RSS
Gallery

“Cupido’s Death”, prólogo

03 Jun

{*}

“Entre copas tintadas y trajes caros”

 Eran ya las 12, Jae acababa de despertarse de dar una incomoda cabezada en aquel asiento de autocar. Se dio cuenta de que estaba siendo observado. Unos asientos mas adelante, dos chicas lo miraban sonriendo tímidas y cuchicheando.Lo miraban a él, así que Jae supuso que él era el tema central de aquellas murmuraciones…al percatarse de que las miraba estas se dieron rápidamente la vuelta. Jae sonrió tímido.

Llegaron por fin a la ultima parada: La moderna estación de la gran ciudad. Jae tenia hambre así que, nada mas bajarse se dirigió a una cafetería. Una vez listo y lleno de renovadas energías salió a las desconocidas calles urbanas. Los coches, el ajetreo, las ropas…todo era como le habían comentado.Desorden, suciedad, insultos…no tenía mucho dinero,por lo que debería encontrar un trabajo lo antes posible. Aquel era su primer reto.

Jae probó en varios sitios, en bares, en tiendas, en oficinas…pero sin exito. El día transcurrió, anduvo mucho, su mapa cada vez estaba mas arrugado. El sol poco a poco desapareció al otro lado de los altos rascacielos dejando paso a las nitidas luces de la noche. Jae deambulaba perdido y totalmente desalentado. No tenía suficiente dinero para hospedarse en un hostal, así que siguió andando esperando encontrar algo, de repente notó que una gota caía sobre su cabeza, Jae elevó el rostro al cielo, estaba comenzando a llover…para colmo. Jae intentó correr lo mas posible, con aquella maleta echada a la espalda, vio a lo lejos un local de luces rojas y amarillas, entró para refugiarse de la lluvia. Allí había una temperatura muy calida, el joven miró a su alrededor, aquel lugar era oscuro, sonaba musica y se oián risas que se mezclaban con la sinuosa cancion que trepaba por las paredes.

Jae se acercó a la barra ruborizado, mucha gente lo miraba, quizás eran sus desvendijados vaqueros, o su blusa de cuadros algo sucia, Jae intentó no darle importancia y se sentó en el taburete manteniendo bien cerca su equipaje de mano. No pensaba pedir nada pero cuando vio la mala cara que le puso el camarero no tuvo opcion que pedir un refresco. Bebió un poco, aquel lugar le hacía sentir tan…angustiado. Era diferente al resto…un intruso…Jae iba a esperar a que la lluvia amainase y entonces saldría de allí de inmediato. Pasó un largo rato hasta que Jae se percató de que unos nuevos ojos lo miraban con especial interés.

Se trataba de un elegantemente trajeado hombre que no mucho mas mayor que el, bebía de su copa mirandolo. Jae desvió la mirada enseguida, no quería meterse en líos tan pronto…Vio que el hombre se levantaba y se sentaba a su lado.

– ¿extranjero?- Aquel veinteañero llevaba el pelo largo, ondulado, era color caoba…

-¿como?-Jae solo pudo articular unas pobres palabras.

-Digo que si no eres de aquí…-lo miró de arriba a abajo- si, definitivamente no perteneces a esta ciudad…¿puedo preguntarte por qué estás aquí?

Aquellas preguntas asustaban un poco a Jae, desconocía las intenciones de aquel misterioso hombre, pero algo al mismo tiempo le atraía a responderle…despues de todo no conocía a nadie allí…quizás podía probar suerte…

-Eh…he venido por trabajo pero…-Jae bajó el rostro, debía ser cauteloso, no quería confiar completamente su vida tan pronto a un desconocido…

-Oh. discúlpame…no me he presentado, mi nombre es Gerard.- su voz era aterciopelada, Jae sintió que podía relajarse…

Charlaron largo rato, Gerard escuchaba atento a los problemas económicos por los que la familia del joven estaba pasando…Jae estaba planteándose la posibilidad de volver al pueblo para recibir el desaliento de sus padres frente a su fracaso.

-Veo que estás desesperado…sabes…yo..podría ofrecerte un buen trabajo..una oferta irrechazable para un hombre- Jae lo miró esperanzado, se giró hacia él, y casi estuvo a punto de arrodillarse.

-Haría lo que fuese. -Gerard lo sujeto de los hombros antes de que los dejara en ridículo, le sonrió tiernamente.

-¿Cualquier cosa?

-si, haría cualquier cosa por mi familia. Jae desesperado había accedido inmediatamente aun sin saber que era lo que pensaba proponerle Gerard. éste por su parte comenzó a señalarle diversas mujeres y hombres, que dispersos por aquel lugar, y tan bien vestidos como él, dice, trabajan en lo mismo que él. Jae no comprende que quiere darle a entender y visto esto, Gerard se levanta y paga las copas.

-Ven, te lo enseñaré.

Salen.

El paseo no fue largo, subieron una suave cuesta pasando por los locales mas variopintos que había visto hasta aquel momento. El aire era fresco y tras la lluvia las calles estaban cubiertas de tenues charcos…se detuvieron ante el local cuya decoración era la más suntuosa y de escaparates mas vistosos. Varias chicas salían del lugar y entre risas saludaron a Gerard, este simplemente les sonrió. Entraron. De nuevo la calidez de la calefacción acariciaba los sentidos de Jae. En aquel lugar predominaban los colores rojos y dorados, para el gusto de Jae era demasiado… cargado…

Subieron unas escaleras, Y tras fijar cual sería su habitación cenaron algo ligero en una de las habitaciones. Aunque el hambiente era tranquilo y silencioso aquella noche, Jaejoong se veía nervioso, inquieto, y al mismo tiempo timido, Gerard por su parte era una persona muy apacible y según lo miraba a ratos le sonreía con amabilidad, intentó proponerle una conversación, así quizas Jae conseguía tranquilizarse….al final parece ser que Gerard lo consiguió, Jae tras dos copas de vino y degustar una caliente pasta a la bolognesa, no tuvo problemas en comentarle cual había sido su vida hasta entonces…Jae se reía de las cosas que había vivido con melancolía..Gerard estaba serio, le escuchaba atento. Una vez terminaron de cenar, estaban andando por los pasillos y Gerard se detuvo:

-Bueno…quizás estés muy cansado, pero no he podido dejar de pensar en ello, ¿querrías empezar esta misma noche a aprender cual es tu tarea aquí?

Jaejoong que era un chico que no se pensaba las cosas mucho, respondió inmediatamente que sí, que realmente no se encontraba cansado, que incluso trasnocharía si hacía falta, con tal de aprender rápidamente todo lo que debía saber. Gerard sonrió satisfecho al oír su respuesta.

-Muy bien, me alegra oír eso, entonces, acompañame a mi habitación, allí te podré explicar todo con más detalle. -la voz de Gerard comenzaba a sonar arrastrada, Jae se quedó callado, pero asintió decidido. Por el camino hacia una de las ultimas habitaciones en el piso más alto de aquel burdel, Gerard le explicó los detalles más superficiales de aquella profesión, pero que al mismo tiempo eran de suma importancia, como eran la ropa, el cuidado de uno mismo, la limpieza de la habitacion, los detalles, la galantería, la exquisitez, el comportamiento….todo aquello era muy nuevo para Jae, este escuchaba casi boquiabierto toda aquella fuente de conocimientos tan sibaritas que eran Gerard.

Llegaron por fín hasta una puerta negra, distinta a todas las demas, aquella suite era la mejor de todas, Gerard era el líder allí y el propietario de aquella habitación, él tenía el rango más alto ganado gracias a una reputación impecable y a una maestría muy popular, del que todas las clientas y clientes hablaban con adoración. De todo ello, poco a poco Jae se fue enterando. En aquellos momentos, Gerard cerró la puerta tras dejar pasar primero a Jae. Este sentía una extraña sensación en el estomago, como un cierto presentimiento…un cierto miedo a lo desconocido.

-Bien…empecemos sobre como tienes que disponerlo todo en tus citas…- Gerard haciendo uso de su propia habitación, abría cajones, armarios y le enseñaba todos sus secretos a Jaejoong para que este aprendiera que la imagen lo era todo y que una vez que se invitaba a una dama a su suite, esta debía quedar asombrada por todo.

-Bien, ahora te voy a explicar como debes tratar a la mujer…mira, lo haremos como si esto fuera un teatrillo, así lo captarás mas rápido, escucha yo seré el amante y tu serás la mujer, entendido? yo te iré explicando lo que tu deberías hacer en mi lugar, ok?

-Si, entendido- aquello aunque pilló por sorpresa a Jae, luego le pareció divertido, Gerard lo explicaba todo como si se tratase de un arte milenario, posiblemente lo fuese pero con el hecho de que Gerard le tratase de mujer, Jae intentaba contener la risa lo mejor que pudiese, finalmente consiguió quedarse serio. Y tan serio. La situación avanzaba sin detenerse y en pocos momentos se vieron en la cama, Gerad sobre el cuerpo de Jae, se miraban a los ojos. Gerad le comentó como debía acariciar a las clientas…siempre preguntando, siempre pendiente de ellas…pero eso no debía ser siempre así, todo dependía de lo que quisiese la mujer…terminada aquella explicación JAe pensó que había finalizado la clase, pero Gerard no se movió del sitio, su cuerpo lo aprisionaba allí en el mullido colchon aun.

-Jae…¿has besado alguna vez a alguien antes? has…¿has tenido relaciones sexuales anteriormente? -Gerard muy tranquilo le comenzó a preguntar mirandolo a los ojos. Jae sintió que se ruborizaba.

-Eh..pues…esto…besar sí…-Jae tragó saliva, miró los labios de Gerard, y luego miró sus ojos claros.

-MMM….eres virgen entonces no?- Gerard levantó las cejas, se le veía serio, no parecía querer mofarse de él..Jae se sentía algo avergonzado…no sabía si eso era bueno o malo..le respondió que si con la cabeza, Gerard se agachó un poco para susurrarle.

-En este trabajo seguro que ganarías muchísimo si te acostaras con mujeres y con hombres…estarías dispuesto a acostarte con un hombre Jae? -Gerard levantó el rostro y acomodándose flexionó un brazo para apoyar la barbilla en el dorso de la mano, sin dejar de mirar la reacción de Jae. Este estaba muy confuso…y tenía mucha calor..en aquel sitio hacía mucha calor..

-Eh…eh..-la boca comenzaba a secarsele…- no lo sé…- realmente no sabía que podía sentir, por lo que no podía negarse rotundamente…las circunstancias eran complicadas, por lo que debía estar abierto a cualquier cosa…él había estado con algunas chicas, pero la cosa nunca terminó de funcionar, él y sus inseguridades….nunca se sintió enamorado por lo que nunca tuvo nada serio.

-Dejame que te enseñe a amar..puedes interrumpirme si no te gusta, es respetable…es tu cuerpo, tu decides..yo solo quiero enseñarte…así que…relájate…no voy a hacerte nada malo…-gerard bajó el brazo y se volvió a agachar, se paró a pocos centímetros de los labios de Jae, y mientras decía las ultimas palabras, poco a poco sus labios colisionaron contra los de él…Jae cerró los ojos cuando notó la presión…frunció las cejas, pero conforme el beso continuaba terminó relajandolas..Gerard cambio la postura de sus brazos y acarició los costados Jae…sus finos brazos…la arrugada camisa…los botones de esta…y finalmente acarició su pecho con sus dedos..era tan suave…en opinión de Gerard, Jae realmente era atractivo, era dulce e inocente…era joven…muy joven…era el mármol perfecto para crear a un dios del amor…y Gerard iba a ser el escultor.

-Abre la boca..quiero sentir tu lengua.- le indicó con voz suave Gerard a Jae. Este obedeció y entonces notó como su boca se llenaba de una fresca y nueva humedad..de un sabor distinto..pero gustoso..Jae poco a poco estaba dejándose enredar en aquellos besos…Gerard poco a poco seguía la silueta de Jae…desabrochando cada botón que obstaculizada el paso de sus dedos…Gerard comenzó a friccionar su cuerpo contra el de Jae..los besos cada vez eran más rápidos y acompasados y desesperados…Gerard dejó los labios de Jae por un momento…quería saborear el resto de aquel angelical cuerpo…

De rodillas le quitó los pantalones y luego acarició el bulto que ciertamente apreciable sobresaltaba en su ropa interior.

-Vaya…creo que por ahora te está gustando…¿no? -Gerard sonrió divertido, Jae estaba completamente sonrojado, no podía mirarle directamente…y aunque no lo dijo, deseaba que Gerard continuara…y así lo hizo. Los prolegómenos continuaron su transcurso y provocaron en Jae un estado de placer y jadeos que Jae desconocía de sí mismo. Gerard también estaba disfrutando todo aquello…finalmente llegó el momento de la verdad:

-Aún estás a tiempo de detenerme Jae…porque cuando empiece…-Jae estaba de espaldas y de rodillas dejando echar levemente su espalda en el pecho desnudo y depilado de Gerard…éste, estaba masajeando el sexo de Jae mientras besaba su hombro y luego subía por su cuello para finalmente deleitarse con su cálida oreja. Jae estaba extasiado y solo pudo decir una respuesta con dificultad:

-creo que…po-podre soportarlo…-cuando estas palabras salieron de la boca de Jae, Gerard muy decidido, lo inclinó hacia atrás para poder besarle con pasión, y abandonando sus masajes, subió sus manos por el vientre de Jae mientras su lengua subyugó al joven.

Lo que vino después, ciertamente para Jae fue algo doloroso al principio, pero Gerard era una persona experta, y consiguió que Jae pudiera disfrutar de su primera relación sexual…

Una vez terminaron, ambos cayeron rendidos y sudorosos…Gerard atrajo el cuerpo de Jae-Éste, sentía como una extraña sensación dominaba cada parte de su cuerpo..se sentía vacío de responsabilidades…feliz…pero lleno de sensaciones y pensamientos nuevos…Jae había encontrado algo…un trabajo…pero también había encontrado el amor…y su tutor iba a ser su amante.

********************************************************************

Cuando se vieron por primera vez no hablaron mucho. A veces no hacen falta las palabras para decir cosas. Fueron quizás varias miradas…varios roces con excusas tontas…la verdad era que la atracción era mutua…pero estaban en su trabajo, en un trabajo que, aunque en ningún sitio lo especificase, era un trabajo de hombres, entiéndase la realidad de esa palabra… y en aquella oficina de grandes cristaleras, rodeados de gente ocupada pero que podía verlos…allí solo podían ser amigos…ninguno de los dos dijo nunca nada al principio…pero la realidad fuera de aquellos muros era muy distinta. Por lo que una noche, la química no tardaría en salpicar fuera de la probeta. Estaban tomándose unas copas después de un día lleno de sobresaltos, de arrestos, de papeleo, de algún disparo…eran agentes especiales, se encargaban de los casos mas serios..colaboraban con la policía pero solían apartarla cuando se trataba de temas políticos o religiosos. Eran especialistas en situaciones extremas, Yunho y Changmin eran compañeros en este oficio, y eran los mejores. Changmin llevaba menos tiempo, pero no hizo falta que pasaran muchos días para que Yunho solo tuviera ojos para él…y ahora ambos estaban a solas en aquel Bar lleno de música y risas…tenían varios días de vacaciones. Era verano. Changmin tenía una risa muy dulce y divertida, Yunho le gustaba mucho verlo sonreír, y ahora estaban riendo juntos. No habían bebido mucho pero ahora más que nunca estaban el uno cerca del otro, a ratos se miraron, pero volvían a retomar las distancias convenidas. Yunho miró su reloj, era tarde.

-Mmm…quizas sería bueno que empezáramos a irnos ya…esto está muy lleno de gente..salimos y…¿damos un paseo?-le propuso a Changmin. Este jugueteaba con su vaso casi vacío inclinándolo, viendo como el limón y el hielo se movían. Se giró y soltó el vaso.

-vale!- dijo conforme, y dicho esto se levantaron y comenzaron a surcar los pequeños pasillos que se disponían entre el amasijo de cuerpos que inundaba el local. Estaban a punto de salir cuando la masa de gente los empujó hacia un lado. Yunho se escabulló como pudo y se metió dentro de los pasillos del baño, Changmin casi tropezando cayó cerca de donde él y se agarró a su chaqueta con el rostro apoyado en su pecho. Yunho se quedó quieto, allí estaban semi escondidos…en la oscuridad..Changmin levantó el rostro, se miraron intensamente…Yunho no pudo resistirse y le besó.

Changmin no hizo nada, pero Yunho se separó disculpándose.

-Perdona…no debí hacerlo esto…esto es porque..el alcohol eeh..-Yunho no tuvo tiempo de terminar la frase, ya que Changmin volvió a besarle. Ahora el que quedó sorprendido fue Yunho, que cerr´´o los ojos y cuando volvió a estar libre su boca dijo:

-Dime que esto no es porque estés borracho… dímelo por favor..-dijo con los ojos entrecerrados mirando los labios de Changmin, este sonrió.

-Ya sabes que apenas he bebido…así que si…ahora estoy lo suficiente sobrio para saber lo que estoy haciendo..-volvió a besarle, Yunho cogió su rostro con las manos y luego lo abrazó mientras se besaban. No tardarían mucho en querer salir de allí…dado que al poco rato hubo gente que quiso entrar a los servicios…y luego estaba el problema de que aquel bar lo frecuentaban más compañeros suyos…así que no era plan arriesgarse…Fueron al piso de Yunho.

No llegaron a la cama, Yunho soltó las llaves mientras continuaba besando a Changmin, estas cayeron al suelo armando jaleo, no le importó en absoluto, ahora estaba concentrado en otras cosas…

Siguieron besándose y Changmin dio con su espalda en el borde de la entrada a una habitación y cuando resbalaron dentro de ella, Yunho lo empujó hacia una ‘pared’ fría de forma muy irregular, cuando Changmin quiso darse cuenta, vio que habían entrado en una cocina y que en su espalda se estaban clavando los imanes de la nevera.

Yunho lo estaba desnudando, y Changmin también hacia lo mismo con él.

-¿Lo vamos a hacer aquí mismo?-preguntó entre besos Changmin, Yunho lo miró brevemente.

-¿acaso eso importa?- Changmin se encogió de hombros. No no parecía importarle, por lo que Yunho continuó besándolo. Lo había casi sentado en una estrecha mesa que había junto a la pared de baldosas. Yunho bajó por aquella magnifica silueta deteniéndose en cada zona, en cada relieve, llegó a los pantalones y comenzó a desabrocharselos. Changmin acariciaba su cabeza mientras a ratos inclinaba la cabeza hacia atrás, disfrutando del placentero momento.

 
1 Comment

Posted by on 03/06/2011 in Cupido's Death [DBSK]

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

One response to ““Cupido’s Death”, prólogo

  1. pescaito22

    04/06/2011 at 18:24

    Bueeno, bueeeno, bueeno. Aquí tenemos el primer capítulo de “Cupido’s death”. Y menudo capítulo!!
    Te habrás quedado a gusto con el porno no?? Porque yo casi me muero! xD
    No, es broma, me ha gustado muucho muuucho muuucho!! Jae trabajando en un prostíbulo… Jo, quién lo hubiera pensado… Y Gerard se lo trajina nada más conocerle! Ofú, madre, qué calor!! >///<
    Bueno, y ya con el HoMin me va a dar un telele de los malos de verdad… Uyyyuyuyuyyyy!!! Que se lo cepilla!! Qué bien, qué bien, qué bieeeeen!!! *O* (Sí, imagíname como una cheerleader pava con pompones rosas vale? Pero una cheerleader cachonda, porque después de esto… Jaajajajajajajaja xD xD)
    Espero con ansia el segundo capítulo, que esto promete!!! *w*
    Y ya sabes, perdón por el retraso en los comments, pero estoy que no puedo ya con todas las cosas que tenemos que hacer… Y ahora estoy aquí porque me he escapado un ratillo de la barbacoa, que la gente sigue aquí y la cosa parece que va para largo… u.u"
    En fin mi niña, que me ha gustado mucho!! Ahora voy con el commento de "Supa Toyz" y "Soul's cry" ^^
    Saranghae!! (L)

     

¡Dinos qué te ha parecido!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: