. Yo me fundí en ella y sentí que una mano de Taemin se deslizaba hasta mis pantalones y pasando por mi vientre se metía dentro de ellos. Al notar sus dedos acariciar mi entrepierna gemí contra sus labios y Taemin me besó vehemente.

Sus caricias al poco rato se hicieron rápidas y yo sentí que necesitaba hacer lo mismo. Levantándonos y quedando de rodillas, no dejamos de besarnos ni tampoco de tocarnos. Aquello era demasiado nuevo para mí y realmente no sabía que tenía que hacer por lo que entre torpes movimientos pensé que la imitación debía ser mi salvación. Abracé a Taemin y muy pegados bajé una mano que colé por un hueco entre nuestros cuerpos y comencé a amasar la abultada zona de sus pantalones. Taemin entonces gimió y enardecido me empujó suavemente hasta que quedé sentado y el a horcajadas sobre mí sin abandonar mis labios.

Acaricié su pelo entonces y él hizo lo mismo, nos abrazamos, suspiramos, jadeamos frenéticos y Taemin en aquel momento comenzó a desnudarme. Cuando mi camisa pasó por mi cabeza revolviendo mi pelo Taemin con los ojos entrecerrados me besó tenuemente y con ambas manos acarició mi pecho que pulsaba irreflexivo.

Los finos dedos de Taemin entonces acariciaron y pinzaron después mis pezones y yo me quejé excitado. Taemin luego pasó sus manos por mi resbaladiza espalda y tirando de mi cintura me obligó a volver a tumbarnos en el cálido suelo. Gobernado por las manos de Taemin nuestros cuerpos comenzaron una perfecta sinfonía de fricción y jadeos. No podía parar de besarle y Taemin volvía a bajar sus manos. Ahora estaban descendiendo por mi ceñido pantalón, tirando suavemente de este pero con insistencia. Nervioso me levanté un poco pero Taemin me sujetó, sus piernas estaban a cada lado de mis caderas y su mano volvía a rozar mi miembro. Cerré los ojos y cuando quise darme cuenta de lo que Taemin se proponía volví a abrirlos asustado. Taemin entonces me besó tiernamente y continuó guiándome hasta el interior de él. Susurré su nombre, apenas me salía la voz, seguramente yo estaba sonrojado. Sentía que la cara me ardía y no estaba seguro de hacer aquello pero Taemin al parecer sabía lo que estaba haciendo. Fue entonces que con la mano libre acarició mi mejilla y agarró mi cuello mientras con la otra mano me introducía en él.

Ambos suspiramos gravemente y muy despacio me eché sobre Taemin y me moví contra él. Aquello realmente era placentero, ambos gemíamos al unísono. Las manos de Taemin me agarraban con fuerza, casi haciéndome daño pero yo había entrado en trance, me balanceaba entre jadeos y con mis sentidos a flor de piel sentía hasta la más mínima gota de sudor caer de mi cuerpo. Taemin me abrazaba, suspiraba en mi oído, buscaba mis labios, gemía agudo.

El deslizar de nuestros cuerpos cada vez era mejor y entonces me moví sobre él más y más rápido. Taemin me abrazó con más fuerza y sujetó mi rostro con sus manos perfectamente extendidas. Nos besamos con fuerza, con profusión, con todas las ganas que teníamos de que aquello continuara para siempre.

Nuestras lenguas peleaban mientras nuestros cuerpos chocaban y hacíamos ruido. Taemin arqueó la espalda y yo apreté los párpados mientras sentía que una fuerte sensación me partía y explotaba erizándome la piel y haciéndome gemir ahogadamente.

Sin fuerzas me derrumbé sobre Taemin. El aún me abrazaba y permanecía con los ojos cerrados. Ahora sus dedos movían el cabello de mi nuca, se mezclaban entre mis mechones. Era muy agradable, Taemin realmente me hacía sentir bien…

Con cuidado giré el rostro y aun sin controlar mi respiración lo miré y él me miró. Estábamos muy cerca, tan cerca que nuestras respiraciones acariciaban nuestros rostros y nuestras frentes se tocaban. Taemin tenía una mano descansando en la parte baja de mi espalda y lentamente la subió hasta posarla en mi mejilla. Con los ojos entrecerrados me tocó.

Yo entonces no pude evitar cerrar los ojos y volver a besarle con gran afecto.

Por fin conocía el amor.

———————-

El tiempo pasaba y aunque de nuevo había ocurrido otro cambio, nosotros seguíamos siendo los mismos y quizás… mejores.

Continuamos las clases, continuamos ensayando nuestra coreografía, continuamos siendo grandes amigos pero…ahora también éramos algo más.

Ahora cada noche dormíamos en la misma cama. Aquella sensación era muy agradable, abrazarle, olerle, hablar hasta quedarnos dormidos…

La noche antes de la gran prueba, tras hablar largo rato sobre nuestros sueños y esperanzas, hubo un momento en el que me quedé en silencio. De nuevo acudía a mí el recuerdo de la primera vez que vi a Taemin…y por ello, la acuciante pregunta que siempre había guardado estaba allí: ¿Por qué?

Quería saber que había llevado a Taemin a intentar suicidarse. Sabía que no podía ser solo por sus problemas de alimentación o por los compañeros…había algo más…algo terrible, algo difícil de superar…una pesadilla real que quería conocer.

Pero cuando Taemin aquella noche me miró con rostro interrogante por mi extraño silencio, yo no fui capaz de formular la pregunta. No quería hacerle recordar…lo que fuera que hubiera ocurrido ya había terminado…ahora todo había cambiado y lo importante es que estábamos juntos.

-Nada, no pasa nada- sonreí acariciándole el rostro. Bajo la luz de la luna que entraba desde la ventana, pude ver perfectamente cómo Taemin sonrió ampliamente. Nos miramos un rato y entonces Taemin acercándose comenzó a besarme mientras sus brazos se enroscaban en mi cuello. Le abracé. Aquella noche no era la más indicada para acostarse tarde pero…claramente nos daba igual.

Ya casi desvestidos, yo sentado eché mi espalda en la pared junto a la ventana y Taemin se sentó a horcajadas sobre mí lentamente introduciéndome dentro de él. Ambos suspiramos placenteros. Taemin comenzó a moverse, a levantarse y sentarse apoyando ambas manos en mis clavículas. Yo me mordí el labio inferior y tras pensarlo mucho le formulé otra pregunta que hacer aquello me había despertado.

-Taemin…hacer esto es… ¿te duele mucho?

-Nnngh…Al principio si pero…con cuidado, luego es agradable…ah…ah…-con los hombros encogidos y los ojos cerrados Taemin continuaba moviéndose y volviéndome loco con sus gemidos. Yo entonces tomé una decisión.

-Taemin…yo…me gustaría hacerlo también…-le besé con suavidad y nuestras miradas se encontraron. Taemin estaba sorprendido y yo me sentía avergonzado pero estaba seguro de querer hacerlo. Taemin miraba mis labios ahora y se humedeció los suyos tenuemente.

-Vale…-sonrió entonces. Después de decirlo se levantó y de rodillas ambos nos besamos. Taemin paseó sus manos por mi cuerpo y yo temblé bajo su tacto.

-Dime que tengo que hacer…-le pedí. Taemin me besó y lamió mis labios deleitándose en ello.

-Túmbate boca abajo…y no te preocupes, iremos lento…-me besó tiernamente antes de que me tumbara y sintiera entonces sus dedos dibujar formas en mi espalda y recorrer mis glúteos y mis piernas.

Aquello fue doloroso tal y como Taemin me dijo que sería. Pero pese a ello y a que aquella noche nos acostáramos demasiado tarde…como tantas cosas junto a él, aquello fue mágico.

—————

Había llegado el momento. La última pareja había terminado su baile y ahora era nuestro turno. Antes de avanzar posé una de mis manos en el cuello de Taemin y lo acaricié para darle ánimos. Nos miramos tan solo unos segundos pero intensamente. Avanzamos entonces. Vestidos de blanco y con nuestras zapatillas de punta perfectamente calzadas tomamos posiciones. Además de estar los profesores y la directora de la escuela, había un invitado especial: un hombre joven que era compositor y dueño de un teatro. Este había venido en busca de algunos bailarines para el futuro reparto de una de sus últimas composiciones. Aquello eran nervios añadidos.

Un silencio previo aconteció a la música que tranquila emergió de entre los dedos del pianista allí presente en la gran sala de actos. Me giré hacia Taemin y empezamos a bailar sincronizados, haciendo los mismos pasos. Con Taemin delante de mí a ratos era como si yo fuese su sombra, el movía la mano y mi mano estaba justo allí, sus pies se arrastraban hacia otro lado y los míos igual hasta que en el momento culmen de la canción nos separamos. Nos miramos y corrimos el uno hacia el otro y realizamos el porté en el cual yo cogía a Taemin de los brazos y este dejaba su cuerpo recto y juntos girábamos incesantes veces. Estábamos volando, aquello era hermoso, era perfecto.

El fin se acercaba y así cuando las teclas comenzaron a sonar más lento y relajadas, los últimos pasos fueron realizados quedando Taemin de espaldas y yo de frente. El jurado entonces nos aplaudió y no solo ellos, sino el resto del colegio allí presentes. Taemin y yo nos miramos, una gran sonrisa llenó nuestro rostro y haciendo la conocida reverencia los aplausos seguían. Taemin y yo nos levantamos y entonces me fijé en que Taemin al mirar a un punto concreto de la mesa había dejado de sonreír. Ahora su rostro parecía inquieto, asustado. Quise preguntarle entonces que le pasaba pero Madame Cotillard tomó la palabra:

-Taemin y Minho, alumnos de esta noble escuela, es para mí un honor felicitaros por vuestro trabajo. Ha sido realmente conmovedor, gracias por vuestro esfuerzo y sensibilidad- la mujer inclinó la cabeza levemente y nos sonrió. Nosotros también inclinamos la cabeza agradecidos.

-Si la directora me lo permite me gustaría dirigirme hacia estos alumnos y comentarles una cosa ahora- el director del teatro había alzado una mano levemente y con una sonrisa agradeció el permiso concedido- bien chicos, estoy seguro que lo que ahora más deseáis es tener vuestras notas y poder iros de vacaciones pero, como sabéis estoy buscando nuevos bailarines para mi teatro y sería un enorme placer que vosotros dos aceptarais trabajar conmigo- aquel hombre sonrió amable y con un brillo de emoción en la mirada. Yo miré a Taemin y este me miró sorprendido. Ambos volvimos a sonreír eufóricos y nos abrazamos por la noticia.

Algunos profesores aplaudieron por la noticia junto al resto de alumnos. Yo sabía perfectamente que aquello no era del todo sincero pero no me importaba, aquel premio lo teníamos más que merecido.

En aquel momento pensé que aquello era un sueño hecho realidad pero a las pocas semanas yo mismo podría comprobar mi equivocación, siendo aquello en realidad el inicio de una terrible pesadilla que nos engulliría a Taemin y a mí.

————————-

Antes de que empezaran los ensayos para nuestro primer ballet profesional, yo necesitaba preguntarle a Taemin aquella temida duda. Esto finalmente sucedió una noche en la que después de cenar, desde la azotea del gran teatro mirábamos la linda torre Eiffel encendida.

-Taemin, desde hace mucho tiempo quiero preguntarte una cosa y no sé cómo hacerlo…

Mi voz había sonado lánguida, triste. Taemin que había estado mirando embelesado el paisaje de repente me miró sorprendido.

-¿De qué se trata?

-Esto…Taemin, durante todo este tiempo no he podido…dejar de pensar en una cosa y es…-mi rostro estaba surcado por el miedo, no quería herirle no quería entristecerle, pero necesitaba saberlo-… ¿por qué hiciste aquello cuando nos conocimos?

Al formular la pregunta Taemin palideció considerablemente, su mirada fue bajando hasta perderse en el recuerdo y pude notar entonces un leve temblor en su barbilla. Quería hablar, pero era demasiado doloroso.

-Yo…yo no…no podía seguir, de la forma en la que estaba viviendo…era muy infeliz pero no por lo que puedes imaginarte…-Taemin con los ojos vidriosos me miró entonces- ¿recuerdas al profesor Lou?

-Sí, no me dio clases pero estaba en el jurado durante los exámenes… ¿qué pasa con él?-por momentos me estaba preocupando más y más.

-él…-Taemin se mordió los labios, calló un momento y sin ser capaz de mirarme, reveló su espantosa verdad-…él abusaba de mi.

Sus atormentadas palabras me dejaron silenciado. Estaba en shock.

Taemin avergonzado agachó el rostro pero yo no le dejé caer. Corrí a abrazarlo y él me abrazó poco a poco tembloroso y sollozando.

-Minho… tengo miedo…-susurró con la mejilla descansando en mi hombro.

-No, no lo tengas, yo sigo aquí…estaré a tu lado siempre…no tienes que temer nada…yo no voy a cambiar por lo que me has dicho…-intenté tranquilizarlo.

-No es por ti, sino por él… durante los exámenes vi como nos miraba y supe que… estaba rabioso… Minho tú no sabes de lo que es capaz… está loco y puede venir aquí…en cualquier momento y…-Taemin se había separado un poco y miraba hacia la nada.

-Shhh, tranquilo, si viene yo voy a estar aquí y no te volverá a hacer nunca más daño porque yo no se lo permitiré… ¿de acuerdo?- busqué su mirada y la encontré.

Taemin ya había derramado algunas lágrimas que ahora lentas bajaban por sus mejillas. Yo acaricié su rostro y entonces le besé. Las manos de Taemin entonces aferraron mi espalda desesperadas.

———————–

El estreno de la obra fue un total éxito. El público se levantó de sus asientos, nos vitoreaban, nos aplaudían, nos elogiaban. Con una enorme emoción recorriéndonos cada vena de nuestro cuerpo sentíamos que de un momento a otro íbamos a explotar de alegría. Taemin y yo tras hacer unas últimas reverencias más nos despedimos del gran público asombrado y partimos hacia nuestros camerinos. Pero allí nos encontramos con la sorpresa de que varios periodistas y algunos de nuestros espectadores ya estaban esperándonos deseosos de felicitarnos en persona. Atendimos a las preguntas de los periodistas y luego recogimos todos los regalos que nos tendían los admiradores. Cuando ya casi todos se habían ido aún había algunos periodistas haciéndonos unas últimas fotos mientras nos despedíamos. Ahora debíamos cambiarnos y para no levantar sospechas debíamos separarnos…ir cada uno a su propio camerino…

Yo no quería dejar solo a Taemin pero Taemin me sonrió alegre y confiado. No quería que me preocupase y que aquello se notara bajo la luz de los flashes. Le devolví la sonrisa y entonces me marché.

Una vez llegué a mi cuarto, por fin frente al espejo comencé a borrar el maquillaje blanco que cubría por completo mi rostro y me quité las zapatillas. Aunque estaba dolorido me sentía muy contento y sentado respiré durante unos minutos y entonces caí en la cuenta. Durante las fotos, entre las personas que nos habían visitado, había un rostro que me había parecido familiar pero que con la cegadora luz de las cámaras no había podido mirar fijamente.

Una terrible sospecha me atravesó el pecho entonces y sin terminar de cambiarme salí corriendo de mi camerino y escapé. Entre jadeos y con el corazón palpitándome violento, a lo lejos vi la puerta de Taemin y frente a esta ya no había nadie.

Pero aunque la puerta estaba cerrada, había ruido, podía escuchar a Taemin y para mis peores presagios, estaba gritando.

Una vez llegué allí y abrí la puerta con violencia mi pulso se detuvo. Aquella sangrienta imagen que me encontré en el interior quedaría grabada a fuego en mi mente para siempre…

Los periodistas que no habían ido muy lejos, no tardaron en llegar a la escena. Los titulares de todos los periódicos de aquel entonces se llenaron con la misma noticia incidiendo de maneras distintas:

Asesinato en el teatro, un bailarín se suicida tras matar a un antiguo profesor de ballet.

Bailarín se suicida tirándose desde un puente tras asesinar a un conocido profesor de ballet.

Aún se busca el cuerpo del bailarín suicida.

Durante mucho tiempo tuve que responder a miles de preguntas que incesantes taladraban mis oídos y amenazaban con carcomer mi salud mental. Pero el director del teatro y otros amigos me apartaron de todo aquello justo a tiempo.

No tuve más opción que marcharme de París. La gran ciudad no era más que un mal recuerdo y un nido de cuervos.

Pero con el paso de los años, todo pareció relajarse. Nunca más volví a vivir en Paris, viajé por toda Francia y llevado por algunas compañías de baile fui a otros países y conocí otros lugares pero finalmente, el único sitio que me podía dar mi ansiada paz era aquel en el cual me crié. Y fue entonces cuando regresé al hogar.

Y es en él donde sigo viviendo.

————

Es otoño y como siempre en este día tan concreto, después de cada clase en la escuela que formé a mi regreso, me gusta ir a un sitio muy especial…a un gran parque junto a un cementerio. Doy un tranquilo paseo y finalmente mis pasos me llevan hasta una pequeña tumba en el suelo rodeada de hojas rojas y amarillas.

Su nombre está allí escrito pero…

Nada es real.

Todo fue una gran mentira y sonrío cuando al poco rato noto que unos finos brazos me abrazan desde atrás.

Taemin solo murió en París. Aunque engañar a todos no fue nada fácil.

Mientras abrazo cariñosamente a Taemin y este hunde su rostro en mi abrigo negro, recuerdo perfectamente la espeluznante imagen que encontré aquella fatídica noche cuando abrí la puerta de su camerino.

Taemin estaba lleno de sangre pero no era la suya propia, sino del cuerpo sin vida del antiguo profesor que tendido en el suelo estaba siendo rodeado poco a poco de un gran charco de sangre. Le había apuñalado varias veces y Taemin se sacudía aún atemorizado. Justo en aquellos momentos Key, que también fue seleccionado para la obra, pasó junto a la puerta y nos vio. El mismo estudiante que una vez me ayudó a salvar a Taemin y que hacía tiempo era un amigo nuestro, en aquella ocasión de nuevo precisaríamos de su ayuda para salvar a Taemin.

Taemin tenía que huir, tenía que desaparecer, tenía que abandonar todo y mantenerse en el anonimato el tiempo suficiente hasta poder empezar desde cero…

En aquel momento no nos pudimos abrazar, el tiempo corría en nuestra contra y no podíamos perderlo.

Key fue testigo del supuesto suicidio y yo declaré acerca de la huida. Nadie pareció sospechar y la mentira se convirtió en un hecho real gracias al sensacionalismo.

Puede que Taemin tuviera que abandonar muchos de sus sueños de fama relacionados con el ballet pero, al final, la perdida de muchas cosas también fue ganar otras muchas.

Viviendo juntos en mi ciudad natal, Taemin continuaba oculto de toda actividad pública relacionada con el ballet pero dentro de mi pequeña escuela él podía enseñar a los niños pequeños y realizar pequeñas obras teatrales, jugar, ser el niño que nunca se le permitió ser, disfrutar, ser feliz…

-Te quiero…feliz aniversario…- susurré dándole un beso en la mejilla. Taemin resguardado en mi regazo sonrió y alzándose sobre sus pies me dio entonces un suave beso en los labios.

-yo también te quiero…gracias de nuevo por cumplir tu promesa…

Después de tantas dificultades y pesares, durante todos aquellos años lo que una vez le prometí a Taemin se cumplía otra vez…

Estaba a su lado.

*********************************

nOTA DE LA AUTORA:

aquí os dejo el link del video que me inspiró que aunque no sea ballet podemos usar la imaginaciónn😄 verdad?)

¡GRACIAS POR LEER ESPERO SABER PRONTO VUESTRA OPINIÓN!😀

 
9 Comments

Posted by on 12/08/2012 in FAN-FICTION, Sensei's Oneshots

 

Tags: , , , , , , , , , , , ,

9 responses to ““By Your Side” (SHINee oneshot)

  1. jhoselin

    12/08/2012 at 12:45

    kyyaaaaaahhhhh!!!!!!!! me ha fascinado… encantado, CONMOSIONADO!!!!! jejejejeje sinceramente me dio un penita Taemin al principio u_u y mucho más con lo de su abuso por parte de ese profesor… LAS LÁGRIMAS SE SALÍAN POR SÍ SOLAS…😄
    Pero que bien que se quede con Minho… aaahhh *suspiro* :3 que ternura de niños…
    Que bien que haigan podido quedarse juntos hasta el final…!!!!!! *///* que más se puede pedir?? kawaii..!!!!
    estoy totalmente destrozada de la emocion… apenas lo miro y ya me pongo a llorar de nuevo… x__x jejejejejejeje
    esta historia me ha gustado mucho mucho mucho pero… MUCHO…!!!!! xD
    espero que continues con tus otros proyectos.
    *///* Saludos Sensei… Best wishes!!!!😄

     
    • Sensei

      13/08/2012 at 11:38

      anda! no me di cuenta de que habías comentado dos veces!! es que se veían tan parcidos que crei que era el mismo pero lo releí mejor y ya veo que no ^^!!

      Siento que lloraras, pero es cierto que hay escenas muy emotivas🙂

      Me encanta que lo sientas así *O* yo creo que voy a volver a leerlo porque me siento vacía despues de haberlo terminado de escribir😄

      mE ALEGRO UN MONTON QUE TE GUSTARA TANTO!😀

      Gracias por comentar y desearme lo mejor n_n Cuidate mucho Jhoselin! (Por cierto me gustaría saber tu nombre real para poder llamarte mejor ^^! si quieres claro ;P)

      Ciaitooo

       
  2. jhoselin

    12/08/2012 at 12:51

    kyyyaaahhhh!!!!!! este nuevo oneshot me ha gustado, encantado, fascinado… ahm… ahm… y muchos otros ADOS…😄
    Al principio me dio mucha penita por Taemin…😦 pobre de mi dulce e inocente niño T__T pero Minho al rescate!!!!! ahh *suspiro* que bonito que se haigan quedado juntitos!!!!!! para siempre… bueno, en este caso, hasta que el papel se acabe!!!!😄
    cada vez que lo leo me da un vuelco el corazón T__T *snif* *snif* no me puedo contener…. waaaaaaaaahhhhhh está muy bonita la historia…. mis dulces e inocentes niños!!!! kawaiii.!!!
    creo que acabo de ver mi corazón salir corriendo…. O_O ha doblado la esquina!!!!!!!!
    ahhh no era un gato… X__x jajajajaja
    Espero que sigas escribiendo tus historia…
    Saludos Sensei. best wishes…!!!! *///*

     
    • Sensei

      12/08/2012 at 14:01

      ¡Hola Jhoselin! ¡¡qué sorpresa, no me esperaba un comentario tan pronto *O*!!! y además tuyo~ *__*!!!

      Muchas gracias por leerlo y comentar y ahhhh n///n que bien que te haya gustado…
      Yo llevo tres días que en mis ratos libres escribía y esta misma mañana por fin lo terminé y como ya lo tenía editado y corregido no pude esperar más para publicarlo n_n

      Yo sinceramente desde que se me ocurrió la idea (hará varios meses atrás) tenía mucha ilusión por escribirlo, amo el 2min y me encantan Minho y Taemin y puff…mientras escribía a ratos las palabras salían solo como si siempre hubieran sido así ^^. Y bueno aunque quise que fuera una historia breve al menos al final conseguí escribirlo todo en un oneshot🙂

      Yo también me apené mucho por mis personajes, llegaba un momento que me sentía en su piel y era como aaaaay mama ;////; pero bueno, ya lo terminé por fin y estoy muy contenta. De verdad muchas gracias por comentar :3

      Cuidate mucho!! big big HUG! muaks!

       
      • Nona

        15/08/2012 at 17:57

        siiiii fue muy emocionante!!! pero te salio a la perfección!!! jejeje
        desde ahora voy a poner mi apodo en vez de mi nombre en los comentarios jeje
        y por sierto mi nombre es Jhoselin Fernandez Conde!!! pero todos me dicen nona!!!😄 (deriva de menona ya que de entre todos mis amigos yo soy las mas blancona) jaajjajaja *///* me da mucho gusto saber que al igual que pescaito tambien me recuerdas!!!!
        have a nice day!!!
        bye bye!!!😄

         
      • Sensei

        15/08/2012 at 19:03

        Ahh Nona suena bonito y me recuerda a ”noona” ^//^ eje.

        Noona nome yeppeooo~! (8) :33

        Y vaya no me di cuenta de Johoselin pudiera ser tu nombre real, ¡nunca lo había visto escrito así!😀 Gracias por contarmelo ^^ Desde ahora te llamaré Nona si te gusta así =n_n=!! ya me lo dices, ok? ^^ baii Cuidate mucho! y que tengas un buen día tu tb ^.^

         
  3. Nathaly

    12/08/2012 at 17:29

    Kyaaaa!!!!! Oh Por Dios!!!! Me encanto!!!! me hiciste llorar de tristeza pero tambien de alegria con este fic!!!! Por un momento me imaginé lo peor!!!! Por un momento tuve el deseo de asesinarte con mis propias manos !!!! (y no es broma) Pero al final deseé abrazarte con todas mis fuerzas y alabarte por el shot mas tierno, dramático y romántico que he leido! Luego caí en la cuenta de que vivimos demasiado lejos y me puse triste, pero luego me dije a mi misma: “mi misma, por qué no le demostramos lo mucho que nos gusto este fic con un super comentario???” Y me respondí: “Oh! Niña es lo más cuerdo que te he escuchado decir en toda tu vida” Y poos, aqí estamos!!! ^-^ jeejejej

    La verdad es que quedé conmocionada cuando leí la forma en que Minho encontró a Taemin, quedé con una cara de WTF?? Tremenda!! algo como así : Ô__Ô y peor!!! Que alegre me sentí cuando Minho lo salvo!!! aaaw!!!

    Pobresito Taeminnie por todo lo que tuvo que pasar!!! Sabes??? Extrañamente cuando pienso en él me lo imagino como si fuera mi hermanito menor (cosa extraña porque es mayor que yo -.-U) Aunque hay veces en qe lo veo tan sexymente y es como: “no me importaría cometer incesto con el O///o” Jejejeje Pero luego recapacito y pienso “no debes pensar así ni fantasear con él! es el amante de tu mejor amiga por dios!!! (es que es el brillosito favorito de mi amiga y es su amante, x qe esta casada con otro) y ya tienen un hermoso hijo llamado Hong Min (y sí es hijo de su amante Taemin) el cual es mi ahijado! *o* (lo sé soñar no cuesta nada -.-U) y… y… creo que perdí el hilo de lo que estaba diciendo al principio … Jejeje, Ah! Si! Ya me acordé!! Y es por eso qe me pone muy mal y me llega cuando le hacen una cosa mala y tiene que sufrir tanto u.u

    Aaaaaw!! Y Minho!! Es taaaaaan, Taaaaaann él XD!!! *o* Realmente el nombre le qeda!!! (No sé si sabes, pero aquí en Chile, “mino” es un hombre totalmente sexy y comestible jojojo *o*) Por otro lado, me cuesta imaginarmelo bailando ballet!! y cuando lo hago me da risa!! ejjeej es qe ver su tan perfecto cuerpo y considerando su contextura, vestido como un bailarin de ballet me causa risa😄 jejejej y no es por ser mala, jejeje pero igual se me hace lindo jojojojo e igual se me hace violable !! jojojo pero tambien le pertenece a otra amiga, asi qe debo dejar de fantasear con el tambien u.u

    Es qe son tan irresistibles los 5 brillositos qe aaaw!! no me importaria meterme en una orgia con ellos!! aunqe fuera su juguete!!! ajajajajajaja naaa! mentira, una tiene su dignidad!! jejeje Y de cualquier forma, Me quedo con mi brillosito favorito que es Jonghyun!! aaaw lo amo!!! (y ojo no debe enterarse que lo engaño mentalmente con sus compañeros y con miembros de otros grupos!!! Me guardarias el secretito?? siii??? (imaginame poniendo ojitos del gato de shrek))

    Dejando de lado mis locuras y volviendo con lo de la historia, no tengo palabras para describirlo, me encanto demasiado!! Si tuviera que describirlo en una palabra las siguientes serían las opciones: fascinante, maravilloso, hermoso, lindo e incluso perfecto; y aun así le quedarían cortas!!! Realmente jamás me decepcionas con tus historias (al igual que pescaíto) y por eso se han convertido en una de mis autoras favoritas!! Soy su Fan!!! jojojooj

    Bueno y pooss… eso😄 jejejeje

    Espero nos leamos pronto en otro fic!!

    Cuidate!!! Besiitooos!!

    Su más loca fan!!! jejeje

    PD: Espero no les moleste mi atrevimiento de autoproclamarme como su más loca fan😄 jeje
    PD2: Trataré de comentarles más seguido sus fics, porque no he comentado mucho como se merecen, pero hay veces que por falta de tiempo no alcanzo a comentarles sus fics, pero eso no significa qe no los lea o que no me gustaron, así que gomen! si no les comento como se debe!!!!

     
    • Sensei

      13/08/2012 at 12:02

      oh dios mio!! 0.0

      aHORA SI QUE YO TB QUIERO ESTRUJARTE EN UN FUERTE ABRAZO >///< pero quizás haga algo mejor….aparte de contestarte al coment😛

      Ahora te lo contaré primero al lio que me queda mucho lio por delante (y no me quejo de que sea largo el coment, solo es que quiero responderte a todo debidamente y a veces sin querer me salto cosas al releer .///. GOMEN!!

      Hum…con que quisiste matarme con tus propias manos eh?😛 ese era el plan, que al principio sufrierais y luego os llevarais una grata sorpresa ^^. SORRY por los malos ratos pero así debía ser mueje je je.

      Y si, no sabes lo mucho que me hace falta un abrazo sincero en estos momentos, asi que ahora soy yo la chica triste porque no puedo recibirlo T.T…bueno, cogere a mi Stich gigante y tiernito y pensando en ti, lo abrazaré fuerte n////n

      Me ha encantado eso de llamart: Mimisma XDD

      dE VERDAD MUchas gracias por el coment, no voy a parar de agradecertelo, hacia tiempo que alguien no me dedicaba tantas palabras y todas tan bonitas TT_TT

      Esa escena del intento de suicidio esta dibujada 9.9 no se si querrías verla…dime si quieres y si eso la adjunto a la historia en la parte correspondiente.^^ (es justo cuando Minho lo salva, era dificil de dibujarla pero me gustó)

      Y si Taemin tiene era capacidad de parecer algo chiquitito que estrujar sin problemas o bien ser un dios sexual…yo ya…me dejo llevar por lo que venga, estoy acostumbrada aunque…cuando salen ciertas fotos bien hot siempre al final me sorprendo y me quedo con las patas colgando…xDD

      Y si incesto…de eso quiero escribir un fic algun dia..pero tengo miedo de que sea mal acogido😄 y quedar tremendamente mas pervertida de lo que ya me considaréis….xd

      Y ay…las amigas…yo, sinceramente mientras no se cuente no pasa nada…mis amigas tb tienen mil maridos y mil amantes y no estaría muy bien comentar las orgías que una se monta por ahi con ellos….ya que todos son muy frescos u.u pero…mejor guardarselo, asi…Dirty little secrets…y TODAS FELICES!😀 Creo que me reservaré de decirte quien es mi marido y mi amante principal y quienes son todos mis hijos aunque… nose si quieres saberlo pregunta xDD a lo mejor te sorprendes😄

      Y bueno no se como te imaginas a Minho, si con tutú o danzando como un cisne😄 yo personalmente que he visto peliculas de ballet y luego me documente un poco para este fic en concreto, pues la verdad que los tíos fundidos en esos pantalones tan ceñidos y con el torso al aire los encuentro bastante….sexies */////* , tendré gustos raros pero aish…ya viste el dibujo mio de arriba no? Minho y Taemin salen bien guapetes ahi ceñiditos y pegaditos muojojojojo

      (que mal estoy XD)

      Mino? que es como un adjetivo tipico de alli? :O uohh…

      yO a estas alturas me daba igual ser lo que ellos quisieran, tengo ganas tb de escribir alguna orgia pero son complicadas….mejor lo imagino =////= gracias por la idea… (ya no hay dignididad digna para moi XDD)

      Me encantaron tus locuras espero volver a leerlas pronto porque me quitaron el mal cuerpo que tenía ^^

      Muchas gracias por ser tan buena conmigo ^^ de verdad, gracias sinceras.

      Tranquila, no me importa tu autoproclamacion, eres libre de hacerlo, no tengo una pagina oficial para mi y mis fans😄 y no la necesito. Con que me hagáis estos lindos presentes yo ya soy feliz ;o;!!! que lloro!

      Y eso, tranquila de nueeevo, comenta cuando puedas, yo lo entiendo porque a mi me pasa lo mismo para responder y ya desde antes para escribir los fics!!

      De nuevo ^^

      G R A C I A S L I N D A!

      PoR CIERTO! se me olvidaba ya!! en muestra de mi agradecimiento me gustaría hacerte un dibujo de lo que tu quieras ^^ si es posible incluso te lo enviaba, pero antes necesito saber de que te gustaría que fuese, si de esta historia o de otra cosa n_n

      Cuidate!!

       
      • Nathaly Carvajal Henriquez

        13/08/2012 at 21:02

        Aaaaaw!!! Linda!!! No agradezcas nada, porque es lo que te mereces, la verdad es que me encanta cómo escribes y cuando algo me encanta debo expresarlo con todo, y si bien no puedo hacerlo abrazándote o gritando como loca por todas partes (porque mi mama me retaría u.u) Me gusta hacerlo dedicando mi tiempo a comentar muy largamente a cerca de ello.

        Por otro lado, me pareció muy tierno eso de tu Stich gigante!! kyaa! yo querer uno *o* jejeje

        Y con lo de mino… sí acá se utiliza ese adjetivo para identificar a un hombre extremadamente violable, tocable, besable, masticable, y todo lo terminado en able😄
        jejeje y más aún😄

        Me encantaría ver la imagen de la escena de suicidio de Tae, lo sé soy una maldita masoquista😄 ejje pero bueno esa ya es otra historia…

        Estoy completamente de acuerdo que en el dibujo que hiciste, ambos salen muy lindos y sexones juntos jojojoj *o*

        Me alegra haberte dado ideas para nuevas historias, sinceramente estoy ansiosa por leerlas, y no te preocupes por el incesto, por mi parte es bien recibido, claro que dependerá de quién se trate… Naaa! Mentira, a estas alturas, con lo pervertida que esta mi mente, da igual jejejeje

        Muchas gracias por guardarme el secretito!!! ejejjeje y me entró cierta curiosidad por saber quienes son tus esposos, amantes e hijos😄 jojojoj yo querer saberlo!!! *o*

        Jajajaj y con lo de imaginarme a Minho, bueno me lo imagine con tutu rosa ajajajajajja i se me hizo demasiado chistosa la imagen jejejeje

        Me siento feliz al saber que te subi el ánimo con el comentario de verdad, jejje me siento un poco más importante jejejej naa! pero eso da igual😄

        Jejejeje y la verdad gracias por ofrecerme un dibujo, la verdad me encantan!!! *o* pero… no se de que pueda ser… dime cuales son las opciones y tratare de escoger, que es lo que tu me harías… es que soy una mujer muy indecisa, ya vez la cantidad de novios y amantes que tengo😄 ejejej y pues… eso, me gustaria que me diejras que dibujos puedes hacer y yo ahí decido😄 ejejej

        Y eso… ojala leernos pronto en otro fic!! ^-^ Cuidate!!!

        Besiitoos!!!

         

¡Dinos qué te ha parecido!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: