RSS
Gallery

“Sedientos de amor”, capítulo 6

29 Dec

EL REENCUENTRO

Alucinados, esa era la palabra que describiría la expresión en las caras de Yoochun y Jae.

Allí, frente a ellos, después de tanto tiempo, estaban Yunho y Changmin, mostrando una complexión y una madurez desconocidas…el tiempo había pasado por ellos y se hacía denotar en sus curtidas y morenas pieles, seguramente por efecto del implacable sol del desierto.

¿Donde estaba el pequeño Changmin de sus recuerdos?

Frente a ellos había un fornido hombre, sucio por el polvo que se estaba intentando sacudir con un pañuelo, tenía incluso un aire de ferocidad y altivez…(¿o era producto del salvaje encuentro?) Llevaba el pelo corto y tieso, rapado a los lados.

Yunho por su parte también  llevaba el mismo peinado y sus rasgos se habían endurecido. Ahora sus negros ojos atravesaban a todos sin piedad, inquiriendo su presencia en aquel lugar.

Todos se miraban sin saber que decir, Yunho miró a Xiah entonces y este le dedicó una mirada de rabia y resentimiento. Changmin se guardó el pañuelo y miró a Jae seriamente durante un rato y entonces, para sorpresa de todos, comenzó a andar hacia éste muy resuelto. Todos se imaginaron que iba a discutir, incluso agredir a Jae por aquel aire de prepotencia y agresividad que desprendía pero en lugar de ocurrir todos sus malos presentimientos, Changmin abrió sus brazos y envolvió con fuerza el delgado cuerpo de Jae. Este quedó en shock…pero no tardó en corresponderle con sentimiento. Changmin tenía los ojos cerrados y sonreía feliz:

-Os he echado tanto de menos….chicos.

Yoochun sonrió y fue al encuentro de los fuertes brazos de Changmin que también lo estrechó con cariño.

-Que bien que seas el mismo de siempre Changmin después de todos estos años!-exclamó emocionado.

-Ey! pero ahora soy mucho mas fuerte que todos vosotros juntos jajaj!-saltó Changmin con expresión infantil.

-Bueno, eso habrá que verlo- vaciló Jae sonriente.

Changmin fingió un puñetazo en su estomago, miró a Xiah entonces, este miraba al suelo enfadado. Changmin puso cara de circunstancias, dio unos pasos indeciso y entonces se agachó y puso una mano sobre el hombro de éste:

-A ti también te he echado en falta, antipático…-sonrió

Xiah lo miró de reojo…. no daría a torcer su brazo tan fácilmente…su ego no lo permitía.

Las miradas ahora se dirigieron hacia Yunho, que había seguido cada movimiento de Changmin sin moverse de su sitio. Estaba muy serio y de repente habló:

-Vamos Changmin… aquí ya hemos terminado- Changmin lo miró apenado.

Jaejoong no podía creer lo que oía, Xiah sentado, se tocaba la venda improvisada de Yoochun, y miraba con desdén a Yunho a ratos….

-¿Qué? ¿ya está? ¿nos salváis la vida y os vais?- Jaejoong incrédulo avanzó hacia Changmin y Yunho y se quedó mirándolos, esperando una respuesta.

Yunho suspiró cansado y sus facciones se relajaron:

-estabais en apuros y os hemos ayudado, eso es todo. Lo que hayáis venido a hacer al desierto nos es indiferente-dijo deteniendose un momento para luego volver a darles las espaldas.

Changmin se volvió contrariado pero bastó una mirada de Yunho para que no articulase queja alguna….

-Yunho…por favor no os vayáis…-esta vez era Yoochun el que se adelantó para hablarles mientras buscaba sus ojos para mirar directamente. Xiah estaba muy molesto por aquel gesto de Yoochun, el no quería tener mas trato con Yunho y Changmin, ya que los consideraba unos desertores…unos traidores…malos amigos…-nos habéis salvado…-comenzó a explicar Yoochun-…sin vosotros es muy posible que…ahora…estuviésemos muertos…

-Quita ese posible, estaríais muertos- añadió Changmin con una risita disimulada. Yoochun lo miró con seriedad y prosiguió.

-…sé que el pasado está ahí y no podemos cambiarlo pero…que estemos ahora todos juntos de nuevo puede que sea una señal…creo que..

-Yoochun!- interrumpió Xiah – si ha dicho que se van será por algo, nosotros, tenemos asuntos mas importantes a los que atender ahora que tratar de convencerlos de que se queden aquí. Nosotros también sabemos apañarnoslas solos.

-No estoy de acuerdo- Jae le plantó cara a Xiah, el cual se suponía era el que tenía la última palabra por ser el cabecilla del grupo- hemos llegado hasta aquí pero, no sabemos nada, estamos perdidos en el desierto, la nave está destrozada y… las circunstancias han cambiado…-se giró entonces hacia su viejo amigo y lo llamó-…Yunho- éste lo miró con las cejas fruncidas- como ha dicho Yoochun el pasado no se puede cambiar pero…sinceramente, yo durante todos estos años me arrepiento de que no hubiese sabido reaccionar en el momento en que os fuisteis…y…siempre, he mantenido la fe de que algún día volveríamos a vernos porque.. para mi seguís siendo mis amigos de infancia…mis únicos amigos, y no quiero volver a tener que decidir entre unos u otros, siempre estuvimos juntos y quiero que volvamos a estarlo…- dijo con un hilo de voz sintiendo fuertes emociones apoderarse de él…

Yoochun se adelantó y Yunho hizo el ademán de retroceder pero fue demasiado lento, Yoochun ya lo tenia en sus brazos.

-Por favor, no volváis a dejarnos…- Yoochun agachó la cabeza ¿estaba llorando? se preguntó Yunho al notar un leve temblor y una respiración entrecortada. Yunho ahora estaba paralizado…no sabía que hacer…tan solo miró al suelo…

A Changmin le temblaba la barbilla y miró a Xiah. Jae volvió a hablar:

-Xiah, atiende a razones, si nos quedamos solos aquí no saldremos de esta y la misión fracasará…

Yunho estaba serio y apartó a Yoochun con delicadeza, dio unos pasos y se agachó frente a Xiah, este intentó alejarse pero Yunho lo sujetó.

-No me toques!- gritó Xiah.

– El gusano te tuvo sujeto cierto rato ¿no?, un hombre normal hubiera muerto…pero tus poderes te están manteniendo con vida…aún así…no creo que el veneno tarde en actuar, tan solo se está retrasando el efecto….-Yunho examinó las picaduras abultadas y pegajosas del cuerpo de Xiah. Este se puso pálido de inmediato.

-¿De que hablas?!-exigió saber.

-Los tentáculos…tienen unas ventosas que inyectan veneno, dentro de un momento empezarás a temblar y te subirá la fiebre y tu cuerpo va a perder mucha agua…. de eso mueren las víctimas de esos bichos… aparte de los dientes si consiguen devorarte-Yunho casi sonrió, era muy posible que imaginarse a Xiah siendo devorado le pareciera una idea agradable.

-Yunho! entonces no perdamos tiempo! conoces algún antídoto?- añadió Yoochun muy preocupado.

Yunho estaba meditando…. y entonces se incorporó rápido.

-Coged todo lo que de la nave necesiteis llevar con vosotros, no muy lejos de aquí hemos dejado nuestros caballos.-Yunho vio como sus amigos comenzaban a moverse inquietos en busca de sus pertenencias.

-ALLÍ! hay unas aeromotos auxiliares que con suerte puede que no hayan sufrido daño alguno… podemos usarlas para llevar a Xiah!-Jae corrió y arrancó unos candados que las ataban a la tierra,y luego cogió otros útiles que había desparramados por la arena.

-Xiah…- Yoochun se acercó y lo levantó colocándole a sus espaldas…- veras como todo sale bien…

– bueno, ya veremos…no me fío de ellos ni un pelo…-respondió dolorido Xiah.

Una vez  todos estuvieron listos Yunho y Changmin los guiaron por las dunas hasta que se pararon delante de un montículo en concreto.

-Aquí están-señaló Changmin.

-Yo.. no veo nada…-afirmó Jae mirando en todas direcciones. ¿Donde estaban los caballos?

-Claro que no ves nada, son invisibles- le comentó Yunho a Jae el cual ahora abrió mucho mas los ojos incrédulo ante la nueva información.

-Es por su piel- aclaró Changmin- son caballos que como los camaleones pueden camuflarse…así pueden pasar desapercibidos por los gusanos, aunque no mucho..ya que a veces consiguen comérselos…-aclaró algo apenado en la voz.

Yunho comenzó a llamar a los animales los cuales fueron formando huellas en la arena y cuando el encendió una llama en su palma derecha, dos sombras se dibujaron en el suelo. Aquello les permitió a Yunho y a Changmin encontrar sus monturas y subirse sin problemas. Durante la travesía hacia el búnker en el que vivían Yunho y Changmin, Yunho pensó en muchas cosas. Aunque odiase admitirlo los había echado de menos también y recordó cuantas veces Changmin  le pidió volver para visitarlos, pero Yunho siempre le respondía con la misma cantinela sobre la ley: para la ciudad de los hombres eran proscritos, habían roto las normas y eran unos desertores, si los veían llegar, no dudarían en abrir fuego contra ellos…

¿era esta una oportunidad para reconciliarse? Yunho no sabia que pensar, por un lado se alegraba de verlos, y quería abrazarlos pero, por otro lado, quería volver solo con Changmin a su morada para seguir la vida que hasta el momento había llevado…Sentía que su presencia podía volver a terminar en peleas y desacuerdos…y que la paz que hasta el momento habían conservado, se perdiera por su llegada. Yunho decidió mantenerse cauteloso. Los pondría a prueba, los vigilaría detenidamente, al mínimo detalle que le disgustara, los echaría sin temblor alguno en la voz. Así lo decidió en sus adentros.

Sus caballos eran rápidos y seguidos por las dos pequeñas aeronaves llegaron en poco tiempo al escondite de los jóvenes fugitivos. A primera vista, la edificación no se veía pero de nuevo se debía a un truco óptico: Su hogar también poseía un campo magnético de vaporosa invisibilidad.

Una vez dentro, Xiah fue tumbado en una cama y Yunho sacó una serie de artilugios punzantes  muy raros y algo espeluznantes. Xiah al verlo venir se revolvió queriendo huir de su futura intervención médica pero Yoochun lo sujetó e intentó calmarlo. Miró a Yunho mientras dejaba el instrumental en una mesa y se dedicaba a desinfectarlo.

-Por lo que veo..Has seguido con tus investigaciones médicas entonces, no?- le preguntó Yoochun acomodando a Xiah que temblando volvía a quedarse inconsciente de nuevo, comenzando a sudar en gran manera.

-Yoochun, sujétalo de los brazos, esto va dolerle, Changmin, tú ponle el sedante y también sujetalo por las piernas-ordenó entonces Yunho.

-¿Y yo? ¿que puedo hacer?-Jae se sentía inútil. Yunho no le prestó atención, asiendo una alargada jeringa se colocó frente a Xiah y sin ningún titubeo clavó la aguja para comenzar a extraer el veneno. Xiah gritó. El sedante aun no estaba haciendo efecto, pero no tenían tiempo que perder. La cantidad de veneno que llegara al corazón era de vital importancia. Jaejoong no sabía donde quedarse, avanzaba, retrocedía, daba vueltas, se mordía las uñas mientras escuchaba los alaridos de Xiah pero al final decidió que lo mejor que podía hacer era mover cosas: se dedicó a llegar al fondo de un pasillo sus documentos y demás objetos. Todos los artilugios de Yoochun y los bolsos de Xiah. A su regreso tras organizarlo todo,  en el ambiente se respiraba un aire denso, Jae se arrodillo junto a Yunho y le ayudó también a mantener a Xiah inmovilizado, intentando calmarlo con palabras de animo….

-Vamos Xiah…aguanta…eres fuerte…eres un rey…esto no es nada para un rey…vamos…saldrás de esta…Xiah…

—-

Finalizada la ardua tarea, todos se felicitaron.Xiah dormía extenuado.  Jae se fue con Changmin que le estaba mostrando los espacios de la casa. Yunho estaba recogiendo cosas y miró cómo Yoochun sentado junto a Xiah, le cogía una de las manos entre las suyas.

-Veo que aun sigues siendo su fiel perro.- dijo Yunho con cierto tono de desprecio a Yoochun, éste ni le miró. Tan solo podía mirar y acariciar los dedos de Xiah:

-Si, lo sigo siendo….-afirmó con pena.

-Vaya, no has cambiado nada entonces-lo miraba Yunho terminando de anudar la bolsa donde estaban guardados sus instrumentos quirúrgicos.

-ni tu tampoco- le respondió sagaz Yoochun esta vez mirándolo con una suave sonrisa. Yunho bajó la mirada y cuando volvió a mirarlo estaba sonriendo un poco también:

-Me alegro de verte de nuevo-dijo al fin siendo sincero.

– y yo- sonrió gentil Yoochun sintiendose muy agradecido.

-Buenas noches- se despidió Yunho , y aun no había entrado al pasillo cuando escuchó a sus espaldas…

– Buenas noches, cerilla..- bromeó Yoochun…como en los viejos tiempos. Yunho entonces si que sonrió verdaderamente. Pero aquella era una sonrisa que escondía aquel viejo sentimiento infantil de picardía entre ellos. En otras circunstancias, habría corrido a pegarle por llamarlo de la forma que mas enfado le provocaba, pero sin embargo soltó una carcajada espontánea…aquello le traía buenos recuerdos y se fue sonriendo.

Yoochun se rió para sus adentros y se giró para mirar a Xiah. Parecía dormir tranquilamente, Yoochun verdaderamente deseaba que no sufriera mas…no le deseaba ningun mal…aun cuando Xiah era una persona tan dificil de tratar…así estuvo un rato, velando por el, arropandolo pero aunque quiso quedarse despierto…sus párpados le pesaban tanto que finalmente se desplomó lentamente y cayó dormido a su lado. Aquel día había sido demasiado largo para todos. Morfeo no tardó en acogerlos a todos entre sus brazos.

 
 

Tags: , , , , , , , , , , , ,

4 responses to ““Sedientos de amor”, capítulo 6

  1. Pescaíto

    27/03/2012 at 18:41

    (Parte 1)
    Entonces qué, Sensei… ENTONCES QUÉÉÉÉÉ??? O__O

    ——————–

    (Parte 2)
    Sííí, dandeooo, eso exactamente he pensado cuando me has dejado así!! ¬¬ Malaaa! Jum!

     
  2. Ahome-Chan

    23/05/2012 at 01:46

    ooooohh!!! Yunho que bien pudiste salvar a Xiah no?
    waaa mi Jae se sentia inutil…Yunho xq eres asi con él u.u
    esto se pone interesante a cada cap

     
  3. Mayita

    04/04/2013 at 16:24

    Cuando Jae preguntó que qué podía hacer él, pensé: “Haz cafecito xDDDDD” Ayy que malota soy😄.

    En fin, me sorprendió la actitud de Yunho pero era de esperarse. ¡A seguir leyendo! Gracias ^^.

     

¡Dinos qué te ha parecido!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: